Marlins Park Foto © Twitter/ Aurelio Moreno

El Día Inaugural en el Marlins Park

Este artículo es de hace 1 año

El Día de Apertura en el clubhouse de los Miami Marlins no es tan alegre como se supone que sean los días de apertura en un clubhouse de Grandes Ligas.

La nueva jefatura en el poder con el rostro de Derek Jeter ya tuvo su primera temporada perdedora en 2018 y para 2019 las cosas no han cambiado tanto como se pensaba. Los Marlins se hallan configurados con la perspectiva de seguir perdiendo. 

El veterano Martín Prado, de 13 temporadas, conversa con varios periodistas, pero su cara es más de rutina que de emoción, una emoción que reside en el arranque de seis meses de la actividad que más adoras hacer. Por una parte, ha de ser, la presunción de saberte en un equipo con amplias probabilidades de perder entre 90 y 95 encuentros, eufemísticamente eso se conoce como "una temporada larga".

En el clubhouse de los Rockies de Colorado suena otro tipo de música. El campocorto Trevor Story descansa en un sofá negro de tres asientos y en ocasiones canta el rap que sale de las bocinas y anima el ambiente. Es otra energía.

El All-Star Nolan Arenado está sentado enfrente de Story mirando el partido que televisa ESPN entre los Yankees y los Orioles. Presta atención a su teléfono por momentos demuestra un poco de ansiedad. En dos horas él estara rompiendo el hielo en un 2019 que abrirá con un contrato de 260 millones de dólares. 

La barba de Charlie Blackmon ha crecido en el último invierno. Se aprecia que la ha cuidado o recortado en las puntas. Todos se ven calmados. Las caras parecen espectantes pero emocionadas, es la determinación de un conjunto que posiblemente gane más de 90 juegos. 

Saliendo del subterráneo, en el terreno, los bateadores de los Marlins practican sus mécanicas de bateo y fildeo bajo la atenta mirada del mánager Don Mattingly. El exinicialista, del que muchos periodistas reconocen que no dice nada en las conferencias de prensa, conversa con el Gerente General, Mike Hill. Ellos son dos de las pocas piezas que no ha removido la administración que compró el equipo a Jefrey Loria. Ellos son el puente entre los que se fueron (casi todos transferidos) y los que están. 

No muchas cosas han cambiado, aunque los aficionados marchan por las afueras y sonríen. 

"Dentro de una semana no verás muchos periodistas por aquí", me dice un colega de profesión.

El trabajo de plaza que caracterizaba, pintorescamente, al estadio en años anteriores entre el jardín izquierdo y central, es ahora un bar de tres pisos con el sponsor de Auto Nation. Su decoración es bastante simple, entre un color blanco y unas barandas de aluminio. Es ese uno de los cambios concretos en el Marlins Park. 

El juego transcurre con una derrota 6x3 donde los Rockies no estuvieron ni cerca de perder. Ni los Marlins cerca de ganar. Esa será la constante. En el plano del juego hay desmejora o retroceso. Será una temporada larga. 

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Francys Romero

Escritor, reportero y periodista deportivo de CiberCuba. Miembro de la Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA). Autor de "El sueño y la realidad. Historias de la emigración del béisbol cubano (1960-2018)". Ha sido citado por ESPN Magazine, New York Times, Washington Post, entre otros

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985