Lianet Pérez Fu Foto © Cortesía de la entrevistada

Popular locutora de radio cubana Lianet Pérez Fu conversa con Julita Osendi

Lianet Pérez Fu, conocida entre sus amigos como Lía, es una de las locutoras más queridas de la radio y la televisión cubana. Desde la primera ocasión que tuve la oportunidad de verla en la pequeña pantalla, me agradó porque es de esas personas que, en bueno cubano, ¡caen bien!

Hace poco Lía accedió a conversar con CiberCuba sobre su vida, su familia y su trabajo.

“Nací en La Habana, el 4 de julio de 1967, jamás obvio la edad porque me parece irrespetuoso negar algo tan preciado como es el tiempo vivido. Es un privilegio cumplir años y, ante esa gentileza de la vida misma, lo menos que podemos hacer es reconocerlo. Decía Tagore: ´La vida se nos da, y la merecemos, dándola´…

“Soy hija de dos personas maravillosas, puntos de partida de mi esencia humana, de la sencillez que exhibo orgullosa por la vida, de esa autenticidad que de ellos aprendí y que nunca se puede perder.

“Mis padres son una mezcla de humildad y desprendimiento. De mi madre heredé la incondicionalidad para abrir los brazos, la facilidad para acoger a familiares y amigos, ese don para ser una buena anfitriona.

“De mi padre adquirí un casi permanente sentido del humor, una manera muy sana de burlarnos de todo y de todos, lo cual nos hace menos vulnerables a lo feo que nos rodea. Mi padre es la meta a alcanzar, es el sueño humano por conseguir, es la persona que todos quisiéramos ser. Ni siquiera sé si lo amo, o lo admiro, o lo respeto. No sé, lo que él me inspira, es algo superior.”

Además de mamá y papá, ¿hermanos, hijos?

“Tengo sólo una hermana, Naomi, linda por dentro y por fuera. Decidió hacer su familia fuera de Cuba y hace ya 11 años vive en Alemania con su esposo alemán y mis 2 sobrinos nacidos allá.

“Soy madre de 2 criaturas que son mi razón de ser: Gabriel Gutiérrez Pérez, de 25 años, mi Gabo, y Michel Morales Pérez, de 15. El primero vive en Las Vegas, estudió Artes Culinarias y ahora da sus primeros pasos en el complicado mundo de los bienes raíces.

“El más pequeño estudia la especialidad de Traducción e Intérprete de la lengua inglesa. Vivimos él y yo solos, no tengo pareja; en realidad saber ´elegir´ no ha sido hasta ahora mi plato fuerte.”

Foto: Cortesía de la entrevistada

"Creo que me apasiono demasiado y cuando la pasión llega a límites incalculables, como casi siempre ha sido en mi caso, se pierde la objetividad, obvias a la razón y terminas cometiendo errores que luego la vida se encarga de cobrarte.

“Actualmente estoy pagando el monto de mis errores, de mi apasionamiento, de mi ceguera, de mis equivocaciones. Cada día disfruto más una soledad que no me traiciona, que no me exige, que no se burla, que no me engaña, aunque a veces se extrañe un abrazo, un TE QUIERO, o un TE NECESITO.”

Pocas veces te has abierto tanto para hablar de tu amada familia. Además de ser una excelente conductora ¿estudiaste Periodismo?

“No, soy Licenciada en Filosofía, estudié en la Universidad de La Habana, pero mi pasión por las tablas siempre estuvo latente. Formé parte de varios grupos de teatro y hasta gané un Premio de Mejor actuación Femenina en un Festival Provincial de Teatro Universitario que se realizó en Villa Clara.

Siempre te he escuchado hablar con pasión de la radio. ¿Por ella dejaste la actuación?

"Yo siempre escuché mucho la radio y los últimos años de la década del ´80 y principios del ´90 fueron tiempos muy ricos, desde el punto de vista creativo, en Radio Ciudad de La Habana. Me hice adicta de un espacio que se llamaba ´Entre 8 y 10´ que conducía Alexis Núñez Oliva, y yo quería ser como él, hacer lo mismo que él: ¡comunicarme con la gente, emitir criterios, discrepar…aquello me fascinaba!.

“Intensifiqué mi preparación en este camino de la locución y conducción teniendo como puntos de mira al propio Alexis Núñez Oliva y a Joaquín Mulén, un profesional con todas las letras; su seguridad y cultura me apasionaban…y por supuesto, crecí disfrutando la versatilidad, soltura, naturalidad y cubanía de Consuelo Vidal.

“Con ella aprendí la máxima de mi carrera: el conductor tiene que ser él mismo. Asumir posturas, inventarse un personaje para salir en cámara o hablar detrás de un micrófono, te alejan o acercan del espectador o del oyente”.

Foto: Cortesía de la entrevistada

Yo te confieso que, aunque reconozco toda la importancia de la radio, mi pasión, mi amor desenfrenado es la televisión, medio en el que te conocí.

“Pues sí, por puro azar hice un primer programa de televisión en el año 1990 ¿recuerdas?: ´Para que tú lo bailes´, en el que compartía la animación con 5 colegas más y creo que definitivamente ése fue el empujón que necesitaba para saber que no dedicaría mi vida precisamente a filosofar, aunque es algo que me encanta hacer”.

Entonces fue la tv la que te dio el empujón definitivo para, un tanto, olvidar a Sócrates, Heráclito o Hegel...

“Pues se podría decir que sí. Comenzaba el crudo período especial y desafortunadamente el programa sólo duró un ciclo competitivo, es decir un año; pero ya el bichito estaba y empecé a indagar.

“Pasé un curso de locución en el año ´91 y ya en julio de ese mismo año me aventuraba a hacer pruebas en la emisora Radio Cadena Habana. Ahí comenzó mi primera experiencia en el fascinante mundo de la radio haciendo un programa en vivo, todos los días, que se llamaba ´7 y 30 Juventud´.

“Aquel fue un excelente punto de partida en la radio que me sirvió para corroborar que, definitivamente, ése era el camino. Luego hice programas en Radio Metropolitana y Radio Ciudad de La Habana”.

¿En ese lapsus no te volvieron a llamar de la televisión?

“No. No fue hasta el 2000 que regreso a la televisión y tengo la oportunidad de comenzar el proyecto del espacio televisivo ´Cuando una mujer´, gracias al cual gano un Premio Caracol en la categoría de Mejor Conducción.

“Ahí me mantuve 3 años hasta que su directora en aquel momento, Esperanza Varela, me pidió que escogiera entre los 3 espacios televisivos que yo hacía porque, a su juicio, yo estaba en los 3 programas y ella necesitaba una imagen exclusiva para su espacio.

“Ponerme en esa disyuntiva me afectó mucho, para mí fue frustrante que me dieran a ´elegir´ como si se tratara de escoger entre 3 blusas de diferente tejido. Por un lado, eran espacios totalmente diferentes y por otro ¡cuántos locutores se repiten hoy día en la televisión!; a veces terminan un programa y están en el que le sigue, incluso, por el mismo canal. Por eso opté por abandonar el proyecto.

Foto: Cortesía de la entrevistada

Los dos programas que coincidían con ´Cuando una Mujer´ , eran ´Elija Usted´ y ´Te veré hoy´

“Lázaro Caballero, director de programas de Radio Taíno, la convoca en el 2001 para conducir El Exitazo, el programa más escuchado de la radio cubana, y estando ahí es que Nelson Alomá la utiliza para, de manera eventual, y sólo por los dos meses del verano del 2002, hacer la Cartelera del Programa “Te veré hoy”.

“La locutora habitual de ´Te veré hoy´ era Rosa Maria de la Rosa. En esos meses de verano no salía el espacio con su formato habitual sino que, por la programación de verano asumía ese horario Carlos Otero con un programa que salía de 12 a 1 y que incluía la cartelera de la televisión.

“Aquello no funcionó como lo habían concebido y de manera casi improvisada llaman a Nelson Alomá para que prepare un programa corto de 15 minutos solamente para dar la cartelera.  Rosa María había planificado sus vacaciones y es ahí cuando Nelson me llama.

“Tipo creativo y excelente director, como es Nelson, quiso en sólo 15 minutos hacer algo distinto...¡ y lo consiguió!. Terminó gustando el espacio pues poseía un ritmo que hacía años no se lograba en la tele.

“Es así que a finales de agosto le proponen que se quede de manera habitual, alternando con el director de siempre. Me proponen que también yo continúe y es entonces que entro en el segmento de las entrevistas y Rosa María ofrecía la programación de los canales.

“Fue una agradable sorpresa, una experiencia muy bonita que me permitió el contacto con el público y que me dio la posibilidad de interactuar de manera diaria con invitados de diferentes esferas del arte y la cultura de nuestro país”.

Recuerdo muy bien esa etapa, además ocupaste un lugar significativo en la preferencia popular pero, de pronto, desapareciste. Yo, que no soy seguidora de la radio, pensé que te habías marchado del país.

“En el verano del 2005 me entero por una colega, que yo no seguiría en el espacio; ya había otro proyecto concebido, que en esencia era lo mismo, pero con otro nombre y otro presentador como anfitrión.

“Fue algo que se preparó sin mi conocimiento y de lo cual NUNCA nadie tuvo la delicadeza de informarme, al menos por respeto a mi trabajo. Me tuve que acercar a la Redacción y conformarme con la fría y burda respuesta de su jefe en aquel entonces, de que la televisión tiene todo el derecho a cambiar de proyecto y por tanto de conductores.”

Algo muy característico de nuestra amada TVC

“Claro, es muy cierto, sólo que, hay mejores maneras, más elegantes o éticas, diría yo, de hacerle saber a una trabajadora, mujer, recién parida, que jamás había faltado ni cometido indisciplina alguna, que ya no se necesita de sus servicios. Al final, el proyecto pasó a manos de un colega que meses después abandonó el país”.

Una verdadera lástima los métodos que a veces se emplean y que quizás puedan admitirse en televisoras privadas; no en la nuestra. Como dice nuestra entrevistada hay formas, debe existe un respeto, una ética. Lo triste es que el caso de Pérez Fu no es único.

¿Qué otras experiencias televisivas tuviste?

“Conduje, para mi satisfacción, los espacios televisivos ´Elija usted´, con un maravilloso colectivo, ´La noche favorita´, y durante 9 años, ´De cualquier parte, un programa que gustaba mucho por la variedad musical que ofrecía pero, después de una grabación en septiembre del 2016, nos dijeron que habría que esperar un cambio de frecuencia y horario, algo por lo cual todavía, después de 3 años, estamos esperando. Después de esta experiencia no he vuelto a la televisión”.

¿Jamás te han vuelto a llamar para la tele?

“ ¡No!, no he tenido más propuestas para regresar, posibilidad que cada día veo más distante porque estos son tiempos donde se impone la juventud, las caras frescas y si son actores, mejor aún, no importa el buen decir, mucho menos la dicción, la destreza, profesionalidad o picardía para hacer una entrevista…¡no!, eso no es lo más importante.

“Sufro con algunos rostros que hoy inundan nuestras propuestas televisivas, sufro con los errores, con la falta de preparación y sobre todo con el irrespeto al televidente.”

Coincido plenamente con Lianet . Su apacible rostro se altera, enrojece y en él es fácil leer la preocupación que siente al realizar estos planteamientos. En mi caso, yo entré a la radio en 1978 y ya en el 80 estaba en la tele y puedo afirmar que pasé años para poder sentarme en un set, delante de una cámara y un micrófono.

Mi dicción, entonación, modulación eran diariamente corregidas por grandes de la locución cubana como Gretchen Galindo, Dinorah del Real, Manolo Ortega, Eddy Martin, y así fue que poco a poco pude acceder a la pantalla, aunque nunca me he considerado locutora. Ahora, ni miden el timbre, ni la intencionalidad de la voz, menos la cultura; muchas veces ni el vestuario.

¿Qué hiciste cuando se fue del aire tu programa?

“¿Qué hice? Pues seguir con mi programa de Taíno ´En el Jardín de la noche´; no tenía nada más. Hacía algún que otro espectáculo cuando me llamaban pero a partir de ese momento no hice más televisión.”

Entre idas y venidas, pronto cumplirás 30 años en los medios. ¿Satisfecha contigo misma?

“Serán 30 años de haber comenzado a dar mis primeros pasos en este mundo de la comunicación y si de algo me enorgullezco es precisamente de siempre haberme mostrado tan cual soy. La autenticidad en este medio es vital.

“Hace 18 años que trabajo en Radio Taíno. Comencé en ´El Exitazo´, como dije anteriormente, y ahí estuve por 6 años. En 2007 empiezo a conducir ´En el Jardín de la noche´, un programa que se transmite de 1 a 4 de la madrugada todos los días.

“Adoro hacer este espacio que, por supuesto, no es en vivo, aunque me encantaría que lo fuera, porque es mi oportunidad para acompañar, invitar o seducir a muchas personas en un horario donde la música deviene cómplice o curandera, depende cuál sea el caso.

“Además hago la conducción de dos espacios que igualmente produce Radio Taíno en colaboración con Radio Rumanía Internacional: “Billete de Embarque” y “Postales de Cuba”, este último se transmite en varias emisoras europeas de habla hispana.”

Yo amo la tele, para mí un medio completo, eficaz, agradecido. Tú, la radio. ¿Qué amas en la radio? Dime algo de tu presencia en “De 5 a 7”

“Me apasiona, me divierte, me transforma este medio.  Después de 12 años, Lázaro Caballero me vuelve a llamar para hacer ´De 5 a 7´, el programa insigne de Taíno, y ahí estoy de lunes a viernes transmitiendo toda mi alegría a los que nos escuchan, es una de las cosas que más disfruto hacer en todo el día.

“·Me encanta regalar música, reírme y que mi risa contagie, entrevistar y que mis invitados  se sientan a gusto. De manera que trabajo en la tarde para alegrarle la vida a la gente y en la madrugada,  acompaño a los noctámbulos que por inimaginables razones, se mantienen despiertos en ese horario.

“La radio es mi pretexto para amplificar mis buenas y positivas energías, es el recurso perfecto para convidar a la gente a que se contagie con mis buenas vibras, es mi oportunidad para que la gente sepa que alguien les piensa, que alguien está apostando por cosas lindas y tratando cada tarde, o en cada madrugada, de espantar las tristezas. Mi colectivo me quiere mucho y yo doy gracias a la vida todos los días por pertenecer a la familia de Radio Taíno.”

Paralelamente tienes una vida muy activa en otros escenarios no radiales.

“De manera paralela y alternativa, cuando existe la posibilidad, hago también la conducción de espectáculos en vivo, ya sea en teatros, plazas abiertas, centros nocturnos. Ya esto es otra cosa; aquí se involucra la adrenalina extra de saber que, además de conducir, te están mirando y por tanto juzgando la imagen, de manera que para eso hay que prepararse.

“Soy tremendamente cuidadosa con mi peso corporal, lo cual me mantiene yendo al gimnasio casi todos los días, y vivo pendiente de la libra o los gramos que a veces aumento de un día para otro. Soy muy celosa con el vestuario, con el cabello, en fin. La imagen del artista es una carta de presentación que puede abrirte o cerrarte las puertas a un espectáculo.

“Me encanta viajar a Canadá o México y compartir con amigos que hoy no están en este archipiélago, o disfrutar en Münich a 2 sobrinos alemanes con una temperatura de menos cero que adoro sentir en la piel.

“Reunirme con amigos es una de las cosas que más me complace, me siento como pez en el agua cuando puedo ser la anfitriona, cuando el verbo de suerte de una tarde es OFRECER. Vivo orgullosa de los que me he ganado en los últimos años, podría prescindir de cualquier cosa menos de mis amigos”.

Foto: Cortesía de la entrevistada

¿Qué fue para tí recibir el Micrófono de la Radio?

"El Micrófono de la Radio es un lindo reconocimiento que se entrega a los profesionales del medio por más de 25 años de trabajo. Cuando una recibe estas cosas es que te detienes a pensar en el tiempo transcurrido.

“Yo soy incapaz de sacar cuentas, a veces veo quien celebra por todo lo alto 5 ó 20 años de trabajo. La verdad,  no se los critico, pero yo particularmente trabajo y punto; eso es lo que vale.

“No obstante, fue bonito recibir esta distinción, aunque por razones que desconozco se les olvidó avisarme y no pude asistir a la ceremonia de entrega,  ¡ pero estas cosas pasan”. Al final lo importante es que me tuvieron en cuenta y me obligaron entonces a sacar cuentas..¡Jajaja!”

Sé que otra de tus pasiones es la música.

“ Pues sí. Tampoco podría vivir sin la música. La música es mi pretexto para olvidar, para reír, para bailar, para anestesiar nostalgias, para atraer las buenas y nuevas energías. La música me alimenta el espíritu y me llena de razones para andar por la vida sintiéndome la dueña del universo.”

¿Preferencias musicales?

“Escucho de todo: música tradicional cubana, salsa, rumba, flamenco, música romántica y otras con tendencias actuales. Adoro a Bon Jovi, Polito Ibañez, Carlos Varela, me enamoran las canciones de Kelvis Ochoa, en fin…no tengo límites, todo lo que remueva mis sentimientos es bien recibido, sólo necesito que llegue de manera sana y a modo de divertimento, pero sin música no podría vivir”.

¿Qué opinas del reguetón? 

“ Mira, no me gusta ser categórica, no puedo decirte que el reguetón como género es 100% malo porque pecaría de absoluta. También hay mediocridad en la salsa, en la trova, en la música romántica y hasta en el rock ¡en fin!....que nadie escapa a hacer cosas inaudibles y agresivas a los oídos.

“La mediocridad no está en el género sino en quien lo consume. Si un producto malo, sea cual fuere, no tuviera destinatario, desaparece, se cae por su propio peso.

“A mí me da mucho dolor ver a los niños de una primaria repitiendo coros con textos donde la vulgaridad es el denominador común. Ésa es la música que escuchan en la casa, en el barrio y es la que tristemente nuestros ´educadores´ amplifican en muchos de nuestros centros estudiantiles.

“El reguetón  creció a la par de la proliferación y el desarrollo de los medios alternativos que sin duda han favorecido su indiscriminada divulgación. Ninguna de nuestras más prestigiosas disqueras asume un proyecto de esta categoría, una radio que se respete no programa este tipo de sonoridad; sin embargo, cada día cobra más fuerza.

“Te repito: no me preocupa tanto el género como el que lo consume porque desgraciadamente esa juventud y hasta esa niñez que repite letras tan vacías o vulgares, ésos son los hombres y mujeres del mañana. A mí la música me salva por tanto tiene que ser buena, tierna, rica o inteligente, si no, no me entra, te lo juro.

Retomemos a la Lianet conductora. ¿Team Cuba de la locución?

“¡Ufff!!, pregunta complicada.... No creo que en la locución exista algo así, tan categórico, como existe en el deporte, por ejemplo. Ya dije anteriormente quénes habían sido mis puntos de partida, y lógicamente porque me vi reflejada en ellos, porque de alguna manera yo quería ir por ese camino.

“Quizás otros lo hicieron mejor, pero a mí no me interesaba ser como ellos. A mí me gusta la comunicación, la conversación, el ´tú a tú´  con el oyente o el televidente y he buscado a quienes lo han hecho de esa manera.

“Hoy día, por ejemplo, adoro ver un noticiero donde esté Froilan Arencibia porque él no me lee la noticia, él "me la cuenta" y eso me encanta. Disfruto mucho ver a Edith Masola porque ella es auténtica,  ´no asume posturas´, es desenfadada y alegre; a ella le gusta transmitir buenas energías y para mí ésa es la clave.

“ Y si tuviera que escoger pareja para trabajar en un espectáculo, no vacilarÍa en pedir a Guille Rivero de la Rosa; tenemos una química muy bonita y de sólo mirarnos ya sabemos lo que quiere uno o el otro.

“ O a Marino Luzardo; con este último ´voy al seguro´ , además de  enorgullecerme al ver hasta dónde ha llegado porque fui quien le dio el primer empujón, quien le puso el primer micrófono delante. Ambos son amigos que adoro.

“¡Ah!... Si quiero ver una clase magistral de cómo preparar una entrevista, de cómo estudiar a un invitado, entonces me siento a ver a Amaury Pérez o busco los selectos espacios de Magda Resik a quien adoro escuchar por su vasta cultura y por la sencillez con que logra describir la grandeza de algo o de alguien.”

¿Algunas frivolidades de esas que tanto nos gustan a las mujeres, carteras, flores, zapatos, libros?

“ Jajajaja. Me encantan las carteras grandes, (siempre tengo mucho para llevar), los perfumes fuertes, (aunque soy muy exigente con las fragancias), adoro el chocolate, el queso, los helados de frutos secos.

“Me encanta que me regalen flores, por supuesto, pero por lo general éstos son detalles de pretendientes o enamorados, y la verdad es que por estos tiempos, para mí, están escasos.

“Disfruto mucho leer a García Márquez, creo en ´El amor en los tiempos del cólera´.  Leo una y otra vez ´El pequeño príncipe´, soy capaz de ´domesticar una rosa´ y me encanta que  ´me domestiquen´... sé que ´lo esencial es invisible para los ojos´ y muuuuero con las historias de Edmundo de Amicis en su libro "Corazón".

“Soy fanática de la serie de Chamaquili de Alexis Díaz Pimienta y disfruto mucho leer todo lo que él escribe y… de vez en cuando regreso a mis lecturas filosóficas con John Fowles o algo de neurociencia que ahora me tiene muy motivada tratando de descubrir los ilimitados poderes ser cerebro humano”.

¿Tienes algún sueño?

”Sueño con el día en que las políticas encontradas no sean las que decidan que yo pueda o no abrazar a mi hijo. Es muy triste cuando un funcionario te dice “no clasificas”, ignorando mis añoranzas, mis lágrimas o mis abrazos coleccionados para darle.

“Y por último:  ¡me encanta que me seduzcan y cuando busco el amor, necesito que se trate de alguien que sepa volar!” .

Archivado en:

Julita Osendi

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana 1977. Periodista, comentarista deportiva, locutora y realizadora de más de 80 documentales y reportajes especiales. Entre mis coberturas periodísticas más relevantes se hallan 6 Juegos Olímpicos, 6 Campeonatos Mundiales de Atletismo, 3 Clásicos

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.