Díaz-Canel con los emigrados cubanos Foto © Granma

Las preguntas que hace una periodista cubana a Díaz-Canel, luego de su "mediática" visita a Nueva York

Este artículo es de hace 2 años

La periodista Mónica Baró publicó en su perfil de Facebook una serie de preguntas dirigidas al presidente de la Isla, Miguel Díaz-Canel, tras la reunión que este sostuvo con un selecto grupo de emigrados cubanos en Nueva York.

La joven, que trabaja para medios independientes, cuestiona por qué el mandatario no se reúne también con los cubanos que viven en la Isla y que están volcados en proyectos para mejorar el país, no necesariamente afiliados al Gobierno.

“Si de veras nuestro presidente Miguel Díaz-Canel es tan abierto al diálogo, como sugieren las noticias de su estancia en Estados Unidos, si es de veras tan moderno, desenfadado, espontáneo, open-minded, risueño, habilidoso, carismático, por qué no se reúne a dialogar con quienes piensan distinto a él y al poder político que representa. En Cuba”, escribió.

“¿Por qué no se reúne a dialogar con los cubanos que continúan viviendo en Cuba e intentando construir un país más justo desde sus profesiones, oficios y artes?”, agregó.

"Cuando nuestro presidente propicie un diálogo genuinamente democrático, en igualdad de condiciones, con periodistas independientes, artistas y cineastas independientes, juristas independientes, activistas políticos, sean abiertamente opositores o no, entonces yo creo en su voluntad de dialogar".

Captura de Facebook

La visita de Díaz-Canel a Nueva York, para participar en la Asamblea General de Naciones Unidas, acaparó las portadas de los medios oficialistas de la Isla que admiraron el "desenfado y carisma" del presidente, que incluso bailó casino con su esposatocó la tumbadora con el grupo de JG Almeida, hijo del alto cargo militar cubano -ya fallecido- Juan Almeida Bosque. También lo hizo con un grupo de músicos en la Iglesia Riverside (Harlem).

El mandatario aprovechó también su viaje para realizar varias actividades, entre ellas una reunión con los emigrados de la Isla.

Al encuentro, en el que todos los participantes fueron cuidadosamente elegidos, se le prohibió a varios medios de prensa asistir. Allí el mandatario, acompañado de su esposa Liz Cuesta, dio un discurso en el que se refirió a la disposición del Gobierno a mantener lazos con los cubanos en el exterior.

Díaz-Canel finalizó su intervención dicendo: "Contamos con ustedes. Somos Cuba".

Sus palabras han generado una oleada de críticas porque no fueron invitados los cubanos que están en desacuerdo con el régimen de La Habana.

A continuación reproducimos íntegramente el texto que publió en su perfil de Facebook la periodista Mónica Baró:

Si de veras nuestro presidente Miguel Díaz-Canel es tan abierto al diálogo, como sugieren las noticias de su estancia en Estados Unidos, si es de veras tan moderno, desenfadado, espontáneo, open-minded, risueño, habilidoso, carismático, por qué no se reúne a dialogar con quienes piensan distinto a él y al poder político que representa. En Cuba.

¿Por qué no se reúne a dialogar con los cubanos que continúan viviendo en Cuba e intentando construir un país más justo desde sus profesiones, oficios y artes?

¿Por qué no dialoga con quienes han emigrado de la oficialidad y de las instituciones estatales cubanas y viven y participan y continúan construyendo un país desde la marginalidad?

¿Por qué no demuestra estar "a favor del entendimiento" y de un "diálogo amplio y franco" no solo en Nueva York sino también en La Habana, en Santiago de Cuba, en Villa Clara, por ejemplo? ¿O acaso los ciudadanos cubanos deben emigrar para ser considerados como interlocutores del presidente de Cuba?

¿Qué sugiere, que es preferible emigrar a intentar producir arte, política, periodismo, ciencia o pensamiento dentro de la Isla, pero fuera del sistema oficial del Partido Comunista de Cuba?

Cuando nuestro presidente propicie un diálogo genuinamente democrático, en igualdad de condiciones, con periodistas independientes, artistas y cineastas independientes, juristas independientes, activistas políticos, sean abiertamente opositores o no, entonces yo creo en su voluntad de dialogar. De lo contrario, toda su postura de diálogo con emigrantes cubanos en Estados Unidos no pasará de ser una burda campaña política, autobombo, publicidad, doble moral; de lo cual, me disculpan, yo paso.

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985