Marcha contra la violencia de género en Aragón, España Foto © Flickr/Ara Info-Pablo Ibañez

Gobierno de Cuba insta a España a combatir la violencia machista

Lisandra Astiasarán, representante de Cuba en el Consejo de Derechos Humanos de Ginebra, recomendó al gobierno español combatir la violencia machista durante el reciente Examen Periódico Universal de la nación ibérica en la ONU.

"[España debe] continuar desarrollando acciones efectivas para combatir todas las formas de violencia contra las mujeres", y "desarrollar estrategias para lograr la igualdad de género en todas las áreas de la economía, vida política y social, incluido el empleo y la igualdad salarial", indicó la embajadora cubana en Ginebra, durante su intervención el pasado 22 de enero.

La recomendación sentó mal en Cuba a varias activistas por los derechos de la mujer, porque a principios de enero la Asamblea Nacional de la Isla postergó cualquier debate sobre una ley de violencia de género hasta 2028. El cronograma legislativo del gobierno cubano prevé la aprobación de 107 normas jurídicas, pero ninguna abordará la violencia de género.

"No se entiende. Es curioso que el gobierno cubano haga esta recomendación, porque precisamente nosotras hemos tomado como referencia la legislación española para editar la Agenda 2020", declaró Frisia Batista Mokárzel, coordinadora de la Red Femenina de Cuba, a Radio Televisión Martí.

La Red Femenina de Cuba (RFC) radica en Madrid y cuenta con amplias redes en el interior de la Isla. Su objetivo es el empoderamiento de la mujer como agente del cambio, para defender sus derechos y ocupar el lugar que les corresponde en la sociedad.

La Agenda Para la Igualdad de Género 2020 presentada por la Red Femenina de Cuba -que ha tomado como ejemplo el modelo español- propone un grupo de prioridades para mejorar la calidad de vida de las cubanas y sus derechos.

Entre ellas figura un aumento de su participación en el mercado laboral; una reducción de la brecha y la desigualdad salarial; independencia económica y la lucha directa contra la violencia de género, así como un aumento en la protección y el apoyo a las víctimas, entre otros temas.

Según declaró recientemente a CiberCuba Elena Larrinaga de Luis, Directora Ejecutiva de la Red Femenina de Cuba, la Agenda para la Igualdad de Género 2020 ha decidido reclamar la solidaridad del nuevo gobierno español y del Parlamento europeo en su lucha contra la violencia de género en la Isla.

Antes de pedir ayuda española y europea, la RFC escribió a Miguel Díaz-Canel y a la vicepresidenta del Consejo de Estado, pero no obtuvieron respuesta.

Por todo lo anterior, la recomendación de Lisandra Astiasarán a España en el Consejo de Derechos Humanos en la ONU resulta de difícil comprensión, viniendo de Cuba, país al que le ha llevado décadas reconocer que existen feminicidios en la Isla, y teniendo en cuenta que España es considerada pionera en la lucha contra la violencia machista.

España aprobó la primera ley integral contra la Violencia de Género de Europa en 2004, y desde entonces el sistema de protección español contra la violencia de género ha perseverado en su intención de ir mejorando cada vez más hasta convertirse en un ejemplo para muchos países europeos.

Pese a que aún queda mucho por hacer, y que cada cada mujer víctima llama a preguntarse qué falló esa vez, el apoyo de las instituciones y asociaciones especializadas españolas ha sido vital para disminuir la cifra de mujeres fallecidas cada año en territorio español.

En España existe más de un centenar de juzgados especializados que tratan exclusivamente casos de violencia de género. Desde hace años se ha venido endureciendo las penas para los agresores, y el problema pasó de la esfera privada a la pública.

No obstante, cuando la justicia responde de forma confusa -como en el conocido caso de los violadores de La manada- la opinión pública (televisión, radio, prensa, escrita, redes sociales) consigue generar espacios de reflexión y no duda en exponer los errores de las entidades judiciales.

España va por delante de países vecinos como, por ejemplo, Francia, donde se acaba de lanzar un plan integral que sigue la experiencia española. France24 reseñaba en noviembre de 2019 que en territorio galo recién ahora comenzarán a utilizar las pulseras electrónicas que en España se llevan usando hace una década.

Otros países como Italia, Reino Unido o Alemania también van muy por detrás de España en materia de lucha contra la violencia de género.

En Italia se ha empezado recientemente a contabilizar oficialmente el número de víctimas porque hasta ahora eran las organizaciones de mujeres las que calculaban por su cuenta, que es lo mismo que ocurría también en Reino Unido.

En Alemania no existe una tipificación específica de estos delitos y tampoco existen estadísticas concretas sobre violencia machista. 

En el caso de Cuba, el tratamiento oficial al tema de la violencia de género en la Isla ha sido ambiguo. La directora del Cenesex, Mariela Castro, señaló recientemente durante un evento en Cuba que los crímenes contra las mujeres no gozan de impunidad, pues se recogen en el Código Penal como asesinatos y cuentan con incisos que agravan las sanciones, según las circunstancias en que se cometen.

Sin embargo, durante décadas el Gobierno negó que las mujeres fueran víctimas en Cuba de la violencia de género y de muertes violentas, un fenómeno cada vez más visible por el alcance que vienen proporcionando las redes sociales en la difusión de casos. 

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.