Denuncian problemas de manipulación e higiene en la leche fluida que se vende en Sancti Spíritus

Este artículo es de hace 1 año

A Juan Guillermo Mendoza Carballol, residente en Trinidad, le preocupan las condiciones que presenta hoy la transportación y distribución de la leche fluida en su comunidad.

Según una misiva enviada a la columna Acuse de recibo, del periódico oficialista Juventud Rebelde, desde hace algunos años la leche llega en un carro cisterna o pipa y luego se deposita en recipientes metálicos.

Sin embargo, esta práctica viene acompañada de riesgos higiénico epidemiológicos, ya que en los puntos de distribución del lácteo se utiliza un jarro y un embudo para servirla a los clientes.

Toda esa leche derramada, señala Mendoza, llega a los envases de los que van a comprar y también cae en el recipiente del punto de venta.

“Es decir, que constantemente hay contaminación de la leche que se despacha”, señala.

Agrega en su denuncia que esta práctica de llevar la leche y distribuirla de manera manual ya existe desde hace algunos años aunque en un principio les dijeron que sería algo temporal, algo que dada la actual crisis energética que vive el país puede extenderse por más tiempo.

A la anterior situación higiénica se le suma el problema de la refrigeración, y por tanto está establecido que a las dos horas de llegada al punto de venta se pierde el derecho de compra.

Sin embargo, la leche llega fuera del horario establecido y no les dan información de cuándo podrá llegar el carro con la leche. “Sucede hace mucho tiempo”, se lamenta.

“Cuando no llega a la hora indicada los que trabajamos tenemos que re tirarnos del punto e ir a nuestras labores. Y al regresar al punto, ya pueden haber pasado las dos horas establecidas y pierdes la leche. Me parece que hay falta de comunicación con el consumidor. Y no es un problema que solo sufro yo; otras personas también se quejan de estos inconvenientes”, concluye.

En la central ciudad de Santa Clara se dio hace unos meses una situación similar con la calidad y abastecimiento de la leche. Bolsas en mal estado, falta de higiene, poca capacidad productiva de la industria láctea y la incompetencia de los administrativos hicieron que se repartiera “leche cortada” a los ciudadanos.

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Lázaro Javier Chirino

Periodista de CiberCuba. Licenciado en Estudios Socioculturales por Universidad de la Isla de la Juventud. Presentador y periodista en radio y televisión

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985