Migrante venezolano recorre más de 1,300 kilómetros en bicicleta para cruzar el río Bravo

El joven, de 35 años, llegó el sábado a las riberas del afluente por la zona de Piedras Negras, en Coahuila, y relató que pasó más de 15 días pedaleando desde la ciudad de Cuautla, en el estado mexicano de Morelos.

Captura de video / ImpactoVisión Noticias
Jairo Villegas Foto © Captura de video / ImpactoVisión Noticias

El migrante venezolano Jairo Villegas, de Caracas, recorrió más de 1,300 kilómetros con su bicicleta para llegar al río Bravo y cruzar a Estados Unidos.  

El joven, de 35 años, llegó el sábado a las riberas del peligroso afluente por la zona de Piedras Negras, Coahuila, y relató que pasó más de 15 días pedaleando desde la ciudad de Cuautla, en el estado mexicano de Morelos. Según Google Maps la distancia supera los 1,377 kilómetros. 

Distancia en bicicleta desde Cuautla, Morelos, a Piedras Negras, Coahuila, según Google Maps.

"La bicicleta me la regaló un pastor de la Iglesia Alfa y Omega en Cuautla, Morelos, y de allá me vine pedaleando", afirmó.

"Tengo días pedaleando, vengo llegando a Piedras Negras, me demoré como 15 días, pero más que todo ha sido porque me he detenido a trabajar un poco, el sol me ha dañado mucho, tengo quemaduras del sol, me ha dado fiebre, malestares, he bajado de peso, pero bueno todo es parte del proceso", relató. 

Mientras desenrolla un condón para resguardar su celular del agua y bromea con el periodista del medio Impacto Visión, el venezolano argumenta que en el recorrido agarró dos rides, el primero gracias a un señor que lo dejó subir a su tráiler, y el segundo, un pasaje que pagó en el trecho de Matehuala, San Luis Potosí, a Monterrey (315 kilómetros). 

En declaraciones al citado medio, Villegas explicó que llevaba siete meses en México a la espera de los documentos de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR), pero decidió irse por la demora de los trámites. 

Denunció que la resolución del caso en el organismo tarda meses, en los que los migrantes no pueden conseguir trabajo.

"En todas partes donde busco trabajo me piden RFC, una cuenta nómina y seguro, y nada de eso funciona. Y si sales a trabajar en algún trabajito la haces, pero no alcanza y sigues en la misma situación", lamentó. 

Villegas no tiene a nadie que lo espere en Estados Unidos, su familia está en Venezuela y sus padres en Guyana Francesa. "No todo el mundo debería arriesgarse a esta travesía, los que lo hacemos es por la crisis que tenemos en nuestro país y el mal gobierno que tenemos. En otros tiempos los venezolanos éramos ricos y no lo sabíamos, pero ahorita la situación cambió", dijo. 

Antes de internarse en el río Bravo en su primer intento por llegar a EE.UU., el joven pidió al reportero que entregara su bicicleta a una noble causa. 

"A la persona que usted se la dé, dígale que me la cuide, que la quiero mucho", expresó emocionado y saltó al agua, con una mochila a la espalda. 

Villegas pisó el islote que divide el río, donde había una pareja de hondureños y otra de cubanos que habían atravesado la primera parte con éxito, al igual que él.

Los cinco se tomaron de las manos para pasar el último tramo, pero la corriente los obligó a regresar al islote.

Villegas volvió a lanzarse, esta vez solo, al agua turbulenta, que lo arrastró mientras él luchaba contra la corriente y forcejeaba por alcanzar la otra orilla.

Finalmente, llegó al otro lado, donde lo esperaba un agente de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, y a gritos les explicó a los otros cuatro migrantes donde debían pisar firme para vencer el poderoso torrente.

El reportero regaló la bicicleta a un adolescente que pasa las mañanas pescando en el islote del río Bravo, se escucha en el video. 

En la noche del sábado, Impacto Visión destacó las imágenes de los migrantes hondureños y cubanos tomados de la mano en el caudal.

"Por unos cuantos minutos demostraron al mundo que todos somos hermanos, no importa nacionalidades, ni religión", señaló la publicación.

Miles de venezolanos y cubanos se encuentran en territorio mexicano para llegar a la frontera norte del país. 

Muchos de ellos se han quedado varados en Tapachula a la espera de documentos migratorios, y el sábado iniciaron una caravana hacia la Ciudad de México para presionar a las autoridades a agilizar los trámites. La misma fue desactivada con la promesa de que se les entregarían los papeles este lunes. 

Al menos 50 personas han muerto en lo que va de año intentando cruzar el río Bravo por Coahuila. 

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba