Joven cubano apuñalado en el cuello en Cuba Foto © Haidee Ges Barrientos / Facebook

Madre de un joven apuñalado en el cuello en Cuba denuncia que el agresor sigue en libertad

Una madre cubana ha denunciado en Facebook que su hijo fue apuñalado en el cuello el 24 de agosto y, desde entonces, el agresor sigue en libertad.

Haidee Ges Barrientos, madre del agredido, Liván Mustelier Ges, criticó la actuación de la Policía de la localidad de Capri, en Arroyo Naranjo, La Habana, porque asegura que no han tenido en cuenta la denuncia por lesiones graves que interpuso tras el suceso.

Según explica Ges Barrientos, en esa estación de la PNR, ubicada en la Calzada de Bejucal, ha habido cambios, pero en su opinión, no han sido suficientes.

Su hijo Liván, vecino de Calzada de San Agustín 627, entre Victoria y José Miguel, en el reparto Calvario-Fraternidad, fue apuñalado en el cuello por un hombre que estaba en libertad condicional cuando lo agredió y que no ha vuelto a entrar en prisión pese a lo ocurrido.

A esta madre cubana le preocupa que la situación pueda desencadenar un nuevo conflicto porque en su casa viven muchos jóvenes. Su hijo está haciendo el servicio militar en la Clínica de 19 y G, en el Vedado, y desde el entorno del agresor continúan llegando amenazas.

Su familia, añade, cumplió con el deber de denunciar, pero se ha dado cuenta de que no ha servido de nada. Para empezar, a su esposo le dieron un número equivocado de denuncia (le dijeron que era el 474371 en lugar del 47497). La familia se dio cuenta del error porque no aparecía en ningún registro.

Solo encontraron la denuncia gracias a la insistencia y a las reiteradas quejas que han hecho cada vez que se dan nuevas provocaciones del agresor en el barrio. Pero para su sorpresa, esa denuncia no había sido transferida a los investigadores y así se lo habría confirmado a la familia el teniente "Yohan".

El hijo de Haidee Ges Barrientos ya está en casa, recuperándose de la herida que le pudo costar la vida. En el hospital, como no podía articular palabra, debido a la herida, le tomaron declaración por escrito. La copia que le dieron es casi ilegible y lo único que sabe la familia es que en esa denuncia solo aparece el nombre del agresor y sus datos personales, pero eso no prueba que apuñaló a su hijo en el cuello y hasta el momento no han tenido acceso a la declaración archivada.

Lo único que le han dicho en la PNR es que saldrán a ver si encuentran al hombre que acuchilló a su hijo en el cuello, pero eso, recalca, se lo dijeron hace días y mientras tanto, el agresor y personas de su entorno "campean por su respeto".

En opinión de esta madre cubana, tal y como están las cosas, a estas alturas podría haber tenido lugar "una masacre" de la que unos saldrían hacia el hospital y "otros a ponerles flores. Y el resto, al machete, de generación en generación, que es lo que se estila en Arroyo Naranjo", señaló en un post compartido en Facebook y que ella aspira a que se haga viral.

"Entonces, qué hace la PNR de este municipio además de no hacer nada útil? ¿Qué tiene que ocurrir para que justifiquen su remunerado salario? ¿Estamos hablando de corrupción? ¿Existen realmente familiares de este individuo en la PNR que pueden impedir el seguimiento de la investigación?", se pregunta.

Acto seguido, la madre aclara que no considera que esta denuncia que ha hecho en Facebook sea "una vía contrarrevolucionaria" y lamentó que es "la más rápida para que alguien con dignidad le preste atención a la población que habita en este reparto, que ni en la maqueta de La Habana está presente", dijo antes de firmar el texto como "una madre que no quiere ver más sangre derramada y cuenta con la ley para ello".

Un verano sangriento

El mes de agosto registró varias agresiones de arma blanca en la isla. La joven cubana Mailín Diéguez, de 35 años, fue asesinada a machetazos por su exmarido entre las ocho y las nueve de la noche del viernes 14 de agosto. Osmani Álvarez Fuente, su asesino, comentó un día antes con sus vecinos que iba a matarla, pero nadie hizo nada por impedirlo.

Dos días después, Diana Márquez Valdés, de 34 años, fue asesinada a puñaladas en la calle de La Vereda de Caimito, en la provincia de Artemisa. La mató su marido, Luis Maurín, de unos 50 años, residente en Bauta.

En Holguín, también en agosto, Sonia Bermúdez Torres, de 32 años y con tres hijos menores de edad, murió a puñaladas y degollada por su expareja.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985