Ilustración antigua del Grito de Yara Foto © Ecured

Lo que significa el Grito de Yara, 150 años después

Este artículo es de hace 1 año

Se conoce como Grito de Yara la primera sublevación armada de los cubanos en contra del colonialismo español. Ocurrió en la mañana del 10 de octubre de 1868, cuando el acaudalado Carlos Manuel de Céspedes liberó a sus esclavos y se alzó en armas contra los españoles en el ingenio La Demajagua, cercano a Manzanillo.

Aquel 10 de Octubre Céspedes despertó a un grupo de patriotas estas palabras: “El soldado del deber no debe permitir que la aurora lo sorprenda en su lecho”. En el batey del ingenio se reunieron los primeros héroes, que enarbolan la bandera confeccionada por Cambula unas horas antes, y Céspedes se adelanta y dice: “¡Soldado de la independencia! el sol que ves asomar por encima de la Sierra Maestra, viene a alumbrar con su gloria el primer día de la libertad de Cuba”.

De esta manera Céspedes se convierte en líder del independentismo, en pugna con las corrientes reformistas y anexionistas que existían en la Cuba del siglo XIX. Ante unas 500 personas, Céspedes leyó el Manifiesto del 10 de Octubre, donde se oponía al “brazo de hierro ensangrentado” que suponía el colonialismo.

En otra parte del documento, se declara que “cuando un pueblo llega el extremo de degradación y miseria en que nosotros nos vemos, nadie puede reprobarle que eche mano a las armas para salir de un estado tan lleno de oprobio”.

Más adelante, el prócer invita a la rebelión: “¡Ciudadanos, hasta este momento habéis sido esclavos míos. Desde ahora, sois tan libres como yo. Cuba necesita de todos sus hijos para conquistar la independencia! Los que me quieran seguir que me sigan; los que se quieran quedar que se queden, todos seguirán tan libres como los demás”.

De este modo, en el documento se subraya la intención de lograr la independencia total de España y la gradual abolición de la esclavitud, propósito que estaba acordado por varios terratenientes conspiradores por la independencia del  Oriente cubano, solo que Céspedes se adelantó a todos ellos, e insistió en que la lucha armada era la única vía de alcanzar la libertad y forjar una nueva nación.

En la madrugada del 10 al 11 partió de La Demajagua el grupo de 120 patriotas de los cuales solo 36 iban armados. Cuando los cubanos entraron al pueblo de Yara, y se dio el grito de ¡Viva Cuba libre!, el enemigo oculto tiroteó a los patriotas. Ante el desastre y los muertos, es que Céspedes pronuncia la famosa frase: “¡aún quedamos doce hombres, basta para hacer la independencia de Cuba! ”

El Grito de Yara incentivó otros alzamientos ocurridos en otras zonas de Oriente, Camagüey y Las Villas. Por primera vez blancos, negros y mestizos, ricos y pobres, compartieron el ideal de la independencia que alentaría una guerra de diez años que nunca consiguió los objetivos iniciales debido a diferencias entre los líderes insurrectos. Después vendrían la llamada Guerra Chiquita (1879-1880) y la Guerra de Independencia (1895-1898), organizada por José Martí.

 

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.