Lola Calviño (i) y Amaury Pérez, en el programa "Con dos que se quieran" | Foto © Captura de pantalla de YouTube
Lola Calviño (i) y Amaury Pérez, en el programa "Con dos que se quieran" | Foto © Captura de pantalla de YouTube

Con dos que se quieran no basta


Publicado el Sábado, 3 Agosto, 2019 - 12:20 (GMT-4)


Amaury Pérez –víctima de su cobardía política y mediocridad profesional solapada en su oportunismo político– acaba de negar la esencia de su programa “Con dos que se quieran” en una entrevista a la eterna vicedirectora del ICAIC, Lola Calviño, que subió la parada, pero solo consiguió de su anfitrión maniqueísmo y una edición a machetazos.

Estos actos de cobardías –habitual en los genuflexos al servicio de las dictaduras– deben ser guardados para que en el día de mañana el afectado no caiga en la tentación de vender una versión edulcorada de su atropello contra Lola Calviño, aunque tenga al menos el escape de alegar que los mandantes de la televisión que le paga eran los malos y él un sobreviviente.

Lola Calviño mantuvo todo el tiempo un tono amable, pero sin renunciar a decir lo que piensa sobre el cine actual y, especialmente, la falta de un proyecto nacional que unifique a los cubanos en una idea y recordó cómo, en los tiempos de su fallecido esposo Julio García Espinosa y de Alfredo Guevara en el cine cubano hubo debates intensos.

No ad for you

Pérez, acostumbrado a la mansedumbre de sus invitados con raras excepciones, intentó escabullirse, asumiendo una pose de ofendido por el maltrato a Martí, al que considera intocable; pero Lola no se dio por aludida y ripostó que aún cuando no compartamos el punto de vista del otro, tenemos que ver las películas y luego debatir y hasta criticarlas, pero no censurarlas previamente.

Con su indigencia moral, Amaury Pérez contribuye a consolidar las zonas de ominoso silencio que el tardocastrismo ha identificado como conflictivas y que no deben ser abordadas públicamente.

Además de felón, Pérez carece de la cultura necesaria para conducir un programa como el que perpetra junto a un grupo de colaboradores, como quedó evidenciado en sus charlas con Antón Arrufat, Eusebio Leal o el recién fallecido Cardenal Ortega Alamino.

Preso ya del pánico crónico que padecen los simuladores, Amaury Pérez desperdició el relato de Lola Calviño sobre los orígenes de la Escuela de Cine Latinoamericano y la conspiración que organizaron para ello, Gabo, Julio y Fidel, que luego sirvió para involucrar a Birri y a la propia entrevistada.

En el colmo de su cinismo, Amaury Pérez llegó a acusar a los jóvenes cineastas cubanos de mostrar sola una realidad terrible de Cuba y no cruzar del río Almendares hacia el confort de papier maché, del que disfrutan él y otros tracatanes instalados en la zona de Miramar. Ahí se retrató, como aquella vez que arremetió contra la aduana porque lo hizo cumplir con sus obligaciones ciudadanas.

En fin, una pena de un programa que pagan todos los cubanos para el lucimiento de un mediocre que vive fingiendo a toda hora y que, creyéndose miembro de la subguara, se comporta groseramente como hizo con Lola Calviño, muy por encima de su entrevistador durante todo el programa.

El pecado original de estos cobardes guatacas es que ignoran que el poder real los desprecia porque sabe que siempre llegan tarde a la penúltima orientación y que no dudarían en traicionar cuando crean que llegó la hora de los mameyes.

Aprovechar una respuesta de Lola Calviño para lapidar a los jóvenes cineastas es una felonía solo concebible en la cabeza de alguien que lleva años huyendo de sí mismo; una cosa es que tenga que respetar determinadas reglas de juego en una televisión estatal y otra muy diferente es que la use para agredir a una invitada y silenciar un debate que trasciende incluso al propio cine cubano.

El problema de llevar tantos años fingiendo es que el simulador asume tanto su pueril personaje que acaba siendo un mentecato.

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Contribuye con CiberCuba

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.