Coproducción cubano-argentina “Para la guerra" revisa el internacionalismo

Este artículo es de hace 2 años

La coproducción cubano-argentina-española Para la guerra, que oscila entre el documental y la ficción, explora la memoria y la soledad de un ex soldado cubano, veterano de las fuerzas especiales, y participante en las campañas internacionalistas cubanas de Angola (1975-77) y Nicaragua (1983-87).

El filme se compone a partir la memoria de este anciano, y también a partir de la observación de su cuerpo y de sus gestos ordinarios y extraordinarios. Según escriben los especialistas, es una película de guerra sin sangre ni disparos, una película sobre una herida, la de “Mandarria”, “El Rayado”, Andrés, un veterano de las fuerzas especiales que busca a los compañeros de comando que sobrevivieron en su última misión hace ya 30 años.

El protagonista es Andrés Rodríguez, no- actor de 61 años que, como muchísimos cubanos, aterrizó en Angola para pelear, durante cuatro años, en medio de la selva; y después, estuvo en Nicaragua y en otras misiones por el mundo... Ahora vive en un pequeño pueblo y en su memoria se confunden Nicaragua, Angola o Vietnam...

Se trata de un filme de voluntad performativa, pero que utiliza la puesta en escena de la ficción en combinación con técnicas del documental clásico y el cinéma vérité. Es una película que utiliza el artefacto de la cámara como medio para relacionar a los realizadores con el protagonista, su cuerpo y su memoria.

Dirigido por Francisco Marise (La Plata, Argentina, 1985), con montaje y producción del prestigioso cineasta español Javier Rebollo, Para la guerra estambién  una de las trece primeras o segundas películas de cineastas europeos, asiáticos y latinoamericanos que compiten por el Premio Kutxabank-New Directors en el 66 Festival Internacional de Cine de San Sebastián, que se celebra del 21 al 29 de septiembre.

Francisco Marise estudió cine documental en la Escuela Internacional de Cine y Televisión (EICTV) de San Antonio de los Baños, en Cuba. Es diseñador de imagen y sonido y ha sido stage manager de bandas de rock y fotógrafo personal de un ministro. Para la guerra es su primera película. Marise colaboró con el experimentado cineasta español Javier Rebollo en el guion, la producción y el montaje de Para la guerra, y el argentino compartió en estos oficios y se ocupó por completo de la fotografía.

El crítico Carlos Losilla, de Caimán-Cuadernos de cine ha dicho que esta “es una de las películas más honestas y respetuosas con su espectador y con su personaje: un héroe equívoco de una película de guerra sin guerra, que juega con la ausencia de la guerra y del género. Transcurre en los días de la muerte de Fidel Castro, como si se tratara de un western crepuscular. Y no me importa si es realidad o ficción, o una mezcla de ambas. Me importa cómo el presente de ese personaje nos lleva al pasado de una ideología, nos devuelve al siglo XX, y convierte todo ello en una fantasmagoría indescifrable”.

 

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985