¿Por qué Díaz-Canel no ordena a López-Calleja poner hoteles a disposición de enfermos de COVID?

El daño económico infligido por el castrismo puede revertirse con libertad, inversión de capital y trabajo; pero los causantes del genocidio de Cuba deben pagar sus responsabilidades en tribunales, con todas las garantías democráticas que imperan en países con pluripartidismo.

Hotel de lujo en La Habana y terreno del antiguo hospital Pedro Borrás Foto © CiberCuba

El viejo truco de Fidel Castro Ruz que justificaba el unipartidismo porque José Martí Pérez había fundado un solo partido; ha sido suplantado por un coro de burócratas incapaces de reaccionar ante el egoísmo de la casta verde oliva, que mantiene hoteles de lujo cerrados y en construcción, mientras Cuba se desangra de coronavirus, hambre, dengue, zika y sarna.

Cínicos a sueldo de los mancilladores de Cuba tienen el descaro de acusar a los adversarios de manipular el "rebrote" de coronavirus, cuando son brotes nuevos y con cepas diferentes, para criticar el desastre que ya no pueden ocultar y, llegan hasta decir que el pluripartidismo abriría espacios a la derecha, que es una amenaza a los derechos humanos en América Latina.

Desde 1965, impera en la isla una dictadura de partido único y comunismo de compadres; y los resultados de tamaña imposición totalitaria, ajena al espíritu e historia de la nación, obligaron al ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, a reconocer que Cuba padece demoras en la hospitalización de enfermos, carece de instalaciones para aislar al 100% de los contactos, y La Habana está colapsada porque no puede garantizar el "efectivo aislamiento comunitario".

En los últimos años, Cuba ha cerrado más de 60 hospitales, pero mantiene el programa de construcción hotelera, incluidos seis nuevos hoteles de lujo en La Habana, golpeada por el coronavirus y largas colas para comprar alimentos y medicinas; y pese a una caída del 95,1% del turismo en el primer trimestre del año.

¿Por qué no se han abierto hoteles cerrados para atender a enfermos de coronavirus; por qué no se usan instalaciones turísticas para aislar eficazmente a cubanos en observación epidemiológica, que son llevados a centros improvisados sin las condiciones adecuadas para aislar posibles enfermos de COVID-19 y sus variantes?

En países pluripartidistas, incluidos donde gobierna la derecha, que tanto asusta a burócratas habaneros, han llegado a acuerdos con los propietarios de hoteles para atender enfermos y posibles contagiados en las etapas picos de coronavirus, que desbordaron hospitales, como ocurre ahora en Cuba.

¿Cómo es posible entonces que, en Cuba, donde teóricamente la propiedad es socialista de todo el pueblo, la casta verde oliva permanezca insubordinada y negando hoteles que controla para la atención médica de la población enferma?

Miguel Díaz-Canel ostenta la triple condición de Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República, ¿pero no se atreve a ordenar a sus subordinado, el General de División Luis Alberto Rodríguez López-Calleja que ponga los hoteles que administra a disposición del Ministerio de Salud Pública?

Díaz-Canel y López-Calleja comparten desprecio y discriminación de la mayoría de los cubanos, junto al resto de dirigentes cubanos que -además- carecen de estatura moral para reaccionar con sensibilidad ante los males de Cuba, promoviendo la venta de servicios sanitarios disfrazada de solidaridad y potencia médica.

¿Por qué el Buró Político del Comité Central, teniendo en cuenta que el partido comunista es el Espíritu Santo, incluso supraconstitucional, no ordenó la paralización de las obras de hoteles de lujo en La Habana, Varadero y Holguín en medio de una aguda crisis económica y sanitaria?

¿Cómo es posible que ni una sola voz dentro del partido, el estado, el gobierno, CDR, FMC, CTC y ANAP no haya propuesto el uso de hoteles ociosos para atender a enfermos de coronavirus y aislar eficazmente a cubanos en observación epidemiológica?

Sorprende tanta valentía para agredir y machacar a opositores, activistas, periodistas independientes, exiliados e inxiliados y tanto miedo para pedir una estrategia adecuada para curar a los enfermos de coronavirus y tranquilizar a sus angustiadas familias; gritar contra un disidente es pan comido e implica méritos pagados con pequeñas migajas, criticar decisiones erróneas, injustas e insolidarias de la mayimbada, ni jugando.

La Cuba oficial ha degenerado en un reino de cobardía, simulación, insolidaridad y vacío, como las estanterías de farmacia, bodegas y supermercados, incluidos aquellos que venden en dólares norteamericanos, por decreto del coro antiimperialista más bullanguero y falso del mundo.

Raúl Castro Ruz avisó que socialismo no es igualitarismo; ninguna sociedad contemporánea es igualitaria, ni siquiera el manicomio hambriento de Corea del Norte, pero tampoco es pobreza y desigualdad, que han marcado récord en la jubilación del General de Ejército.

El daño económico infligido por el castrismo puede revertirse con libertad, inversión de capital y trabajo; pero los causantes del genocidio de Cuba deben pagar sus responsabilidades en tribunales, con todas las garantías democráticas que imperan en países con pluripartidismo.

Ya podrán burócratas y periodistas a sueldo de la casta verde oliva papagayear el guión que les baje el Departamento Ideológico del Comité Central, que no podrán tapar la ignominia que asola al tardocastrismo, una tribu cobarde y amoral enemiga de Cuba.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba