Deborah Birx, en la Casa Blanca Foto © White House Government

Experta en coronavirus de la Casa Blanca deja de visitar a nieta enferma para proteger a Trump

La coordinadora del grupo de trabajo sobre coronavirus de la Casa Blanca, Deborah Birx, decidió no visitar a su nieta de 10 meses que se encontraba enferma, para proteger al mandatario Donald Trump y al vicepresidente Mike Pence. 

Durante la conferencia vespertina del lunes sobre la evolución de la pandemia del coronavirus, la funcionaria explicó que la niña tuvo "fiebre de 105 este fin de semana", (40.5 grados celsius); sin embargo, optó por no verla por temor a contagiar a los líderes del país.

"Soy doctora y no pude llegar allí”, dijo durante la rueda de prensa. "Ahora estoy tratando de explicarle a mi hija cómo escuchar sus pulmones. Cómo escuchar sus pulmones, cómo escuchar los pulmones del bebé...", expresó.

Trump, quien se encontraba cerca de Birx le preguntó "¿Pero no llegaron allí, no llegaron allí?"; a lo que ella respondió: “No fui allí por ustedes dos”, afirmó mientras señalaba a Trump y a Pence, y agregó: "Quiero decir, no puedes correr ese tipo de riesgo con los líderes del país".

Luego de compartir su experiencia, la doctora instó a las personas en áreas particularmente de alto riesgo a quedarse en casa tanto como sea posible.

"Quiero que cada personas tome esto en serio. Es una responsabilidad de cada uno hacer lo que esté a su alcance para evitar ir a un hospital y enfrentar una situación allí. Eso hará la diferencia en las próximas semanas", recomendó, así como evitar los viajes de compras y cuando sea necesario enviar un miembro por familia.

Por último, aseguró que su nieta está "saliendo de eso". No hizo comentarios ni identificó la enfermedad que aqueja a la niña.  

Estados Unidos vive dramáticas horas por el avance del coronavirus en las principales ciudades del país. El número de casos confirmados ya supera los 368 mil y la cifra de fallecidos casi roza los 11 mil decesos, según datos del Centro de Recursos de la Universidad John Hopkins.

Sobrepasado por la emergencia sanitaria, el Trump expresó en días pasados que a la sociedad estadounidenses le esperan días "muy, muy difíciles", mientras la Casa Blanca estimó en más de 100.000 la cifra de muertes por el COVID-19.

Nueva York continúa siendo el epicentro del coronavirus en el país, con más de 130 mil casos confirmados y más de 4.700 fallecimientos.  Nueva Jersey, California y Washington, son otros de los estados más afectados por el virus.

El domingo, el cirujano general de EE.UU., Jerome Adams, advirtió que la próxima "será la semana más difícil y más triste de la vida de la mayoría de los estadounidenses", ya que se espera que la cifra de fallecimientos por coronavirus se dispare.

"Este será nuestro Pearl Harbor y nuestro 11 de septiembre, solo que no será localizado en un solo lugar, sino que ocurrirá en todo el país, y quiero que Estados Unidos entienda esto", expresó Adams durante una intervención en Fox News Sunday.

No obstante, funcionarios de salud creen que aquellas zonas del país que se han inclinado por medidas que favorecen el distanciamiento social, podrían estar experimentando una desaceleración en el crecimiento de los casos de coronavirus.

Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985