Un hombre se hace un test de coronavirus en Florida (Imagen referencial) Foto © Ron DeSantis/ Twitter

Florida lidera crecimiento de coronavirus en EE.UU. mientras el país supera los 2.5 millones de contagios

Florida se sitúa al frente de los estados con más crecimiento de coronavirus en Estados Unidos, en un momento en que el país supera los 2.5 millones de contagios.

Según los datos de este domingo del Departamento de Salud estatal, el territorio registra un acumulado de 141.075 pacientes diagnosticados, tras confirmar en las últimas 24 horas 8.577 personas con el COVID-19.

La cifra aunque es muy alta, es inferior a la reportada el sábado pasado, cuando informó de 9.585, lo que supuso un nuevo récord de contagios.

Hasta el momento han muerto 3.419 pacientes, lo cual ubica al estado en el puesto número siete a nivel nacional en cuanto a número de fallecidos.

Kami Kim, directora de la División de Enfermedades Infecciosas y Medicina Internacional de la Universidad del Sur de Florida, comentó que los líderes de su estado se adjudicaron una victoria demasiado pronto, después de que se levantaran las restricciones a la actividad económica y al confinamiento, a principios de mayo.

“Fue una negación completa por parte de un amplio sector político”, señaló citada por la agencia Reuters.

La experta ha pronosticado que Florida podría volver a adoptar las medidas de confinamiento de la población. “Desafortunadamente, nuestra comunidad todavía no se lo toma muy en serio. La gente no lleva mascarillas”, lamentó.

Pese a este criterio, las autoridades insisten en mantener el proceso de reactivación de la economía y apelan a la responsabilidad ciudadana a la hora de cuidarse.

El propio gobernador Ron DeSantis atribuye el aumento del coronavirus a los casos de jóvenes asintomáticos así como al incremento de pruebas para diagnosticar el virus.

A tono con esta afirmación, la única medida restrictiva tomada por él en las últimas horas fue la de prohibir el consumo de alcohol en los bares independientes, aunque se seguirá permitiendo su venta en los restaurantes.

El pasado viernes, cuando el territorio reportaba más de 8.500 casos de COVID-19, el Departamento de Regulación Comercial y Profesional suspendió de forma inmediata el comercio de alcohol en bares, una decisión que consideró “prudente” y necesaria “para detener este aumento en los casos”.

Según el gobernador, la disposición persigue evitar que los floridanos, sobre todo los más jóvenes, eviten los espacios cerrados con poca ventilación y otros que aun siendo abiertos, suelen reunir una alta concentración de personas.

A lo interno de Florida el condado más afectado es Miami-Dade, con 31.562 casos, una cifra que lo sitúa en el décimo puesto en la lista de los condados del país con mayor presencia del coronavirus, de acuerdo a los datos de la Universidad Johns Hopkins.

Debido a ello el alcalde Carlos Giménez ordenó cerrar el acceso a las playas el próximo fin de semana, cuando se celebra el 4 de julio, una fecha que suele congregar multitudes que festejan el Día de la Independencia tomando el sol y disfrutando de las aguas del estado.

Giménez anunció el pasado viernes que se clausurarán playas y parques públicos y se prohibirán reuniones de más de 50 personas, mediante una orden de emergencia que suspenderá la entrada de la población en playas y parques desde el sábado 3 de julio y hasta el miércoles 7 de ese mes.

“A medida que continuamos viendo más resultados positivos de la prueba del COVID-19 entre los adultos jóvenes y aumentos en las hospitalizaciones, he decidido que lo único prudente para detener este reciente aumento es tomar medidas enérgicas contra las actividades recreativas que ponen a nuestra comunidad en general en mayor riesgo”, dijo el funcionario en un comunicado emitido.

“Los fuegos artificiales (del 4 de julio) se deben ver desde la casa o desde un vehículo estacionado”, añadió el documento.

Otros líderes locales han tomado diversas medidas de prevención. Una de ellas fija la obligación de usar la mascarilla en lugares públicos, una orden emitida por el alcalde Francis Suárez a los residentes de la ciudad de Miami.

Esta nueva disposición, que sin embargo ha sido ignorada por DeSantis pese a ser un reclamo de especialistas de la salud, conlleva una sanción de hasta 500 dólares de multa para aquellos que la incumplan.

“Los revestimientos faciales se deben usar en público en todo momento y hasta nuevo aviso, con excepciones limitadas y específicas”, establece la norma jurídica.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985