Parte de la brigada de salud cubana junto a ministro de Sanidad de Andorra, Joan Martínez Foto © Consulado cubano en Barcelona

Regresan a Cuba últimos miembros de la brigada médica enviada a Andorra

Los miembros de la brigada médica cubana que durante tres meses trabajó en Andorra en el enfrentamiento a la pandemia de coronavirus partieron este jueves de vuelta a la isla.

Se trata del último grupo de sanitarios que aún permanecía en el país europeo, luego de que el pasado 26 de mayo regresaran a Cuba 13 de los 39 especialistas que conformaban la delegación.

En aquella ocasión medios de prensa locales informaron que este último grupo de galenos permanecerían laborando en dos hospitales hasta mediados de junio pasado.

El ministro de Salud de Andorra, Joan Martínez Benazet, acudió hasta el alojamiento de los especialistas isleños, situado en Andorra la Vieja, la capital del Principado, para despedirse de ellos.

El funcionario afirmó que cuando los profesionales isleños llegaron a finales de marzo, el país, de apenas 77 000 habitantes, estaba muy afectado por la pandemia.

“Tuvimos una tasa de infección de 1100 personas por 100. 000 habitantes, equivalente a las de las ciudades más afectadas de Europa”, recordó, citado por Cubadebate.

Martínez Benazet consideró que gracias a la disciplina de la población, que acataron las medidas de confinamiento social, al sistema de salud reforzado por los especialistas de Cuba, se logró controlar el virus.

“Pudimos dar a todo el mundo la misma atención y oportunidades y, afortunadamente, no tuvimos que limitar el acceso a las unidades de cuidados intensivos como ocurrió en otros lugares”, recalcó.

Pese a estas declaraciones del titular de Salud, la labor de los galenos cubanos en el Principado no ha estado exento de polémica.

A mediados de abril, el Servicio de Atención Médica de Andorra (SAAS) publicó un comunicado para salir al paso a un artículo de la prensa local que ponía en duda la capacidad profesional de algunos de los médicos y enfermeros cubanos.

Bajo el título ‘Sanitarios cubanos: más cuidadores que enfermeros’, el diario Altaveu denunció que parte del personal cubano tenía “poca capacitación y menos experiencia en asuntos clínicos”, lo cual habría obligado a ponerlos en “tareas de segunda fila, entre comillas y con el debido respeto”.

Según rebatió entonces la Dirección del Servicio de Salud del país, alegando que “las manifestaciones, tal y como se expresaron, no son ciertas”, y que habían constituido un “agravio” para los médicos cubanos.

El pasado 25 de junio se conoció que un médico y una enfermera que formaban parte de la brigada desertaron y marcharon hacia España con la intención de solicitar asilo político.

El doctor, identificado como Dariel Romero, era militar y uno de los jefes de la misión. Es especialista en Anestesiología y en Cuba era el jefe del servicio de urgencias y emergencias del Hospital Militar Doctor Carlos J. Finlay (conocido como el Hospital Militar) en La Habana.

Como es habitual en estos casos la prensa oficialista ignoró el hecho y la delegación solo expresó que, de confirmarse la huida, era una decisión personal.

Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985