EE.UU. sacará todas sus tropas de Afganistán antes del próximo 11 de septiembre

El presidente Biden ha decidido rechazar la recomandación del Pentágono, que prefería permanecer en el terroitorio hasta que las fuerzas de seguridad afganas puedan derrotar a los talibanes.

Soldados estadounidenses en Afganistán (Imagen de archivo) Foto © Flickr / The U.S. Army

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha decidido que las tropas de combate estadounidenses salgan de Afganistán antes del 11 de septiembre, declarando el fin de la guerra más larga librada por ese país país e ignorando las advertencias de sus asesores militares de que esa partida podría provocar un resurgimiento de las mismas amenazas terroristas que enviaron a cientos de miles de soldados al combate durante los últimos 20 años.

El anuncio oficial se espera para este miércoles, aunque la noticia ha sido adelantada por los principales medios norteamericanos.

Al rechazar la recomendación del Pentágono de permanecer hasta que las fuerzas de seguridad afganas puedan imponerse contra los talibanes, Biden impone su punto de vista contrario a la guerra.

Un alto funcionario de la administración de Biden dijo que el presidente había llegado a creer que un "enfoque basado en condiciones" significaría que las tropas estadounidenses nunca abandonarían el país.

La decisión de Biden sacaría a todas las tropas estadounidenses de Afganistán 20 años después de que el presidente George W. Bush ordenara una invasión de ese país tras los ataques del 11 de septiembre contra la ciudad de Nueva York y el Pentágono, con el objetivo de castigar a Osama bin Laden y sus seguidores de Qaeda que fueron acogidos en Afganistán por los talibanes.

La guerra se inició con un amplio apoyo internacional, pero se convirtió en el mismo trabajo largo, sangriento e impopular que obligó a los británicos a retirarse de Afganistán en el siglo XIX y a la Unión Soviética a retirarse en el siglo XX.

Casi 2.400 soldados estadounidenses han muerto en Afganistán en un conflicto que ha costado alrededor de 2 billones de dólares. Los partidarios demócratas de Biden en el Congreso elogiaron la retirada, incluso cuando los republicanos aseguran que pondrá en peligro la seguridad estadounidense.

"Estados Unidos entró en Afganistán en 2001 para derrotar a los que atacaron a Estados Unidos el 11 de septiembre", dijo el senador Tim Kaine, demócrata de Virginia, en un comunicado. "Ahora es el momento de traer a nuestras tropas a casa, mantener el apoyo humanitario y diplomático para una nación socia y reenfocar la seguridad nacional estadounidense en los desafíos más urgentes que enfrentamos".

"Esta es una decisión imprudente y peligrosa", dijo por su parte el senador James M. Inhofe de Oklahoma, el republicano de mayor rango en el Comité de Servicios Armados del Senado. "Los plazos arbitrarios probablemente pondrían a nuestras tropas en peligro, pondrían en peligro todo el progreso que hemos logrado y conducirían a una guerra civil en Afganistán, creando un caldo de cultivo para los terroristas internacionales".

El presidente Donald J. Trump había establecido una fecha límite de retiro para el 1 de mayo, pero los funcionarios del Pentágono continuaron presionando para que se aplazara. Biden, quien ha sido escéptico durante mucho tiempo sobre el despliegue afgano, pasó sus primeros tres meses en el cargo evaluando ese cronograma.

El gobierno central afgano no puede detener los avances de los talibanes y los funcionarios estadounidenses ofrecen una evaluación sombría de las perspectivas de paz en el país. Aún así, las agencias de inteligencia estadounidenses dicen no creer que Al Qaeda u otros grupos terroristas representen una amenaza inmediata para atacar a Estados Unidos desde Afganistán. Esa evaluación ha sido fundamental para la administración Biden.

Un alto funcionario de la administración dijo al diario The New York Times que la retirada de las tropas comenzaría antes del 1 de mayo y concluiría antes de la fecha simbólica del 11 de septiembre.

Por su parte, los líderes talibanes han prometido durante mucho tiempo que cualquier incumplimiento del plazo significará que sus fuerzas comenzarán nuevamente a atacar a las tropas estadounidenses y de la OTAN. Según un acuerdo de retirada negociado durante la administración Trump, los talibanes detuvieron en su mayoría esos ataques, pero en las últimas semanas han disparado a bases estadounidenses en el sur y el este de Afganistán.

"No estamos de acuerdo con la demora después del 1 de mayo", dijo Zabihullah Mujahid, un portavoz de los talibanes, en la televisión local. "Cualquier retraso después del 1 de mayo no es aceptable para nosotros".

La guerra liderada por Estados Unidos en Afganistán se ganó y se perdió varias veces durante las últimas dos décadas.

En la campaña inicial, las fuerzas armadas se asociaron con milicias afganas locales, apoyadas por devastadores ataques aéreos estadounidenses, y tuvieron éxito al obligar a los líderes de Qaeda y talibanes a huir, principalmente a Pakistán, entre finales de 2001 y principios de 2002.

Muchos analistas militares han elogiado este éxito con un despliegue de un número limitado de tropas terrestres, como una obra maestra de planificación y estrategia bélica.

Luego, la guerra evolucionó y se expandió desde una misión antiterrorista a una dedicada a la construcción de la nación, la democratización y la garantía de los derechos de las mujeres. Pero la incapacidad de crear unas fuerzas de seguridad locales permitió que los talibanes reaparecieran, lo que provocó un aumento significativo de tropas extranjeras en el país a partir de 2009, un esfuerzo equivalente a una segunda invasión.

Los funcionarios de la administración de Biden dijeron que Estados Unidos reposicionará a las tropas estadounidenses en la región para vigilar a Afganistán y a los talibanes. También aseguran que algunas tropas permanecerían en el país para proteger la presencia diplomática estadounidense, una práctica estándar.

Sin embargo, los principales asesores de Biden han dicho también que hay riesgos de que se produzca un colapso total de la seguridad en Kabul, la capital afgana, si todas las tropas occidentales se van.

El propio Biden, cuando era vicepresidente del presidente Barack Obama, prefería una presencia estadounidense mínima, principalmente para llevar a cabo misiones antiterroristas. Pero como presidente, dijeron sus asistentes, Biden debe sopesar si seguir esos instintos correría un riesgo demasiado grande de que los talibanes abrumen a las fuerzas gubernamentales y se apoderen de las principales ciudades de Afganistán.

Estados Unidos mantiene una constelación de bases aéreas en la región del Golfo Pérsico, así como en Jordania, y el Pentágono opera una importante sede aérea regional en Qatar. Pero el lanzamiento de misiones de bombarderos de largo alcance o drones armados es arriesgado y requiere mucho tiempo, y no es necesariamente tan efectivo para combatir objetivos hostiles que aparecen repentinamente o tienen tiempo para alejarse luego de un ataque.

En lugar de tropas declaradas en Afganistán, Estados Unidos probablemente dependerá de fuerzas clandestinas de Operaciones Especiales, contratistas del Pentágono y agentes de inteligencia encubiertos para encontrar y atacar las amenazas más peligrosas de Qaeda o Estado Islámico, dijeron funcionarios estadounidenses.

Las negociaciones de paz entre el gobierno afgano y los talibanes que comenzaron en septiembre en Doha, Qatar, se han estancado. En un intento por reactivar el proceso una vez más, la administración Biden ha impulsado una nueva ronda de conversaciones en Turquía, programada tentativamente para el 24 de abril. La idea es que ambas partes acuerden algún tipo de marco para un futuro gobierno y un alto el fuego duradero, pero los expertos creen que es poco probable, ya que los talibanes están seguros de que pueden derrotar militarmente a los afganos.

Durante el año pasado, las fuerzas de seguridad afganas perdieron territorio debido a los repetidos ataques de los talibanes y confiaron en el poder aéreo estadounidense para rechazar a los insurgentes. Las milicias, que alguna vez fueron los principales titulares del poder durante la guerra civil afgana en la década de 1990, se han rearmado y reaparecido, incluso desafiando a las fuerzas de seguridad afganas en algunas áreas. Muchos afganos han visto su aparición como una señal preocupante de lo que les espera a su país.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba