Padre de balsero desaparecido consigue información sobre su hijo: Está preso en Cuba

“No se preocupe, está vivo”, le dijeron al otro lado del teléfono. “Está en poder de las autoridades cubanas”

El balsero Pedro Lázaro Rodríguez Rivero y su padre Pedro Rodríguez Foto © CiberCuba

Pedro Lázaro Rodríguez Rivero está vivo y se encuentra en poder de las autoridades cubanas. Así le dijeron a su padre, Pedro Rodríguez, funcionarios del servicio de guardacostas estadounidense que atendieron su llamada telefónica.

“No se preocupe, está vivo”, le dijeron al otro lado del teléfono. “El caso de su hijo es especial Se trata de uno de los sobrevivientes que fue rescatado y luego deportado de vuelta a Cuba. Está en poder de las autoridades cubanas”, le informaron.

Rodríguez Rivero, de 24 años, es el único hijo de su padre. De ahí la emoción que le embarga al hablar de su hijo. Entrevistado por CiberCuba este miércoles, el padre contó que una familia se había puesto en contacto con él para darle un número de teléfono en Miami al que podía llamar para preguntar por su hijo balsero.

Pedro llamó inmediatamente y le contestaron en inglés. Luego le pasaron con una mujer que hablaba español. Por el sonido ambiente que escuchó durante la conversación, Pedro cree que se trataba del servicio de guardacostas (USCG, por sus siglas en inglés). Se escuchaba el sonido de una radio de telecomunicaciones.

La familia que solidariamente acudió en su ayuda también llamó al mismo número de teléfono y les confirmaron la misma versión que dieron a Pedro: que su hijo está vivo y en poder de las autoridades cubanas. “Su hijo está sano y salvo”, les dijeron. Pedro lo cuenta con la voz rota de emoción.

Sin embargo, la familia de Pedro en Cuba ha llamado y se ha desplazado a diferentes oficinas de la policía y otras autoridades y en ninguna de ellas ha recibido noticias de Rodríguez Rivero. Según Pedro, que vive en Tampa (Florida) y reside en Estados Unidos desde hace 5 años, su familia le dice que las autoridades cubanas niegan que su hijo esté bajo su poder.

Esta situación lo tiene desesperado. No entiende cómo funcionarios estadounidenses le dicen una cosa y las autoridades cubanas lo niegan o no lo reconocen. “Mi hijo, como tantos balseros que han desertado, no es culpable de nada. El culpable es el gobierno de Cuba que los obliga a emigrar”, dijo nervioso el padre.

“Por favor, ¡suelten a mi hijo que está en Cuba!”, dice lloroso y con la voz entrecortada. “El gobierno de Estado Unidos no miente y nos confirmó que Pedro Lázaro Rodríguez Rivero está en manos de las autoridades cubanas. Por favor, ¡ayúdenme y que suelten a mi hijo! Es lo único que pido, ¡por favor!”, repitió.

Contrario a la deportación de los cubanos, Pedro desea que las autoridades estadounidenses entiendan que si los jóvenes llegan al punto de lanzarse al mar es porque se van huyendo de una dictadura.

“Gracias a Dios está vivo, pero no lo tenían que haber deportado. Él solo iba en busca de una vida mejor, para su hija que dejó en Cuba. Nadie se va [en balsa] porque quiera irse; se van obligados por buscar un porvenir. No veo justo que deporten a nadie que arriesga su vida para mejorarla”, consideró.

Tampoco entiende el comportamiento de las autoridades cubanas y su negativa a informar a familiares sobre estos casos. Dijo Pedro que familiares de los otros viajeros de la lancha que salió por el Mariel -en la que iba su hijo junto a otras 17 personas- que habían ido a preguntar por sus seres queridos ante las autoridades en Cuba, tampoco les habían dado información, según le habían contado.

“Mi familia en Cuba ha llamado a todos lados. Han ido a un punto de control que se encuentra después de san Antonio de los Baños… Y nada”, dijo Pedro angustiado a pesar de las buenas noticias que le dieron en su llamada de este miércoles.

No entiende por qué las autoridades cubanas no facilitan información sobre un tema tan sensible. Por ello, le envió un mensaje durante la entrevista realizada por CiberCuba: “Mi hijo no es culpable. Informen a las familias. El culpable es el régimen castrista. Suelten a mi hijo que solo tiene 24 años y una niña de 4 meses”, exigió Pedro.

Asimismo, quiso enviar otro mensaje a los jóvenes que, como su hijo, están ahora pensando lanzarse al mar para emigrar o escapar de una realidad en la que no ven futuro alguno. “No se tiren, el mar es peligroso. No hagan esa locura, que los que sufren luego son los familiares y amigos”, dijo Pedro visiblemente emocionado.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba