Presentación digital del semanario LIBRE de Miami Foto © Captura de la web/CiberCuba

Polémica sobre artículo "racista y antisemita" en semanario de Miami involucra a comunidad cubana

Las disculpas del diario The Miami Herald por distribuir un suplemento en español con referencias antisemitas y diatribas racistas contra el movimiento Black Lives Matter (BLM) ocuparon esta semana titulares en los principales medios de comunicación de Estados Unidos, con una estela de interrogantes sobre las manifestaciones políticas de la comunidad cubana en el sur de Florida.

La tormenta comenzó con una carta pública de la dirección de The Miami Herald a los lectores, anunciando que su compañía terminaba de inmediato la relación contractual con el semanario LIBRE para imprimir, publicar y distribuir su producto.

"Lamentamos profundamente que comentarios inflamatorios, racistas y antisemitas hayan llegado a los suscriptores de El Nuevo Herald a través de LIBRE, una publicación en español que pagaba a nuestra compañía para imprimir su producto e insertarlo en nuestra edición impresa como un suplemento semanal", indicó la misiva firmada por Aminda Marqués González, editora  y directora ejecutiva de The Miami Herald y El Nuevo Herald, y Nancy San Martín, subdirectora de El Nuevo Herald.

La declaración de las ejecutivas del Herald se refería a una columna titulada "Judíos americanos y judíos israelíes", del periodista cubano exiliado Roberto Luque Escalona, en la cual el autor compara a los activistas de BLM con "los matones nazis" que arrasaron los negocios judíos en Alemania en 1938.

El caso escaló hasta las páginas de diarios como The New York Times y The Washington Post, y la emisora NPR, y desató una ola de críticas en las redes sociales contra el artículo de LIBRE y Luque Escalona.

La senadora estatal de Florida, Annette Taddeo, reaccionó airada en Twitter tras la distribución del suplemento.

"Como judía, como demócrata hispana, pero sobre todo como ser humano, ¡esto es inaceptable! ¡Todos nosotros, sin importar nuestra filiación partidaria, tenemos la obligación de repudiar y condenar este mensaje antisemita y racista que no debería tener cabida en la política americana!", opinó Tadeo.

LIBRE, fundado en 1966 por el empresario cubanoamericano Demetrio Pérez Jr, se autodenomina como el "único diario digital y semanario escrito cubano libre del mundo". Su lema es "Por un mundo libre y una comunidad mejor".

Pérez, de 75 años, un acaudalado hombre de negocios, es propietario de las escuelas Lincoln-Martí, y se ha visto reflejado en los primeros planos de la opinión pública tanto por responsabilidades políticas y acciones caritativas como por ser convicto de fraude al sistema gubernamental de viviendas y recibir una condena por un tribunal federal en 2001.  

Enviado por sus padres a Estados Unidos en la Operación Pedro Pan, en 1962, Pérez fue comisionado de la Ciudad de Miami (1981-85) y miembro de la Junta Escolar de Miami-Dade. En 1982 lideró una campaña para impedir el rodaje de la película Scarface, de Brian de Palma, en locaciones de Miami si los productores no cambiaban el guion, por considerarlo ofensivo para la comunidad cubana y los llamados "marielitos".

En el artículo publicado por LIBRE, Luque Escalona mencionó que algunos judíos "siempre están hablando del Holocausto", pero suelen olvidar la Kristallnacht, cuando los matones nazis arrasaron los negocios judíos en toda Alemania, y señaló que a diferencia de activistas de BLM y Antifa, "los nazis no robaron; sólo destruyeron".

Varios medios estadounidenses han salido a precisar que durante y después de la noche de la Kristallnacht o Noche de los Cristales Rotos, en noviembre de 1938, numerosos negocios de propiedad judía en Alemania fueron saqueados y destruidos, y los judíos fueron obligados a pagar por los daños, de acuerdo con el Museo y Centro del Holocausto en Israel.

La Liga Antidifamación de Florida ha manifestado su rechazo al contenido del artículo, publicado el pasado 11 de septiembre.

