Muerte de una anciana con fractura de cadera destapa otro caso de negligencia médica en Cuba

Ingresó para una operación de cadera y falleció una semana después sin obtenerla.

CiberCuba
Hospitales en Cuba Foto © CiberCuba

Este artículo es de hace 3 años

El opositor y caricaturista cubano Ilei de Jesús Urrutia Álvarez denunció esta semana que su madre, de 80 años, falleció por falta de una adecuada atención médica en el Hospital Clínico Quirúrgico Miguel Enríquez (la Benéfica), en La Habana.

Según recoge el portal independiente Cubanet, la anciana, que también padece de Alzheimer, murió a causa de una bronconeumonía bacteriana que sufrió luego de estar varios días ingresada en espera de una cirugía de cadera, sin la pertinente revisión médica.

Al momento de su ingreso al centro médico, el sábado 23 de mayo, Ada Álvarez fue examinada como corresponde y todos sus análisis arrojaron resultados satisfactorios, sin embargo, su operación fue programada para seis días después.

Su hijo consideró que se trataba de un tiempo excesivo, teniendo en cuenta que la paciente con la que compartía el cuarto llevaba casi diez días esperando por la misma operación.

Desde el viernes 25 al lunes 28, ningún médico se personó en la habitación Ada (durante el fin de semana solo quedó el personal de enfermería). Para la madrugada del martes, la anciana comenzó a sufrir de una flema en la garganta que apenas la dejaba dormir. Para extraerla, el enfermero de guardia buscó infructuosamente una conexión sana para la aspiradora; en su lugar, tuvo que darle un aerosol que la mejoró solo un par de horas.

Al llegar los médicos, Ilei buscó al que atendía a su madre, quien le dijo que la flema era “por estar en cama” y no tomó ninguna medida. Al mediodía, el opositor logró por su cuenta que una enfermera intentara sacarle flema con una aspiradora, pero no funcionó.

Como la cirugía estaba programada para el siguiente día, en la tarde pasó el anestesiólogo que, después de auscultar a Ada, orientó suspender la operación hasta hacerle una placa de tórax y dijo sentirse asombrado de que no la hubiese visto ya un geriatra y un clínico.

El especialista en anestesiología se escandalizó cuando supo que a una anciana de 80 años se le estaba suministrando – desde el día que ingresó – una tableta de Clordiazepóxido en la noche y ordenó suspendérsela. También le prescribió suero, pues estaba deshidratada. 

Esto último fue lo único que se cumplió de inmediato. A pesar de la suspensión del Clordiazepóxido, esa noche la enfermera se lo trajo, pues nadie le había informado. Bajo su responsabilidad Ilei no se lo dio.

En la mañana del miércoles 30 finalmente fue visitada por su médico, quien, al verse recriminado por el joven por no haber venido en todo aquel tiempo a examinar a su madre, abandonó la habitación alegando que Ilei le había faltado el respeto. 

Al rato, un estudiante le tomó la presión a Ada, la auscultó y se fue. Diez minutos después, un camillero la llamó para trasladarla al quirófano. O sea, la orden de suspenderla que hizo el anestesiólogo el día anterior nunca llegó a destino, como tampoco el requerimiento de la presencia de un clínico y un geriatra, indica el reporte de Cubanet.

Después de solicitarlo repetidamente, el geriatra llegó al mediodía, le tomó la presión y analizó su nivel de azúcar. Poco después declaró que la anciana estaba muy mal. Esa noche, a las 10:55, víctima de la bronconeumonía bacteriana, la anciana falleció.

No son pocos los casos de negligencia médica reportados periódicamente por la prensa independiente, ya que el conglomerado de medios cubanos (todos propiedad del Estado) no cubre este tipo de noticias debido a que la salud es uno de los bastiones esenciales en la propaganda del Gobierno.

Hace poco más de tres meses, un cubano radicado en Tampa viajó a la Isla a tratarse una herida en el pie y terminó con parte de la pierna amputada. Según relató, además de las pésimas condiciones higiénico sanitarias del hospital donde fue atendido, los médicos le trataron la herida con vinagre.
 

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba