Tienda en divisas donde no se venden cocinas eléctricas (Imagen referencial) Foto © CiberCuba

Cubanos en Holguín denuncian falta de medios para cocinar: ni electricidad ni gas licuado

Un grupo de jubilados residentes en el reparto Felton, ubicado en el municipio holguinero de Mayarí, denunciaron las malas condiciones que tienen para cocinar los alimentos y la falta de respuestas de las autoridades.

Seis vecinos que habitan en un mismo edificio de la localidad relataron a la sección Acuse de Recibo, del diario Juventud Rebelde, que ellos siempre fueron clientes del servicio de gas licuado. Pero en los años 2000, con la llamada revolución energética, el Gobierno les quitó los balones de gas para sustituirlos por equipos electrodomésticos que les vendieron.

“Les dejaron la electricidad como única opción para cocinar, además de dos balitas al año para reserva (en caso de fenómenos atmosféricos o interrupción de la corriente eléctrica)”, precisa la publicación.

Ha pasado más de una década y las mismas autoridades que les retiraron las balitas de gas, no les suministran nuevas resistencias eléctricas para reponer las de sus degastadas cocinas. Y también se suspendió la comercialización de las cocinas de inducción que hasta hace un tiempo se vendían en las tiendas en divisas.

Según refieren los vecinos de Felton, tampoco tienen derecho a adquirir balitas extra, ni a que la empresa les haga un contrato de gas licuado, como ha sucedido en otros territorios. La única alternativa que les dejan es la electricidad.

Por ello, temen verse obligados a cocinar con leña o a tener que usar hornillas eléctricas rústicas, que no ofrecen ninguna seguridad y consumen mucha más corriente.

Ante tal situación, los afectados decidieron llamar por teléfono a la empresa Cupet en Antilla, responsable de atender a los habitantes de Mayarí.

El funcionario que los atendió solo les dijo que ese problema existía en todo el municipio y no únicamente en ese edificio, sin brindarles ninguna solución.

Ni siquiera preguntó los datos de quién hacía la queja. Al decírsele que el caso se denunciaría a la prensa, se negó a dar su nombre y dio por terminada la llamada.

“Ante esta situación que atravesamos con los contratos de gas licuado, esperamos que las autoridades competentes encuentren alguna solución adecuada, lo cual agradeceríamos enormemente”, concluyen los reclamantes.

Son muchos los lugares en Cuba, sobre todo en provincias del interior, donde la población ha tenido que recurrir al uso de la leña y el carbón, ante la escasez de otros medios para elaborar los alimentos, como pasó en los peores tiempos del llamado Período Especial.

Aunque los residentes en Holguín desean un contrato con la empresa de gas licuado, esta vía tampoco es ni mucho menos segura. En Guantánamo, clientes de este servicio tuvieron que acudir a las viejas cocinas de carbón en enero pasado, ante la insuficiente distribución de balitas de gas por la crisis energética.

“Esto era ya de esperarlo. Nos vamos a sentir muy mal pero qué vamos a hacer”, declaró una afectada al portal de noticias independiente Cubanet.

En febrero, la empresa estatal Unión Cuba-Petróleo (Cupet) reconoció que más de un millón y medio de familias se habían visto perjudicadas por la escasez de gas licuado de petróleo.

“Hoy tenemos unos 1, 7 millones de núcleos que están afectados”, precisó a la web oficialista Cubadebate el jefe de combustibles domésticos de la entidad, Lucilo Sánchez Aquino.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985