La columna fue calificada de "increíblemente ofensiva" por el Herald, aunque LIBRE sigue defendiéndola con el argumento del derecho constitucional a la libertad de expresión.

"El hecho de que ningún ejecutivo, empezando por nosotras, había leído este suplemento hasta que el asunto en cuestión salió a relucir por la queja de un lector, es preocupante. Es una de una serie de fallas internas que estamos investigando para evitar que vuelvan a ocurrir", agregó el comunicado empresarial.

Un resultado preliminar de la investigación, dado a conocer este domingo, atribuyó la distribución del material de LIBRE a “lapsos significativos” en los procedimientos de producción de la compañía, y atribuyó lo sucedido a la falta de "una supervisión holística [sic] en los productos por parte de cualquier persona en publicidad o en El Nuevo Herald que pudiera haber detectado este problema”. La información sobre la marcha de la pesquisa aparece en un comunicado enviado por Tony Berg, vicepresidente de Publicidad de McClatchy, la empresa matriz de The Miami Herald y El Nuevo Herald.

“No hubo una revisión formal del contenido para este suplemento de pago en nuestro departamento de Publicidad y nunca pasó por las manos de la sala de redacción. No ha habido ninguna indicación de que evitamos revisar este contenido vil para recaudar ingresos”, dijo Berg en el comunicado de McClatchy.

Las ejecutivas del Herald dicen que después de que el lector alertó sobre el contenido del artículo de LIBRE, se dedicaron el pasado fin de semana a revisar ediciones anteriores y quedaron asombradas al "descubrir varios ejemplos de comentarios antisemitas y racistas desde enero".

"Estamos investigando la relación de negocios de la compañía con LIBRE", añadió la carta, que reconoció que el Herald no contaba con un proceso de revisión para suplementos similares.

Sin embargo, dos fuentes internas de El Nuevo Herald aseguraron a CiberCuba que el tema de las columnas y manifestaciones presuntamente racistas y antisemitas aparecidas en LIBRE había sido objeto de críticas por al menos un empleado de la compañía, pero la dirección no las atendió debidamente.

El comunicado de McClatchy admitió que se recibieron dos quejas anteriores sobre LIBRE, que no fueron trasmitidas a los gerentes, y señaló que la revisión interna del caso no está aún completa. "Reconocemos que esto es solo el comienzo de lo que tenemos que hacer para reparar completamente nuestra relación con la comunidad”, señaló la corporación, con sede en Sacramento, California. 

A través de una nota editorial publicada el pasado jueves, LIBRE rechazó la suspensión del Herald.

"LIBRE se siente profundamente agraviado por la decisión prematura e impulsiva de El Nuevo Herald y su liderazgo de incumplir sus obligaciones contractuales y, más fundamentalmente, de azotar el mismo derecho que subyace a su propia existencia: la libertad de expresión", dijo el semanario en un comunicado.

La declaración explicó que, a pesar de tener copias anticipadas de todas las ediciones de LIBRE y el derecho a revocar cualquier contenido con el cual no estuviera de acuerdo, El Nuevo Herald nunca sugirió -ni una sola vez- que algún artículo del semanario fuera inapropiado.

La relación contractual entre ambas publicaciones se extendió por 30 semanas, desde el pasado enero. 

LIBRE dijo que puede estar en desacuerdo con el columnista y sus comentarios, pero defendió "su derecho a decirlos, como debe ser". También mencionó que Luque Escalona fue columnista de El Nuevo Herald por más de una década.

Sin embargo, la nota de LIBRE excluyó el hecho de que Luque Escalona fue suspendido en 2001 como columnista de El Nuevo Herald por el entonces director Carlos Castañeda, tras publicar un artículo con expresiones ofensivas hacia la comunidad puertorriqueña.

El viernes, Pérez y Luque Escalona rechazaron las acusaciones en su contra en un reportaje de América TeVe-Canal 41 en Miami.

"Acusarme a mí de antisemita es algo totalmente ridículo, porque no es que yo sea antisemita, yo soy sionista y defensor irreductible del Estado de Israel", dijo Luque Escalona a la televisora.

Pero la controversia sobre el diferendo LIBRE-Herald ha rebasado el artículo de Luque Escalona para diseminarse hacia otros cuestionamientos sobre el papel de los medios hispanos y las expresiones políticas de la comunidad cubana en el área de Miami.

Esta semana el periodista Tim Padgett, editor jefe para las Américas de la estación WLRN-NPR, abordó el tema alertando que los cubanos y los latinos ya no son una minoría en el Sur de Florida, y sus medios no pueden cometer "imprudentes excesos" al margen del  escrutinio público.

"Un problema mayor aún persiste en el sur de Florida como un tío intolerante que frecuenta la mesa familiar todos los domingos. Me refiero a la impunidad de la que goza el material racista y difamatorio en las páginas y ondas de los medios latinos. Los medios que representan a la comunidad mayoritaria, al menos en el condado de Miami-Dade", dijo Padgett en un artículo titulado "The Libre Crisis Is Part Of A Larger, Toxic Problem In Miami's Spanish-Language Media".

El periodista se cuestionó si los líderes cubanos y latinos entienden realmente las responsabilidades que deben venir con ser esa mayoría, en medio de un "febril impulso conservador en la comunidad latina para etiquetar cualquier cosa que no esté alineada con el Presidente [Donald] Trump como comunista, socialista y de otro modo satánico".

El artículo de Padgett mencionó figuras de las emisoras locales Radio Mambí y Actualidad Radio que se han sumado a validar teorías de conspiración contra el presidente Trump.

La marea radial de Miami no dejó de agitarse tras las advertencias de Padgett.

El jueves, la comentarista Carinés Moncada arremetió contra BLM y los partidarios del candidato demócrata Joe Biden durante un espacio vespertino en Actualidad Radio.

Citando un informe de la activista afroamericana Patrisse Cullors, cofundadora de BLM, la periodista concluye que este movimiento social "involucra invocar espíritus, en pocas palabras, practicar la brujería, lo negro".

"¿Usted se pregunta por qué están destrozando, por qué están quemando, por qué están atacando personas de la tercera edad, por qué quieren la muerte de los policías? Porque están vibrando con el Diablo, están vibrando con la negatividad, están vibrando con lo oscuro. Eso es BLM y el que vote por Biden desafortunadamente está apoyando eso", dijo la comentarista, que es de origen venezolano.

El pronunciamiento fue fustigado el viernes por el analista cubanoamericano Daniel Álvarez, profesor de Teología de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) y anfitrión del programa "Pasa la Tarde" de Radio Caracol.

Una fuente de la campaña de Biden en Florida dijo a CiberCuba que escucharon la grabación y presentarán una queja ante la dirección de Actualidad Radio por difundir información distorsionada y falsa sobre el candidato demócrata.

CARTA PÚBLICA DE THE MIAMI HERALD Y EL NUEVO HERALD / 14 de septiembre de 2020

Estimados lectores,

Hoy notificamos a LIBRE que vamos a terminar nuestra relación contractual y que ya no vamos a imprimir, publicar o distribuir su producto.

Lamentamos profundamente que comentarios inflamatorios, racistas y antisemitas hayan llegado a los suscriptores de El Nuevo Herald a través de LIBRE, una publicación en español que pagaba a nuestra compañía para imprimir su producto e insertarlo en nuestra edición impresa como un suplemento semanal.

El hecho de que ningún ejecutivo, empezando por nosotras, había leído este suplemento hasta que el asunto en cuestión salió a relucir por la queja de un lector, es preocupante. Es una de una serie de fallas internas que estamos investigando para evitar que vuelvan a ocurrir.

¿Cómo sucedió?

El viernes, un lector nos señaló una columna increíblemente ofensiva publicada en LIBRE. Dedicamos el fin de semana a revisar ediciones anteriores y quedamos asombrados de descubrir varios ejemplos de comentarios antisemitas y racistas desde enero, material que nunca cumpliría nuestras normas editoriales en el Nuevo Herald y el Miami Herald.

Estamos investigando la relación de negocios de la compañía con LIBRE. Además, estamos revisando todos los productos insertados y la manera en que manejamos estos suplementos pagados que la compañía imprime y distribuye con nuestros productos noticiosos. Nuestra investigación inicial ha encontrado que no tenemos un proceso de revisión para LIBRE y otros suplementos similares cuyo contenido es manejado por los clientes que pagan por el servicio.

Nuestros lectores acuden a el Nuevo Herald en busca de reportajes locales basados en los hechos y no podemos justificar el hecho de que material de este tipo haya llegado a nuestros lectores.

En interés de la transparencia con la comunidad, vamos a compartir las conclusiones de nuestra investigación relacionada con LIBRE, que se publicará en inglés y español para finales de esta semana.

La transparencia es un valor fundamental del periodismo. Nuestra organización noticiosa es una institución de nuestra comunidad y debemos apegarnos a las normas de transparencia que esperamos sobre las instituciones que cubrimos.

Prometemos trabajar incansablemente para conservar la confianza que hemos ganado entre nuestros lectores.

Aminda Marqués González es editora y directora ejecutiva del Miami Herald y el Nuevo Herald. Nancy San Martín es subdirectora de el Nuevo Herald.

NOTA EDITORIAL DE LIBRE/ 17 de septiembre de 2020

LIBRE se siente profundamente agraviado por la decisión prematura e impulsiva de El Nuevo Herald y su liderazgo de incumplir sus obligaciones contractuales y, más fundamentalmente, de azotar el mismo derecho que subyace a su propia existencia: la libertad de expresión. En un momento de la historia de nuestra nación en el que cada periodista debería exigir un intercambio libre de ideas y una expresión plena de ellas, el liderazgo de El Nuevo Herald ha optado por intentar silenciar un periódico comunitario.

LIBRE es un periódico que ha existido durante más de cinco décadas. Publica artículos y la opinión de columnistas al igual que El Nuevo Herald. Las opiniones y los pensamientos de los columnistas de LIBRE son propias de esas personas, al igual que los de los columnistas de El Nuevo Herald.

El Nuevo Herald, a pesar de tener copias anticipadas de todas las ediciones de LIBRE y el derecho a revocar cualquier contenido con el cual no estuviera de acuerdo, nunca sugirió -ni una sola vez- que algún artículo de LIBRE fuera inapropiado –ni uno—. La semana pasada, después de que un lector criticara uno de los artículos de un columnista de LIBRE, El Nuevo Herald tomó la decisión unilateral de incumplir su contrato con LIBRE y dejar de publicar el periódico. Este mismo columnista de LIBRE que El Nuevo Herald está censurando fue columnista de El Nuevo Herald durante más de una década.

Aunque LIBRE puede estar en desacuerdo con el columnista y sus comentarios, defiende su derecho a decirlos, como debe ser.

Irónicamente, la editora de The Miami Herald, hace dos semanas defendió un columnista del Herald que hizo lo que algunos clasificaron como comentarios racialmente insensibles al afirmar que “el derecho a la libertad de expresión y la libre prensa son fundamentales para nuestra democracia”, añadiendo que “a diferencia de los periodistas, los columnistas tienen amplia libertad para expresar sus opiniones”. Estos derechos están consagrados en la Constitución de Estados Unidos y no son exclusivos de El Nuevo Herald.

La decisión de El Nuevo Herald fue, es y sigue siendo equivocada. A pesar de las acciones injustas de El Nuevo Herald, LIBRE continuará siendo publicado, como lo ha sido durante más de 54 años.

Dios bendiga a América, al libre intercambio de ideas y al derecho de la libertad de expresión.

Archivado en:

Wilfredo Cancio Isla

Periodista de CiberCuba. Doctor en Ciencias de la Información por la Universidad de La Laguna (España). Redactor y directivo editorial en El Nuevo Herald, Telemundo, AFP, Diario Las Américas, AmericaTeVe, Cafe Fuerte y Radio TV Martí.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985