Rosa María Paya (i) y Parte de la ayuda humanitaria recogida en Miami (d) Foto © Collage Facebook/Rosa María Payá

Rosa María Payá exige al gobierno de Cuba que libere la ayuda humanitaria enviada desde Miami

La activista del movimiento Cuba Decide, Rosa María Payá, hizo algunas aclaraciones este miércoles sobre la ayuda humanitaria recaudada en Miami, e instó al gobierno a no “secuestrar” esa ayuda en los momentos de crisis que atraviesa el pueblo cubano.

“Es una victoria que hayamos podido poner la ayuda humanitaria en la isla”, dijo la opositora en un vídeo difundido a través de Facebook, en el que reiteró que la ayuda permanece retenida en la Aduana de Cuba.

Ante diversas inquietudes surgidas en los últimas días, Payá explicó cuál fue el proceso seguido para hacer llegar la ayuda a territorio cubano. Explicó que Solidaridad entre Hermanos -de la Plataforma “Cuba en Crisis”- hizo la donación de la carga a iglesias en Estados Unidos, y que esas iglesias hicieron a su vez la donación a iglesias en la isla.

Las iglesias en la isla recibieron la notificación de la naviera de que la carga había llegado al puerto del Mariel, y con esa notificación hicieron a la Aduana el pedido de liberación de la carga.

Sin embargo, precisa que luego "la Aduana dejó de responderle a las iglesias en la isla"; y asegura que esas iglesias "han ido varias veces a reclamar la liberación de esa carga" pero la Aduana no da una respuesta conclusiva, lo que indica que la donación permanece “secuestrada”.

“En ningún momento, esa carga se envió a los directivos del Consejo de Iglesias ni mucho menos a instituciones del gobierno” -subraya la activista- motivo por el cual enfatiza que “ni los directivos del Consejo de Iglesias, ni el PCC, ni la Aduana, que ya procesó la carga, pueden rechazar las donaciones que están territorio nacional y que no tienen vuelta atrás”.

“Sabemos que otras cargas están retenidas y denunciamos a los cuerpos represivos y a sus agentes, que han pedido datos específicos sobre los contenedores y sobre las familias registradas", indicó la activista de Cuba Decide, que también dejó un mensaje para la prensa independiente.

“A todos los amigos de la prensa independiente, agradecemos el interés y todas las preguntas son bienvenidas”, dijo Payá, aunque indicó que hay datos que no pueden ser públicos todavía porque tienen que “proteger a las personas que han tomado un riesgo en este esfuerzo”.

“Como ustedes saben, no es lo mismo reportar en democracia que en la Cuba totalitaria”, concluyó. Payá subrayó que de momento no van a dar datos ni nombres, y que es obligación de la Aduana entregar las cargas que están retenidas.

La opositora calificó de “crimen contra la familia cubana secuestrar esos productos en un momento de grave crisis humanitaria”, e instó al gobierno a liberar la ayuda cuanto antes.

Antecedentes

En mayo, la Fundación para la Democracia Panamericana (FDP), en colaboración con la Alcaldía de Miami presentaron la campaña “Solidaridad entre Hermanos”, que tuvo como fin recoger productos de primera necesidad para enviar a Cuba en medio de la crisis sanitaria generada por el coronavirus.

La activista cubana Rosa María Payá y Francis Suárez, alcalde de Miami, fueron algunos de los que participaron en el lanzamiento de la iniciativa online, que recaudó artículos como jabón, detergente, guantes, leche en polvo y comida enlatada.

El pasado 10 de agosto, Rosa María Payá aseguró a través de un vídeo difundido en sus redes sociales que la ayuda humanitaria recogida por el exilio en Miami había llegado a su destino, pero no ofreció mayores detalles.

“Estamos alertando también a todos los líderes de las iglesias y los miembros de la sociedad civil independiente y la oposición que se han comprometido con la distribución de la ayuda a estar atentos, porque en cualquier momento empezamos”, dijo Payá entonces.

A continuación, el progubernamental Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) calificó de "ofensa al pueblo y las iglesias" la ayuda humanitaria recaudada en Miami como iniciativa de Payá y otras organizaciones del exilio.

"Consideramos que la campaña de la llamada activista Rosa María Payá del llamado proyecto Cuba Decide es una ofensa al pueblo y a las iglesias cubanos", aseguró el reverendo Antonio Santana Hernández, presidente del CIC, que no incluye a las iglesias católicas, amparadas en su propio sistema de cooperación a través de Cáritas.

El reverendo Santana cuestionó a los promotores de la campaña de ayuda humanitaria y calificó de interés "político y económico" esa "supuesta ayuda”, que desvinculó de la trayectoria de "hermandad y solidaridad de las iglesias cubanas y estadounidenses".

Contra la iniciativa también se pronunció el Reverendo Joel Ortega Dopico: "Las iglesias cubanas no nos prestamos a la manipulación de falsos intereses, que nada tienen que ver con el espíritu y la vivencia del Reino de Dios, y del puro y verdadero Evangelio de Cristo que nos enseña a vivir en solidaridad, en igualdad y amor; buscando siempre el bien y lo mejor para todos y todas en nuestra sociedad", dijo Ortega Dopico en un comunicado.

En medio de la polémica, Payá publicó el 15 de agosto un mensaje dirigido a los máximos representantes del Consejo de Iglesias de Cuba, en el que aclaró que "la ayuda no pertenece a los reverendos Santana y Dopico. El presidente y el secretario del Consejo de Iglesias (de Cuba) no tienen nada que rechazar porque la ayuda humanitaria no se les envió a ellos", aclaración en la que ha insistido la activista en su mensaje de este miércoles.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985