Fábrica de Tampa exhibe última paca de tabaco cubano enviada a EE.UU. antes del embargo

Según Drew Newman, dueño y consejero general de la compañía, el Departamento de Estado tiene un programa que permite a los estadounidenses comprar algunos productos de empresas familiares privadas en la isla.

La última paca de tabaco cubano que ingresó a Estados Unidos / Drew Newman con una antigua caja de puros fabricados por su compañía. Foto © Amy Galo/CiberCuba

YBOR CITY, Florida - J.C. Newman Cigar, la única fábrica de puros en Tampa, conserva una reliquia de origen cubano que despierta la curiosidad de los visitantes al recién estrenado museo de la histórica instalación.

La compañía conserva la última paca de tabaco cubano enviada a Estados Unidos en 1962, días antes de la entrada en vigor del embargo comercial impuesto por Washington al régimen de Fidel Castro. Se cumplen 60 años de la prohibición que decretó el fin del abastecimiento de tabaco desde Cuba para la producción de la fábrica, pero Drew Newman, dueño y consejero general de J.C. Newman Cigar, está confiado en que pronto podría revertirse esa situación.

Por ahora, el tabaco cubano que exhibe como un tesoro seguirá siendo una buena atracción para los asistentes al museo que se encuentra dentro de la misma fábrica. El museo abrió el pasado octubre y los visitantes pueden conocer un poco más de la historia de la compañía y de los tabaqueros cubanos de Tampa, y también pueden observar como se tuercen los puros a mano.

JC Newman Cigar fue fundada en 1895 y por esa época sus fábricas de tabaco dieron empleo a muchos inmigrantes cubanos que se radicaron en la zona .A principios del siglo XX, tras el nacimiento de la república independiente en Cuba llegaron a tener más de 150 tabaquerías, que elaboraban unos 500 millones de puros enrollados a mano, principalmente con tabaco crudo importado desde la Isla.

A Newman le gustaría obtener tabaco fresco desde Cuba para la producción.de su fábrica, sin tener que esperar a que Estados Unidos levante el embargo, y quiere hacerlo utilizando los entresijos legales existentes. Por ello ha enviado una petición al Departamento de Estado pidiendo permiso para comprar tabaco crudo en Cuba, algo que espera no traiga solo beneficios para su compañía, sino que también pueda favorecer a cosecheros independientes cubanos.

Luis González y Yeni Hernández torciendo puros en la fábrica de JC Newman Cigar de Tampa.

“Con el cambio de administración, decidimos intentarlo", dijo Newman en una entrevista con CiberCuba. "Es nuestro entendimiento que la administración de Joe Biden está interesada en pensar en Cuba otra vez y en cómo ayudar a la población cubana. Por esto, yo quise preguntar si podrían considerar dejarnos comprar tabaco cubano, no del gobierno, pero sí de agricultores independientes.”

Según Newman, el Departamento de Estado tiene un programa que permite a los estadounidenses comprar algunos productos de empresas familiares privadas que no están sujetas a la administración del gobierno cubano. El programa ya permite la compra de carbón y café cubanos, pero no tabaco.

Newman dijo que estuvo pensando lo que se podría hacer para traer tabaco crudo desde la isla desde que descubrió este programa en 2016, pero entonces el gobierno de Estados Unidos comenzaban a abrirse a las relaciones con Cuba.

No era el momento. Sin embargo, las promesas de campaña electoral de Biden no han conseguido materializarse y su administración mantiene prácticamente intactas las sanciones impuestas por Donald Trump en cuanto a los controles de comercio y operaciones financieras con Cuba.

Pero Newman no se desanima. Si logran comprar tabaco cubano, Newman asegura que le encantaría compartirlo con las otras tiendas familiares en Ybor y con sus amigos de Miami.

La compañía J.C. Newman Cigar envió su carta el 2 de junio, y ya tiene constancia de que la petición fue recibida por el Departamento de Estado..

“Yo creo que los cogimos de sorpresa”, dijo Newman. “No creo que lo estuvieran esperando. Honestamente, creo que no saben qué deben hacer con la propuesta, pero al menos están pensando en esto”.

 Newman espera que si se da, será una oportunidad extraordinaria no solo para las compañías familiares de tabaco en Tampa y Miami, sino también para las familias cosechadoras de tabaco en Cuba.

“Es nuestro entendimiento que los agricultores en Cuba no tienen muchos recursos”, manifestó Newman. “No tienen el equipo, los tractores y otras máquinas que agricultores tienen aquí o en otras partes del Caribe y América Central. Es nuestro entendimiento que podrían beneficiarse usando los recursos e inversiones de estadounidenses para mejorar sus parcelas y negocios”.

Newman agregó que si no hay una manera de comprar tabaco en Cuba que beneficie a los cosecheros privados y no al gobierno cubano, el proyecto no funcionará.

 “No somos simpatizantes del gobierno cubano, somos simpatizantes de la gente cubana”, afirmó el empresario..

  Según Newman, su familia experimentó ya en carne propia los problemas que trae trabajar con el gobierno cubano.

 “Nosotros no apoyamos al gobierno cubano”, señaló Newman. “De hecho, el gobierno cubano encarceló a mi abuelo en 1960 porque pensaban que era un espía. Él era estadounidense e iba de Tampa a Cuba todo el tiempo para mirar el tabaco”.

Como resultado, la compañía sufrió una pérdida de $100,000 dólares en tabaco crudo que fue pagado a Cuba, pero que nunca recibió.

“Nosotros sentimos mucha simpatía hacia la población cubana que ha tenido que vivir bajo ese régimen por 60 años”, comentó Newman. “Muchos han sufrido. Si hay alguna manera de que podamos ayudar directamente a las familias y los productores privados, lo queremos hacer”.

Newman espera que la administración de Joe Biden le conceda su solicitud y le encantaría poder volver a usar el tabaco cubano en sus productos, pero sabe que una eventual autorización de Washington es solo una parte de reto. Quedaría transitar por el lado cubano, sorteando los controles gubernamentales y otras trabas para las operaciones.

Así, reconoce que rescatar la confección de puros cubanos en Tampa no será fácil.

“Si nos dejan, nuestro próximo paso será ir a encontrar esas familias tabaqueras y tratar de comprar su tabaco, lo cual será un reto tan difícil como lograr el permiso”, comentó Newman.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Amy Galo

Reportera de WUFT en Gainesville y estudiante de Periodismo de la Universidad de Florida (UF). Reside en Tampa, Florida.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba