Investigadora aislando cepa de Covid 19 Foto © Ebre.com

El coronavirus no es de izquierda ni de derecha; pero puede matar cubanos

El coronavirus no es de izquierda ni de derecha, solo una enfermedad que mata y enferma a seres humanos y sería deseable que gobernantes, medios de comunicación y cubanos de todo el mundo y latitud ideológica asumieran la pandemia con ecuanimidad y rigor, evitando la malsana politización de una desgracia que no distingue entre bandos ni pasiones.

La confirmación de tres turistas italianos infectados de Covid-19 en Cuba debe ser un motivo de preocupación para todos los cubanos del mundo, y los exaltados de la totalitaria geografía cubana debían abstenerse de pretender enrarecer el ambiente con los maniqueos argumentos, de unos, que el virus fue creado en un laboratorio norteamericano para agredir a China y la alegría apenas disimulada de los otros por la aparición del virus en la isla.

El Covid-19 es la mutación de una vieja neumonía, aparecida en 1960, con alto índice de propagación y baja mortalidad, como se viene confirmando en la expansión de la enfermedad en un mundo globalizado con altísimo flujo de viajeros intercontinentales.

La iniciativa del alcalde, Carlos Giménez y comisionados cubanosamericanos de Miami Dade de suspender los vuelos hacia y desde Cuba más que una preocupación por sus electores obedece a una táctica politiquera y cortoplacista que consiste en meterle un dedo en el ojo de la dictadura verde oliva, aprovechando la histeria planetaria, sobre todo, porque en Estados Unidos ya hay más de mil trescientos veinte infectados y han fallecido 38 personas; ninguna infectada en Cuba.

Giménez, Esteban Bovo y Rebeca Sosa basan su criterio en la falta de transparencia del gobierno cubano. ¡Menuda novedad! y sorprenden a propios y extraños cuando han estado impasibles ante numerosos vuelos desde la isla, donde el dengue, el chikungunya y el cólera llevan tiempo enfermando a los cubanos.

Las insinuaciones de afiebrados comentaristas de la prensa anticubana que paga el partido comunista sobre la creación del virus en un laboratorio del complejo militar-industrial norteamericano solo machaca la picúa y añeja idea de Estados Unidos como causa de todos los males; ruido mentiroso que contrasta con las regulares apelaciones oficiales a Trump para que afloje el cerco y la propaganda reforzada contra el embargo y las restricciones del último año que han puesto la coyuntura en dos strikes sin bolas.

Sería deseable que los muhaidines verde oliva no caigan en la tentación de intentar usar la angustia que provoca la confirmación oficial de casos de coronavirus en Cuba para intentar solapar la escalada represiva que ejerce el tardocastrismo contra opositores políticos, artistas y periodistas independientes y la población empobrecida, en general, que ya bastante tiene con el Dengue endémico, Chikungunya y los brotes de cólera.

Escribir en CiberCuba, líder de las publicaciones cubanas por número de lectores y prestigio editorial, implica seguir informando desde la ecuanimidad y evitar el estruendo de ambos bandos, empeñados en una trifulca absurda que no cura, solo mantiene abierta las viejas heridas que la algarabía totalitaria provoca en la nación, desde mucho antes de la confirmación de tres turistas italianos que viajaron infectados de Covid-19 a La Habana y Trinidad.

Ah, y ya sabemos que en otros sitios, como en la propia España, el gobierno ha reaccionado tarde y mal al avance de la epidemia; pero a nosotros nos duele y preocupa Cuba, donde esperamos que las autoridades hagan bien su trabajo, eviten caer en la tentación politiquera y ordenen al frente ideológico mesura, que es la receta de Silvio Rodríguez y Kcho para revocar el encarcelamiento de Luis Manuel Otero Alcántara y otros episodios represivos que no conseguirán acabar con descontentos como el de los pequeños empresarios privados de Villa Clara.

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985