James Cason no descarta que Corea del Norte, China, Rusia o Irán estén detrás del ataque acústico a diplomáticos en Cuba

Esta noticia es de hace 3 años

James Cason, ex jefe de la antigua Oficina de Intereses de los Estados Unidos en La Habana entre 2002 y 2005 y ex alcalde de Coral Gables, no ve descabellado que gobiernos como el de Corea del Norte, China, Irán o Rusia estén detrás del ataque acústico que ha dejado sordos y ha causado daños cerebrales a una decena de diplomáticos norteamericanos y a otro funcionario de la Embajada de Canadá en La Habana.

Una de las posibilidades que baraja es que estos países podrían haber utilizado una ambiente benigno (Cuba) para experimentar algún tipo de arma que pretendían usar contra su disidencia. "Es difícil entender todo esto", insiste.

En una entrevista exclusiva concedida a CiberCuba, el hombre que inspiró los dibujos animados del Cabo Cason tampoco descarta que haya sido "una facción" del ala dura del Gobierno de La Habana la que haya querido reventar el acercamiento entre Obama y Raúl Castro.

Por más que Cason intenta razonar lo que ha pasado, solo se le ocurren preguntas para responder quién ha sido. ¿El Gobierno de Cuba? ¿Otro gobierno con su permiso? ¿Qué hacían los funcionarios afectados?

Tampoco encuentra lógico que los Estados Unidos expulsaran solo a dos diplomáticos cubanos si sabían que podía haber más damnificados del ataque acústico en Cuba (primero se habló de cinco y luego de diez personas).

Otra incógnita, según el ex alcalde de Coral Gables, es que entre los afectados haya también un funcionario canadiense. "Canadá, en cierto modo, es un amigo del Gobierno de Cuba. Eso es más misterioso todavía", dijo Cason.

Respecto a cuál podría ser la respuesta del presidente Donald Trump al ataque acústico sufrido por diplomáticos en Cuba, Cason no sabe qué responder. "Tenemos que esperar porque con Trump nunca se sabe". Además recordó que no hay funcionarios encargados de América Latina en el Departamento de Estado por lo que la respuesta estadounidense saldrá de la Casa Blanca, señaló.

 

James Cason se mostró en la entrevista con CiberCuba "sorprendido" por el incidente diplomático, que está investigando el FBI, porque lo considera algo "insólito, inaudito". En su opinión, aunque "se puede esperar cualquier cosa del Gobierno totalitario de Cuba", el ataque acústico a los diplomáticos estadounidenses era "inesperado" porque no se entiende el fin o el propósito de esta acción que se ha descubierto meses después. "Es muy difícil entender el porqué", reiteró.

Lo único obvio, según Cason, es que alguien quería romper el acercamiento de Obama. "Quizás una facción del régimen", apuntó.

A preguntas de CiberCuba, el ex alcalde de Coral Gables afirmó que, en su caso, nunca temió por su vida en la isla. Además, añadió que si un ataque acústico similar se hubiera empleado en los tiempos en que él estaba al frente de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana habría expulsado a más personas y no solo a los dos funcionarios que el Gobierno de Trump ha echado de Washington.

Así recuerda que los tres años que estuvo al frente de la misión diplomática americana en Cuba expulsó a 13 representantes cubanos por espionaje. Cree que habrían tenido más cuidado porque sabían lo mucho que le gusta a él actuar con reciprocidad.

El ex jefe de la misión diplomática norteamericana en Cuba, por otra parte, se toma con humor los dibujos del Cabo Cason, que buscaban ridiculizarle. La serie pretendía atemorizar a los niños con las consecuencias de un hipotético cambio político en la isla. Mientras el Gobierno de La Habana creía que con eso le amargabba la vida, él lucía en su carro una bandera americana con un muñequito del Cabo Cason.

Esta noticia es de hace 3 años
Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985