Censura del documental “Sueños al pairo” ocasiona malestar entre jóvenes cineastas

En Facebook se ha publicado la Selección Oficial de la próxima edición de la Muestra Joven

https://mikeporcel.com
Detalle de una foto bastante reciente de Mike Porcell Foto © https://mikeporcel.com

Este artículo es de hace 2 años

Del 12 al 17 de abril tendrá lugar la edición número 19 de la Muestra Joven del ICAIC, que este año cuenta con un concurso de ficción, otro de documental, las secciones La mirada del otro, Bonus y Fuera de Concurso, además del Homenaje, consagrado este año a Tomás Piard.

En Facebook se publican detalles de la lista de títulos incluidos en cada sección, y además se adjunta una nota donde se da cuenta de que “la selección en concurso incluía el documental Sueños al pairo, de los realizadores José Luis Aparicio Ferrera y Fernando Fraguela Fosado, censurado por la Presidencia del ICAIC debido a diferencias políticas e ideológicas”.

Más adelante, la nota aclara que “dicha obra había participado en la décima edición de Haciendo Cine y contó con el apoyo del Instituto para acceder a las imágenes de su Archivo Fílmico. El derecho al uso de estas imágenes ahora les ha sido denegado a los autores”.

“Después de 13 días de diálogo —continúa diciendo la declaración de la Junta Directiva de la Muestra Joven— se mantuvo inalterable la censura del documental. En consecuencia, se retiran del evento las obras Umbra, de Daniela Muñoz Barroso; El amor de las cucarachas, de Regis Guedes; y Los puros, de Carla Valdés León”, que aparecían en la lista del concurso antes de ser retiradas, por supuesto.

Poco después se ha sabido que otros cineastas, como Carlos Lechuga, también decidieron retirar sus filmes de la Muestra como protesta por la censura de Sueños al pairo. Lechuga participaba, fuera de concurso, con el elogiado filme Generación, codirigido con Marco Castillo. Santa y Andrés, de Carlos Lechuga, que habla sobre similar época y circunstancias que el documental de Aparicio y Fraguela, también continúa censurada.

Sueños al pairo debió ser la tesis de graduación de Fernando Fraguela en la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisuales (FAMCA), y aunque había sido aprobada por la sección Haciendo cine, del ICAIC, e incluso por las autoridades de la Facultad, finalmente padeció censura. Fraguela tuvo que prepara otro documental para graduarse, que se tituló Las desdichas de un hombre. La tesis de graduación de Aparicio era el corto de ficción El Secadero, que también fue censurado en FAMCA. De modo que ambos se graduaron con otras obras y decidieron terminar, posteriormente, ya graduados, Sueños al pairo.

El proyecto de Aparicio y Fraguela finalmente se concluyó, e iba a estrenarse en la Muestra Joven. El resultado final del documental se sostiene en el intento por rescatar el arte bastante olvidado del músico, destacado cantautor, que fuera Mike Porcell, mientras se reflexiona sobre el trauma que significó el año 1980 y el éxodo de Mariel.

En el documental aparecen los testimonios de músicos de gran estirpe como Frank Fernández y José María Vitier, Frank Delgado, Pedro Luis Ferrer y Amaury Pérez. Y de este modo, el documental construye, más que el retrato del artista, la instantánea (también imprescindible) de una época compleja y estremecedora, que en algún momento tiene que ser ilustrada por el cine cubano, sin que medien las suspicacias ni la censura.

Condenado al ostracismo, vejado y preterido en muy diversos sentidos, Mike Porcell pudo salir de Cuba, finalmente, en 1989. Sueños al pairo es más la historia de sus pérdidas y tristezas que el recuento de sus clamorosos triunfos y hermosas canciones, que también las tuvo, y muy conocidas por cierto.

Fue después de 1980 cuando el nombre de Mike Porcell fue casi borrado de la historia musical de este país, aunque había sido uno de los fundadores del grupo Síntesis, se considerara uno de los más destacados miembros de la Nueva Trova Cubana, y en algún momento sus canciones se escucharan a toda hora por la radio. En los años ochenta y noventa, hasta hoy, apenas si se le mencionaba alguna vez, por mucho que Santiago Feliú, Beatriz Márquez o Ivette Cepeda cantaran con cierta frecuencia sus canciones.

 

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.