Maria Butina, acusada de interferir en las elecciones presidenciales de 2016 en EE.UU. Foto © Facebook/Maria Butina

Agente rusa bajo custodia en Miami para ser deportada a su país

Este artículo es de hace 1 año

Las autoridades estadounidenses informaron que la ciudadana rusa Maria Butina, acusada de interferir en las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos, estará en Miami antes de ser deportada a su país de origen en un vuelo a Moscú, de camino a su natal Siberia.

En horas de la mañana, Butina, de 30 años, fue puesta en libertad, luego de pasar los últimos 15 meses en una prisión federal de Tallahassee, Florida, bajo custodia del Departamento de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE).

Arrestada desde julio de 2018, Butina fue declarada culpable de trabajar como agente no registrado de un gobierno extranjero.

Según el portal de National Public Radio (NPR), los fiscales acusaron a Butina de planear forjar una conexión entre Moscú y la administración Trump, al igua que con varios representantes de la comunidad política conservadora, incluidos funcionarios de la Asociación Nacional del Rifle, a la cual ella perteneció.

Su abogado, Robert Driscoll, dijo este jueves al diario Washington Examiner, que le habían dado poca información sobre su liberación.

Ante un tribunal en Washington DC, la propia Butina admitió haber actuado como agente del Kremlin e infiltrarse en grupos políticos estadounidenses.

El caso no está conectado con la investigación de Mueller sobre las acusaciones de intromisión rusa en las elecciones presidenciales de 2016 en un intento de asegurar la victoria de Donald Trump.

Los medios refieren que Maria Butina, desde edades tempranas, hizo notar en Rusia su amor por las armas, hasta que logró integrarse a la Asociación Nacional del Rifle (NRA) donde supuestamente se ocuparía de establecer líneas de comunicación no oficiales con estadounidenses que tuvieran influencia sobre la política de ese país.

Sus perfiles para redes sociales indican que nació en la ciudad de Barnaul, en el sur de Siberia, en 1988.

Al inicio, ella se declaró inocente del cargo en su contra, pero luego aceptó su culpabilidad como parte de un acuerdo en diciembre de 2018.

Por su lado, el gobierno ruso sostiene que los cargos en contra de la acusada son “fabricados”, a su vez, el presidente Vladimir Putin calificó el encarcelamiento de Butina como un “ultraje”.

También en 2018, agentes del Servicio de Seguridad Federal de Rusia arrestaron en Moscú a un ciudadano estadounidense, bajo sospechas de espionaje.

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Maykel González

Periodista de Cibercuba. Graduado de Periodismo por la Universidad de La Habana (2012). Cofundador de la revista independiente El Estornudo.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.