Carta de un padre cubano a su bebé: Quiero dejarte un país donde puedas pensar y expresarte sin temor

“Mi niña... lamento mucho que no hayas podido disfrutar de golosinas, de caramelos, lloro de impotencia en la oscuridad cada vez que me pides galletitas, gelatina o chocolates que no te puedo comprar”, escribió.

El abogado cubano Manuel Viera Foto © Facebook / Por una Cuba mejor

Un padre cubano escribió una emotiva carta a su pequeña hija en la que le cuenta cómo es el país en el que viven y cómo es el que él sueña y construye para dejarle a ella.

“Quiero dejarte un país donde puedas pensar y expresarte sin temor”, dijo el abogado cubano Manuel Viera a su bebé en una extensa misiva que ha conmovido a muchos internautas que la han visto publicada en el grupo de Facebook “Por una Cuba mejor”.

Luego de rememorar escenas de su nacimiento en el hospital Maternidad Obrera de Marianao, en medio de las precarias condiciones que caracterizan al sistema sanitario cubano, el padre le describe otros problemas de Cuba, la “casa de todos”.

Lamenta que su hija haya nacido poco antes de la pandemia, y que por ello no haya podido hacer la vida que antes del coronavirus hacían los niños. “La casita de todos está cada vez más fuera de control y los que tienen el poder de cambiar las cosas lo hacen cada vez peor”.

“Mi niña, papá estudió mucho pero es un simple mortal en un país sin democracia, en un país donde hubo un hombre que un día prometió muchas cosas buenas y que a pesar de haber vivido mucho nunca las cumplió”, dice el padre hablando de Fidel.

“Tu papi vive en un país donde hace 3 años un hombre muy malo y mucho más inculto y torpe que el anterior se robó el poder sin que ningún papá lo eligiera y en tan solo 3 años ha destruido lo poco que quedaba de esta la casita de todos los cubanos”.

“Mi niña... lamento mucho que no hayas podido disfrutar de golosinas, de caramelos, lloro de impotencia en la oscuridad cada vez que me pides galletitas, gelatina o chocolates que no te puedo comprar”, dice un padre que comparte el dolor y la desesperación de muchos padres cubanos.

“Quiero mi niña dejarte un país donde seas feliz, donde no te mientan ni manipulen, donde puedas pensar y expresarte sin temor, un país donde tu criterio y tu voto tengan valor. Quiero mi niña dejarte un país de supermercados abastecidos, donde los papás no vayan presos por procurar a toda costa un bistec para sus hijos, dónde los niños de 7 años puedan tomar leche y los de 3 puedan seguir soñando con una compota”, añadió este padre que sueña una Cuba mejor.

“Chiquita hermosa si el día que con la edad suficiente comprendas estas palabras, tu papi no está contigo espero me perdones porque todo mi sacrificio lo hice pensando en ti, pero sobre todo,  espero que cuando mires a tu alrededor haya valido la pena. ¡Solo eso, dónde quiera que me encuentre me hará un hombre feliz!”, terminó diciendo a su hija.

A finales de febrero, Viera escribió otra sentida carta a Yotuel Romero, autor del tema Patria y Vida, con quien compartió estudios en la Escuela Militar Camilo Cienfuegos de Arroyo Arenas, cuando eran "dos niños adoctrinados desde la primaria como somos todos los cubanos".

A continuación CiberCuba reproduce la carta de Manuel Viera a su hija:

Bebé de mi alma:

Recuerdo con orgullo aquella madrugada en que la maternidad Obrera de Marianao te veía nacer, recuerdo que pasé tu primera noche de vida combatiendo contra la cucarachita Martina que pretendía traspasar el mosquitero de tu pequeño cunero. Recuerdo a la doctora juguete diciendo a tu abuela que no podía cargarte porque era antihigiénico,  mientras el popó colonizaba el piso del baño de muchos, junto a papeles sucios y algodones enrojecidos.

Recuerdo que nadie quería limpiar aquella tu primera casita temporal ni siquiera las muchachas en trajes de rayas que un día se equivocaron y que lo hacían sin opción. Es que sucede mi niña, que nuestra gran casita, la de todos, es a veces potencia, es a veces muy sucia, es a veces bloqueada desde sus propias entrañas.

Lamento que prácticamente desde que naciste hayas debido permanecer encerrada porque una terrible  pandemia ha desolado al mundo y en especial a esta hermosa pero destruida tierra donde nos tocó nacer.

Lamento que no hayas podido conocer parques de diversiones, amiguitos, ni cumpleaños y quisiera poder hacer algo para cambiarlo, pero la situación en esta, la casita de todos está cada vez más fuera de control y los que tienen el poder de cambiar las cosas lo hacen cada vez peor.

Mi niña... lamento mucho que no hayas podido disfrutar de golosinas, de caramelos, lloro de impotencia en la oscuridad cada vez que me pides galletitas, gelatina o chocolates que no te puedo comprar.

Sufro cada vez que recuerdo  que en alguna visita al exterior descubrí que los niños cubanos dentro de los que me incluyo hemos sido muy infelices, que nos inyectaron odio y doctrina, que  nos robaron la vida y que  jamás hemos disfrutado de un buen Hershey, de un pingüino, de los malvaviscos de colores, de los M&M o de un toubleron gigante porque los papás cubanos no podemos darnos esos lujos.

Mi niña, papá estudió mucho pero es un simple mortal en un país sin democracia, en un país donde hubo un hombre que un día prometió muchas cosas buenas y que a pesar de haber vivido mucho nunca las cumplió. Tu papi vive en un país donde hace 3 años un hombre muy malo y mucho más inculto y torpe que el anterior se robó el poder sin que ningún papá lo eligiera y en tan solo 3 años ha destruido lo poco que quedaba de esta la casita de todos los cubanos.

Ese hombre malo bebé, trató de ordenar sus juguetes  y una vez más se equivocó, creó un desorden tan grande que hoy ningún papá entiende, ese hombre malo no paga a los papás por su trabajo y vende los caramelos y las golosinas que me pides en una moneda muy rara y difícil de conseguir en la que papi no puede comprar. Ese hombre feo y malo mi niña culpa de sus torpezas y errores a otros, a bloqueos lejanos y a gobiernos ajenos, acusa de mercenarios a los papás que reclaman cuando a veces no tienen ni para subir a una guagua, ese hombre feo,  sin embargo es incapaz de ver los dedos de sus propios pies.

Ese hombre con cara de buitre, que no escucha a nadie mi niña, premia a los que como él son malos y les paga bien para que lo defiendan de los papás que no entienden y quieren una casita mejor, ese hombre malo pretende que los papás se enfrenten unos a otros sin medir las consecuencias.

Mi niña, te amo tanto que no puedo parar de pelear para dejarte un hermoso país, un país donde un niño no hable de política a sus 6 añitos, un país del que las niñas y niños no tengan que emigrar llevando sus raíces en una bolsita para sembrarlas en tierras extrañas pero donde existe la posibilidad de soñar sin que sea un pecado. Quiero dejarte un país donde puedas tener muchos juguetes,  un país donde el libro que te enseñe a leer no hable de  guerras. Quiero mi niña dejarte un país donde haya salud y educación de mucha calidad, pero calidad sin demagogia! Quiero mi beba dejarte un país donde se produzca mucha azúcar para que todos los niños puedan disfrutar golosinas que los papás y las mamás  puedan comprar con el fruto de su trabajo, sin tener que andar buscando monedas extranjeras de contrabando.

Quiero mi niña dejarte un país donde seas feliz, donde no te mientan ni manipulen, donde puedas pensar y expresarte sin temor, un país donde tu criterio y tu voto tengan valor. Quiero mi niña dejarte un país de supermercados abastecidos, donde los papás no vayan presos por procurar a toda costa un bistec para sus hijos, dónde los niños de 7 años puedan tomar leche y los de 3 puedan seguir soñando con una compota.

Mi niña... está casita sin derechos donde hoy vivimos es cada día más insegura para papá, luchar pacíficamente  por dejarte un futuro mejor es cada día más peligroso, hoy papi amaneció con todas sus redes sociales bloqueadas por el hombre malo,  las ideas de  papá son publicadas por muchos en el mundo, su próximo libro expondrá las entrañas del buitre, sin embargo papá no le teme, a papá lo mueve su amor de padre, su amor por la casita que nos vió nacer  y no desistirá jamás en su empeño  de no dejar que te roben la sonrisa, de no dejar que se apropien de tus sentimientos,  que asesinen tu felicidad, que secuestren tus pensamientos,  aunque en ello me vaya la vida!

Chiquita hermosa si el día que con la edad suficiente comprendas estas palabras, tu papi no está contigo espero me perdones porque todo mi sacrificio lo hice pensando en ti, pero sobre todo,  espero que cuando mires a tu alrededor haya valido la pena. Solo eso, dónde quiera que me encuentre me hará un hombre feliz!

Manuel Viera

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Ivan Leon

Licenciado en periodismo. Máster en Diplomacia y Relaciones Internacionales por la Escuela Diplomática de Madrid. Máster en Relaciones Internacionales E Integración Europea por la UAB.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba