Jill y Joe Biden junto al Papa Francisco Foto © Flickr Creative Commons

Joe Biden, el segundo presidente católico de Estados Unidos

Joseph Robinette Biden Jr., más conocido como Joe Biden y recién electo presidente 46 de Estados Unidos, es el segundo católico que tomará posesión de la Casa Blanca después de John F. Kennedy.

En 1960, el también demócrata Kennedy tuvo la misión de convencer a la nación de que un católico podía gobernar un país de mayoría protestante, sin interferencia del Vaticano.

Biden tiene ahora por delante, luego de una larga, histórica y reñida contienda presidencial, un reto más grande: no solo gobernar una nación polarizada y profundamente dividida, a la cual ha prometido unidad y sanación, sino demostrar que su afiliación religiosa no será un obstáculo en este complejo proceso.

Criado en un hogar católico irlandés, Biden se valió de la fe como tema de campaña en el último año, mostrando empatía por las víctimas de la pandemia de coronavirus y resaltando la premura de curar "el alma" de la nación.

"El trabajo que tenemos por delante será arduo, pero les prometo esto: Seré un presidente para todos los estadounidenses, ya sea que votaron por mí o no. Mantendré la fe que han depositado en mí", fueron sus primeras palabras como presidente electo.

El candidato demócrata de la carrera presidencial de este 2020, que lleva habitualmente un rosario en su bolsillo, dijo la noche del sábado desde Delaware: "No somos enemigos. Somos estadounidenses. Tenemos que dejar atrás la ira y la demonización".

Durante su primera mañana como presidente electo, asistió a misa.

La Iglesia católica en Estados Unidos, tan dividida como la nación

A pesar de sus expresas intenciones de unir nuevamente al país, Biden enfrenta reto doble, pues, como la nación misma, la Iglesia católica en Estados Unidos también tiene una honda división.

Aún es pronto para saber si como grupo de votantes, los católicos, que en la contienda de 2016 abandonaron el partido demócrata y votaron por Trump, fueron clave en la victoria de Biden o qué esperan obtener de su mandato, pero el demócrata sí logró voltear a su favor los estados de Wisconsin, Michigan y Pensilvania.

La Iglesia católica estadounidense mantiene una fría batalla entre lo que se conoce como católicos culturales y católicos tradicionales, en la que el aborto es uno de los temas medulares.

En los último años, Biden, que defiende la enseñanza social católica y se define como católico cultural y teológico, ha hecho concesiones en las férreas creencias católicas para atraer a un segmento más amplio de votantes demócratas.

¿Cuál es la postura de Biden con respecto al aborto?

A lo largo de su extensa carrera política, Biden ha tenido diversas posturas con respecto al derecho de las mujeres al aborto. Durante años, defendió la Enmienda Hyde, que prohíbe el uso de dinero federal para financiar abortos, postura que cambió apenas en 2019 durante su campaña presidencial, en la que abogó por derogar la enmienda.

En 1974, Biden dijo: "No creo que una mujer tenga por sí sola el derecho a decir qué debería pasar en su cuerpo", y más de 30 años después, en 2006, votó en contra de la interrupción del embarazo en el último trimestre.

"No considero que el aborto sea una elección y un derecho. Creo que es siempre una tragedia. Creo que debería ser escaso y seguro, y creo que nos deberíamos concentrar en cómo reducirlos", expresó en aquel entonces.

Ya en los comicios de 2012, cuando se enfrentó a Paula Ryan por la reelección de la administración Obama, Biden daba pistas de que su postura ante este tema se estaba oxigenando, a la par que lo demandan las luchas por las libertades individuales en el país.

"Acepto la posición de mi iglesia con respecto a que la vida comienza en la concepción. Es el dictamen de la iglesia. Lo acepto en mi vida personal, pero me niego a imponerla sobre otras personas igualmente devotas, cristianas, musulmanas y judías".

Fue precisamente durante los debates por la candidatura demócrata el pasado año, que su hoy vicepresidenta Kamala Harris lo cuestionó al respecto.

En ese momento, Biden aseguró: "Apoyo el derecho de una mujer a elegir. Lo apoyo porque es un derecho constitucional. Seguiré haciéndolo y, como presidente, actuaré para que el Congreso legisle que esa también sea la ley".

Solo el tiempo dirá si sus cambios son genuinos y si verdaderamente está dispuesto a meterse en terreno peliagudo a nivel político y religioso en este tema, como lo indica su plan de campaña: "Como presidente, Biden trabajará para codificar Roe vs. Wade y su Departamento de Justicia hará todo lo que esté a su alcance para terminar con la serie de leyes estatales que de manera tan flagrante violan el derecho constitucional al aborto".

Biden ejerció como el vicepresidente 47 de Estados Unidos de 2009 a 2017, durante la administración de Barack Obama.​ Fue senador de Estados Unidos por Delaware entre 1973 y 2009. Su victoria en esta contienda electoral significó un gran giro en su carrera política, que muchos daban por terminada cuando decidió no postularse en 2016.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985