Cubanos en una cafetería en La Habana | Foto © CiberCuba
Cubanos en una cafetería en La Habana | Foto © CiberCuba

“Todavía no se ha concretado el aumento salarial y ya los precios están disparados”, opinan los cubanos


Publicado el Viernes, 5 Julio, 2019 - 11:58 (GMT-4)


Tal como adelantó la población de la isla antes de que lo hiciera el propio presidente cubano Miguel Díaz-Canel, el costo de la vida diaria se ha elevado aceleradamente en los últimos días.

Si bien, de acuerdo con el mandatario, las más recientes medidas gubernamentales, entre las que sobresale el aumento salarial efectivo a partir de julio próximo para el sector presupuestado, “nada tienen que ver con el populismo, sino con impulsar” la maltrecha economía nacional y “pueden sufrir modificaciones en dependencia del contexto”, la preocupación hace ola en las calles.

Según plantea el médico Ricardo, de 37 años, “el salario mínimo aumentará de entre 245 y 300 hasta 400 pesos, pero a costo de una reducción enorme de los presupuestos del país. Habrá inflación, pero no provocada por los revendedores, sino por el desabastecimiento y el exceso de liquidez en circulación. Como ya ocurre: habrá quien tenga dinero, pero no qué comprar".

No ad for you

“¿De qué sirve decir que todos los días vamos ‘arrancando un pedacito de problemas’ si no resolvemos el problema madre de todos los problemas? Desgraciadamente la economía no se rige por la solidaridad, sino por la oferta y la demanda. Se trata de una ley natural que impone la subsistencia. No hay forma de cambiar eso con decretos, leyes, multas. Ya comenzó a reflejarse en los precios el aumento que aún no ha llegado, están disparados. El dinero hay que usarlo para producir más", señala.

“La cerveza nacional ya no se encuentra nunca a 1 CUC. La cerveza Cristal y Bucanero cuesta 2,50 CUC en locales estatales. La libra de carne de cerdo ha llegado hasta los 80 y 90 pesos y los boteros, escudados en que son taxis libres, le ponen al pasaje el precio que les da la gana. Una máquina desde el Mariel a Playa antes costaba 30 pesos y ya va por 40 o 50. Y los camiones que van desde La Habana a Bauta o Caimito están cobrando diez pesos cuando siempre costaron cinco. Es un problema generalizado”, acota.

Tal como corrobora Yaimara, secretaria de una empresa estatal agrícola, “desde que se anunció el incremento salarial comenzaron a subir los precios de los transportistas particulares. En los tramos que antes cobraban diez pesos ahora están cobrando 20 pesos o 1 CUC. Así pasa en el recorrido de Playa al Vedado y de Boyeros a La Habana Vieja. En horas de la mañana ellos aprovechan y a veces ni te dicen antes de que te montes que vale 20 o 25 pesos el pasaje y tienes que pagarlo pues ya estás adentro, y no pasa nada".

“¿Quién le pondrá coto a la especulación y al robo? Volveremos al exceso de circulante como en el Período Especial. Si no hay mucho, lo que hay tendrá más valor. Los precios aumentan no a nivel empresarial, sino para la carne, las viandas y las frutas, el taxista, el panadero. No se trata de amargar a los que recibirán aumentos salariales, sino de una realidad. Como consecuencia del incremento el peligro no solo es la inflación, es la falta de oferta. Los embutidos no van a resolver el déficit de proteínas que tenemos los cubanos”, afirma.

En palabras de las autoridades, el aumento, “que no excluye a ningún trabajador del sector presupuestado, las organizaciones políticas y de masas y las asociaciones”, beneficiará a casi un millón y medio de cubanos.

Sin embargo, la estomatóloga Ariana explica que “sigo ganando más en un restaurante privado que como dentista así que seguiré como cuentapropista porque tengo un hijo que mantener. No hay forma de que le trabaje al Estado mientras nuestra pirámide social esté invertida. El maestro y el cirujano continuarán sin poder tener una casa o un plato de comida decentes".

“¿Y qué van a hacer cuando las personas tengan más poder adquisitivo? ¿Empezar a ‘chivatear’ a todo el que suba los precios? ¿Seguir construyendo una sociedad donde siempre hay alguien pendiente de lo que uno hace? Si se pasaran más tiempo sembrando alimentos y no haciendo papelitos no estaríamos tan mal”, indica la profesional de 29 años.

Un usuario del sitio oficilista Cubadebate resalta que “todos están concentrados en cuánto ganarán y yo me quedé sin saber qué medidas concretas se implantarán para sostener ese incremento salarial sin que se vuelva agua y sal y cuáles se implantarán para mejorar la economía. Lo que se explica es más lo que se desea, planes, proyectos y estudios".

“Reitero que los precios no se regulan por decreto o se olvidan que recientemente se fijaron los precios a los boteros y siguieron igual. Pudieran explicar de manera concreta y sencilla cómo van a captar las divisas que hoy se gastan en Panamá comprando medias y pantalones... Un dato, en Cuba hay un poco más de siete millones de personas en edad laboral, algo más de la mitad tiene vínculo laboral, cerca de un millón y medio son presupuestados y medio millón son privados, resumiendo, poco más de dos millones de trabajadores tienen que producir para mantener a once millones de personas. ¿No les parece que una de las primeras medidas debe ir encaminada a que haga falta trabajar?”, agrega.

A tenor con lo que comenta Christian Luis García en el mismo foro: “¿Cómo es posible que la Ministra de Trabajo y Seguridad Social haya dicho que el salario que menos se incrementó sea de 100 pesos cuando mi madre, funcionaria de Atención a la Población de la Dirección Provincial de Salud de Pinar del Río, haya recibido un aumento de solo 75 pesos? No digo que esté inconforme, porque algo es mejor que nada, pero no digan que se incrementan todos los salarios en más de 100 pesos cuando no es verdad”.

Desde la visión del internauta Gilber, “estoy en un desierto sin agua y me traen los vasos. Lo que necesitamos es oferta en abundancia, comida para poder comprarla. Estas medidas van a terminar en inflación porque no existe oferta ni por parte del Estado ni del particular”.

Contribuye con CiberCuba

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Siguiente artículo:

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.