Niños jugando al fútbol en una calle del barrio del Canal, en el Cerro. | Foto © Juventud Rebelde.
Niños jugando al fútbol en una calle del barrio del Canal, en el Cerro. | Foto © Juventud Rebelde.

¿Qué queremos los cubanos, fútbol o béisbol?


América Latina Cuba

Publicado el Viernes, 8 Junio, 2018 - 16:25 (GMT-5)


Se acerca el Mundial de Fútbol de Rusia y las calles de La Habana empiezan a llenarse de porterías improvisadas. Pasaba exactamente lo mismo cuando Cuba ganaba campeonatos de pelota. Cuando éramos los mejores en voleibol o cuando creíamos que nuestro baloncesto iba a revivir el milagro del bronce de las Olimpiadas de Munich 72.

Niños, jugando al fútbol en el Canal. Foto: Juventud Rebelde.

Con el fútbol es distinto. No apoyamos ni podemos apoyar los colores patrios: vamos con Argentina, con Brasil, con Alemania, con España o con quien sea. Cuba no juega. Ni está ni se le espera en estas lides, pero los cubanos, a pie de calle, ganan o pierden en un deporte que poco a poco se nos está metiendo dentro.

Niños, jugando en la calle en Cerro. Foto: Juventud Rebelde.

Nuestros niños no han crecido viendo partidos de béisbol en los estadios. Cada cuatro años, llega el chute de adrenalina de los mundiales de fútbol. Tanto prohibir la MLB y al final terminamos desenganchando a los peques de nuestro deporte nacional. Y todo porque no queremos que sueñen con ser como Aroldis Chapman o Yulieski Gurriel. En el fondo, la Cuba troglodita sigue anclada al mito trasnochado de los traidores. No sólo es absurdo, también es falso e injusto.

No ad for you

Los niños cubanos no beben los vientos por la camiseta de Industriales ni por la de Los Alazanes de Granma. Quieren la del Barça o la del Madrid y además la consiguen con más facilidad que una de los Cocodrilos de Matanzas.

Equipación del Barça, más fácil de conseguir que una de Industriales. Foto: Juventud Rebelde.

El fútbol no es una moda de Cuba, es un fenómeno global. Los niños desde Mali hasta Marruecos quieren ser futbolistas. El problema es que el béisbol no es el deporte nacional en esos países africanos.

Ver el Latino vacío es la peor derrota que ha sufrido la 'Revolución'. Tanto han querido controlar la cosa, que al final la cosa se murió. La receta para resucitarla pasa por un equipo Cuba que una las dos cubas, la que "se come los cables de alta tensión a diario y sin pelar", lo mismo en Pinar del Río que en Las Tunas, y la que vive en apartamentos de alto standing en Nueva York o Texas.

Niños, jugando al fútbol en el Cerro. Foto: Juventud Rebelde.

Ese podría ser el mejor escaparate donde lucir la bandera cubana. Que no se nos olvide: es de todos. De los de izquierda y de los de derechas. De los ricos y de los pobres. De todos los cubanos, estén donde estén y hagan lo que hagan.

El único requisito exigible para integrar el equipo Cuba debería ser que el jugador sea lo suficientemente bueno como para estar ahí. No hace falta llevar un carnet de la UJC entre los dientes, pero si alguien lo quiere llevar, que nadie se lo quite.

El fútbol le está ganando la partida al béisbol en Cuba. Nadie monta en La Habana un taller clandestino para falsificar la equipación de Industriales. Hasta la piratería rehúye porque sabe que no es un buen negocio.

Duele desde dentro y desde fuera ver cómo se pierden nuestras tradiciones. Cómo no somos capaces de instalar la moderna pantalla electrónica que desde octubre del año pasado nos regaló la compañía Samsung para colgarla en el jardín izquierdo del estadio Latinoamericano. Las obras van lentas y todo son excusas. Debería darnos vergüenza, pero ni eso.

Rectifico. La cosa no se murió, la estamos matando.

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram



Tania Costa

Tania Costa (La Habana, 1973) vive en España. Ha dirigido el periódico español El Faro de Melilla y FaroTV Melilla. Fue jefa de la edición murciana de 20 minutos y tertuliana en Televisión Murciana, Televisión7RM y la Cadena Ser Murcia.

Comentarios

Tania Costa

Tania Costa (La Habana, 1973) vive en España. Ha dirigido el periódico español El Faro de Melilla y FaroTV Melilla. Fue jefa de la edición murciana de 20 minutos y tertuliana en Televisión Murciana, Televisión7RM y la Cadena Ser Murcia.

Siguiente artículo:

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.