Elena Larrinaga, Alejandro González Raga y Omar Rodriguez Saludes, en Las Mañanas. Foto © CiberCuba

Ex presos de la Primavera Negra alertan al Movimiento San Isidro que esté preparado para lo peor

Los ex presos políticos de la Primavera Negra Alejandro González Raga y Omar Rodríguez Saludes han advertido a los jóvenes del Movimiento San Isidro (MSI), a opositores y activistas de la Isla de que no descarten que el Gobierno de Cuba vuelva a emprender una ola represiva como la de18 y 19 de marzo de 2003, cuando 75 personas fueron encarceladas y posteriormente desterradas del país gracias a la mediación de la Iglesia Católica cubana y el Gobierno de España.

"El Movimiento San Isidro y la oposición cubana dentro de Cuba tiene que estar psicológicamente preparados para lo que pueda ocurrir. Ojalá que no ocurra, pero siempre tienen que estar preparados para lo peor", dijo el fotógrafo Rodríguez Saludes, liberado en 2010, tras ser condenado a 27 años de cárcel, de los cuales, cumplió siete.

"El régimen está dispuesto para la represión y siempre procura tener un inventario de presos que pueda canjear por algo", añadió González Raga.

No obstante, matizó que reconoce que ahora la Seguridad del Estado no lo tiene tan fácil porque si cuando no había internet, la macro operación de la Primavera Negra se convirtió en un punto de inflexión del prestigio de Cuba, ahora con conexión desde los teléfonos sería un escándalo aún mayor, comentó.

Ambos ex presos políticos hicieron estas declaraciones ayer, en el programa Las Mañanas, un espacio de tertulia conducido por la periodista Tania Costa, que abordó este miércoles el décimo aniversario de la llegada a España en 2010 de los 75 prisioneros políticos de la Primavera Negra y sus familiares.

Elena Larrinaga, presidenta de la Red Femenina de Cuba y miembro del Observatorio Cubano de Derechos Humanos, aclaró que los presos de la Primavera Negra fueron desterrados de su país porque sólo se les dio a escoger entre la cárcel o emigrar con sus familiares a España. Ella acompañó a muchos de ellos en los primeros años en Madrid.

Tanto González Raga como Rodríguez Saludes dieron fe de los años durísimos que pasaron en la cárcel y también lo difícil que resultó rehacer sus vidas en un país (España), que en ese momento atravesaba una de las crisis económicas más fuertes de su historia.

A González Raga se le quebró la voz al recordar las dificultades de los primeros años en Madrid. Él, a diferencia de la mayor parte de presos políticos de la Primavera Negra, salió de Cuba en 2008, tras cumplir 5 de los 14 años a los que fue condenado por liderar el Movimiento Cristiano en Camagüey y Ciego de Ávila y la Agencia Camagüeyana de Prensa, que recibía una ayuda económica de 150 dólares al mes. El dinero se usaba mayormente para imprimir y distribuir boletines.

En el registro de su casa, la Seguridad del Estado se incautó de documentación del Proyecto Varela, un radio, varios bolígrafos y una grabadora. Hoy González Raga reconoce que no habría querido el destierro, pero no le quedó otra opción que aceptarlo.

"Yo no hubiera querido irme de Cuba. Mi decisión era mía. No tenía por qué someter a toda mi familia a toda esa presión. Lo digo sin ningún tipo de pena: yo no tengo pasta de apóstol ni carne de mártir ni mucho menos. Yo soy un ciudadano, un señor que cree que hay que reclamar los derechos y que la gente tiene derecho a ser libre y a manifestarse y a asociarse", dijo.

Por su parte, Rodríguez Saludes cuenta cómo recibió la sentencia que le condenaba a 27 años con alegría, porque en su caso se barajaba la cadena perpetua tras negarse a declarar en los interrogatorios de la Seguridad del Estado. Él estaba convencido de que saldría antes, como finalmente ocurrió.

González Raga está convencido de que la Primavera Negra fue la respuesta del Gobierno cubano al entusiasmo de la gente. En ese momento, recuerda, se sentía que era posible el cambio en Cuba. Y esa posibilidad la frustró la detención de 75 personas, que fueron condenadas a entre 6 y 25 años, aunque también hubo solicitud de pena de muerte para Luis Enrique Ferrer.

De aquel 18 de marzo de 2003 recuerdan el gran despliegue policial, desproporcionado y con cámaras, como si en lugar de opositores se tratara de una operación antiterrorista.

En el caso de Omar Rodríguez Saludes, la prueba "más contundente" que encontraron fue un ejemplar del New York Times que hablaba de él. Fue acusado de "atentar contra la soberanía e integridad territorial".

De esa experiencia le quedan los recuerdos de la tortura psicológica en Villa Marista, donde estuvo detenido 36 días. Los traslados de cárceles y finalmente, el destierro. "No tuvimos otra opción", lamenta.

Para ver el programa completo pincha aquí.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Tania Costa

(La Habana, 1973) vive en España. Ha dirigido el periódico español El Faro de Melilla y FaroTV Melilla. Fue jefa de la edición murciana de 20 minutos y asesora de Comunicación de la Vicepresidencia del Gobierno de Murcia (España)

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba