Rene Navarro Arbelo Foto © Rene Navarro Arbelo/Facebook

René Navarro: Los viejos queremos vivir los años que nos quedan más tranquilos y sin hacer largas colas

El locutor y comentarista deportivo René Navarro también ha sido víctima de la crisis que vive el país, y dijo que le gustaría vivir los años que le quedan de vida de una manera más tranquila.

"Los viejos de 70, 75, 80 y más años desearíamos vivir los contados almanaques que nos restan un poco más tranquilos y NO sometidos a largas horas de espera para cualquier gestión", aseguró Navarro.

El locutor dijo que situaciones como estas sucedían con frecuencia en los bancos, oficinas de la vivienda, notarías, dependencias de la seguridad social, así como en otras entidades estatales que brindan servicios a la población.

"Reglas de juego que nos imponen estar de pie, mojándonos, sin un baño cerca, etc", indicó.

Navarro relató en la red social Facebook que pasó 6 horas de cola en la farmacia para adquirir el Enalapril después de 3 meses.

"Y menos mal que lo alcancé", sostuvo.

"Seremos capaces de destrabar TODO lo que sigue cada vez más trabado", dijo. "¿Podremos desenredar todos los enredos que enfrentamos diariamente?", se preguntó.

En otras ocasiones René Navarro se ha quejado por el trato que se le ha dado a un profesional como él en la Isla.

Navarro comenzó a trabajar en el ICRT en 1967 y se jubiló con 60 años en el 2005. En entrevista con la periodista deportiva Julita Osendi el locutor explicó por qué se había retirado.

“Entré en el 67 cobrando 40 pesos mensuales como ayuda del INDER y salí en el 2005 con un retiro de…¡430 pesos!”, dijo.

“Conmigo no hubo consideración alguna. Primero, estuve 30 años viajando de Madruga a La Habana, diariamente. Cuando me asignaron el carro en 1989, comenzaron en el país las grandes dificultades con la gasolina y creo que fui uno de los pocos que jamás recibió el llamado combustible por compensación que daba el organismo", sostuvo.

“Yo, después de tantos años y siendo el que más lejos vivía, y ¡ni eso me daban! ¿Sabes las veces que, por un noticiero o una narración, y no haber guaguas, venía en el carro y lo tenía que dejar parqueado en la Rampa, cuando más frente al ICRT, regresar a casa en lo que pudiera, y al otro día, rezar porque no me lo hubieran robado? No te las puedo enumerar”, agregó.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985