Humedades, inundaciones y aguas albañales Foto © CiberCuba / Cortesía de los denunciantes

Vecinos de La Habana reclaman al Gobierno que solucione su problema de la vivienda

Los vecinos que viven en el sótano del edificio de la calle Pérez 520 en Luyanó, Diez de Octubre,  se quejan de ser engañados por las autoridades del Partido y el Gobierno municipales, quienes les prometieron desde junio una solución definitiva a su demanda de una vivienda digna.

En recientes declaraciones a CiberCuba, los vecinos de ese domicilio habanero se quejaron de ser ignorados a pesar de contar con un dictamen técnico de la Dirección Municipal de Vivienda que declara el inmueble como "inhabitable irreparable".

El 17 de junio una delegación estatal visitó el lugar y conocieron que en ese momento los vecinos vivían inundados de aguas albañales porque el motor que se encarga de evacuar los residuos líquidos estaba roto.

"Primero prometieron un motor, pero no llegó, luego que nos iban a trasladar a las que serían nuestras futuras viviendas, pero eso nunca sucedió y para callarnos trajeron el motor. Desde entonces continuamos aquí, en un edificio con humedades y malos olores", se lamentan los vecinos.

La situación de estas seis familias no es nueva. Desde hace varias décadas exigen a las autoridades de la capital que se solucione el problema, sin embargo solo se obtienen excusas y respuestas vacías.

"Hemos presentado cinco demandas ante Fiscalía y ha sido por gusto. Hemos sacado las cosas para la calle y protestar de manera pacífica, pero a ellos no les ha interesado resolver el asunto", comentaron a este medio de prensa los residentes del vetusto edificio.

Las viejas tuberías y el motor que se usa para evacuar las aguas albañales del edificio / Foto: Cortesía de los denunciantes

Como los apartamentos quedan por debajo del nivel del suelo y las tuberías de la edificación están obsoletas, solo es cuestión de que se agudice una situación que hasta el momento ha dejado secuelas en la salud de los residentes. Niños y adultos con asma, lesiones cutáneas por estar en contacto con aguas albañales y la inestabilidad psicológica de vivir en esas condiciones, son las consecuencias que afrontan cada uno de ellos.

Las seis familias deben compartir un único espacio para hacer sus necesidades fisiológicas. Pero antes deben depositar sus excrementos en otros recipientes para luego verterlos por el servicio sanitario, que queda en una planta superior y al cual se accede por una oscura y húmeda escalera.

"Nosotros pedimos que nos permitan vivir con dignidad. Incluso estamos dispuestos a servir como mano de obra en la construcción de nuestras viviendas, pero que nos faciliten el acceso a los materiales, a los recursos, porque lo que no queremos es seguir viviendo en estas condiciones", explicaron.

Humedad y grietas en las paredes / Foto: Cortesía de los denunciantes

La situación es desesperante, porque incluso hay vestigios de que los residentes del edificio quieren mantener sus casas con condiciones, pero reparar algo, subir el nivel del suelo, pintar las paredes es por gusto. "La humedad siempre aparece y lo destruye todo".

Uno de los afectados aseguró a CiberCuba que en sus 26 años de vida no sabe lo que es sentarse en una taza de baño ni ducharse, porque toda su vida ha estado así, como mismo le sucedió a su familia y al resto de los vecinos.

"Queremos una solución ya y que dejen de engañarnos", argumentaron.

Un baño colectivo en pésimas condiciones para todas las familias / Foto: Cortesía de los denunciantes

La crisis de la vivienda es un tema recurrente en Cuba, y en especial en la capital donde hay un déficit habitacional de más 185 mil casas, según datos oficiales de 2018. De los más de 716 mil hogares censados en la capital, casi la mitad se encuentra en estado crítico o regular.

Aunque el discurso oficialista insiste en que la vivienda es una de las prioridades del gobierno comunista cubano y se dice defensor de la Constitución de la República vigente desde 2019, lo cierto es que muy pocas soluciones ven los residentes de la isla que necesitan un techo digno donde vivir.

En La Habana, unas seis familias fueron reubicadas de manera temporal en unas oficinas de Vivienda porque su edificio está en inminente peligro de derrumbe. Sin condiciones para vivir y sin respuestas de a dónde los van a trasladar, denuncian también que el gobierno hace caso omiso a su situación. 

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985