El vicepresidente cubano Ricardo Cabrisas y la presidenta del Senado ruso, Valentina Matviyenko Foto © Twitter de Ana Teresita González

Nuevo incumplimiento de Cuba en el pago de su deuda a Rusia

El gobierno cubano reconoció retrasos en el cumplimiento de sus obligaciones con Rusia y lo justificó debido al embargo estadounidense y al impacto económico de la pandemia.

“Son dos factores que están repercutiendo en nuestra economía e impactan en nuestras relaciones económicas bilaterales”, dijo Cabrisas. “A consecuencia de ello hemos tenido algunos atrasos en este año 2020 para cumplir nuestras obligaciones”, dijo el viceprimer ministro Ricardo Cabrisas ante la presidenta del Senado ruso, Valentina Matviyenko.

De acuerdo con una nota del prensa del Senado ruso citada por la agencia EFE, el viceministro cubano reconoció que “prácticamente está paralizado todo nuestro intercambio, nuestro comercio” debido a los factores mencionados.

Pero “estamos convencidos de que saldremos adelante”, afirmó Cabrisas.

No obstante su convencimiento, el dirigente cubano fue cauto en poner plazos de tiempo al pago de sus obligaciones. Cabrisas, que se reunió con su homólogo ruso, Yuri Borísov, advirtió que “lo peor es que es difícil pronosticar cuándo podremos superar el impacto de la pandemia no solo en Cuba, sino en general”.

Por su parte, Valentina Matviyenko declaró que el encuentro de la comisión intergubernamental Rusia-Cuba marcará la continuidad de los acuerdos establecidos en noviembre de 2019, durante la visita de la delegación de la Asamblea Nacional de Cuba a Rusia.

“Valoramos el carácter estratégico de la cooperación intergubernamental ruso-cubana. El diálogo político intensivo y sustancial se mantiene a todos los niveles”, señaló la presidenta de la cámara alta del legislativo ruso.

En julio de 2014, la Duma (parlamento ruso) condonó el 90% de la deuda contraída en la época soviética, que ascendía a 35.000 millones de dólares. Con el acuerdo alcanzado, Cuba sólo asumía el pago de los restantes 3.500 millones, que serían destinados a proyectos conjuntos de inversión en la isla.

Según explicó Putin, quien viajó a La Habana en aquel entonces, la decisión era una prueba de la "naturaleza estratégica" de la relación bilateral; fundamentada en "una larga tradición de amistad fuerte, así como una experiencia rica y en muchos casos única de cooperación fructífera".

La “relación estratégica” que enarbolan ambos países ya no es la misma de los tiempos de la Unión Soviética. Ahora, esa cooperación ya no se fundamenta en los principios de solidaridad y hermandad entre los pueblos, sino en una pura y dura lógica geopolítica y de mercado, como reconoce Dmitri Abzálov.

En una entrevista de 2018 para la agencia Sputnik, el presidente del Centro de Comunicación Estratégica y experto principal del Departamento de Análisis del Centro de Estudios Políticos analizaba las causas por las que Rusia no solo perdonaba sus deudas a Cuba, sino que le concedía nuevos créditos.

"Hay dos opciones: o simplemente cancelar la deuda, o hacerlo por preferencias específicas. En el caso de Venezuela y Cuba, existen condiciones específicas. Por ejemplo, la conclusión de contratos militares, como en el caso de Venezuela. También el acceso al desarrollo de yacimientos como Orinoco", explicaba Abzálov en declaraciones a la agencia.

Según este experto, a cambio de la cancelación, se pueden obtener preferencias en varias industrias: energía, transporte y suministros de alimentos, además de compromisos de estos gobiernos para la compra de armamento en el mercado militar ruso.

"Ahora nos estamos alejando gradualmente de los préstamos entre Gobiernos y el uso de recursos presupuestarios, y nos estamos moviendo hacia el uso del sistema crediticio bancario", subrayó Dmitri Abzálov. "Se puede hacer que el dinero funcione en la economía de maneras muy diferentes, si se hace todo correcto", concluyó.

Como señala el economista cubano Elías Amor, Presidente de la Unión Liberal Cubana, “de todos los misterios de la economía cubana, que hay muchos y algunos realmente complejos, la situación y evolución de la deuda externa es, probablemente, el mayor.

El problema del incumplimiento de las obligaciones del gobierno cubano no afecta solo a Rusia: hay otros 13 países acreedores del régimen entre los que se cuentan España, Francia, Canadá o Japón. Recientemente su conoció que el actual ejecutivo argentino había orientado a su canciller reclamar una vieja deuda con la isla, que se remonta a los años 70.

En diciembre de 2015, “en plena euforia con la apertura de relaciones iniciada por Obama”, que describe Elias Amor, La Habana consiguió que sus acreedores internacionales le perdonasen 8.484 millones de dólares, de los 11.084 millones que debía desde 1986. Por aquel entonces, Cuba se comprometió a pagar los 2.600 millones de dólares restantes en un plazo de 18 años.

Ahora, con la crisis provocada por la pandemia, Cuba negocia sus impagos con el Club de París.  Según diversos medios, la solución temporal ha sido conceder una moratoria de un año a Cuba, si bien con algún tipo de penalización no especificada, que quizás esté por debajo del 9% que establece el acuerdo multilateral alcanzado en 2015.

Como en otras ocasiones, quizás haya miembros de este selecto Club que concedan una nueva prórroga o quita de la deuda, con la esperanza de que Cuba les abra algún día las puertas a sus inversiones en la isla. Sin embargo, la naturaleza estratégica de las relaciones entre Rusia y Cuba pudiera determinar que otros países acreedores tengan que aguardar por decisiones de Putin, que maneja las llaves de la deuda cubana.

Archivado en:

Ivan Leon

Licenciado en periodismo. Máster en Diplomacia y Relaciones Internacionales por la Escuela Diplomática de Madrid. Máster en Relaciones Internacionales E Integración Europea por la UAB.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985