Luto científico por fallecimiento de Maya Chávez, madre de la Bioquímica en Cuba

Varios de sus ex discípulos, científicos desperdigados por el mundo, sintieron su muerte y reaccionaron en redes sociales con dolor y admiración por la obra de una mujer que, especializándose en catálisis enzimática en la antigua Unión Soviética, adaptó las concepciones de la universidad Lomonósov de Moscú y las enseñanzas del padre de la química moderna, el francés Antoine-Laurent de Lavoisier a los programas educativos de Medicina y Farmacia, con honda repercusión en la Salud Pública cubana.

Maya Chávez Planes, considerada precursora de la Bioquímica cubana Foto © Cortesía

Rigurosa, trabajadora incansable, exigente, caminadora. fumadora fuera del aula, presumida y amante del Te de menta, así recuerdan sus ex alumnos a Maya Chávez, madre de la Bioquímica cubana, que desempeñó un papel crucial en la creación del Polo científico del oeste de La Habana, donde dirigió su Instituto de Proteínas durante casi dos décadas y siendo Profesora invitada permanente en la Universidad Autónoma de Barcelona y colaboradora de otros centros de la investigación mundial.

La muerte de María de los Ángeles Chávez Planes, ocurrida el 24 de julio, según nota de la Facultad de Biología de la Universidad de La Habana, pese a sus innumerables méritos científicos y dilatada hoja de servicios docentes e investigativos, que le valieron para colaborar con universidades extranjeras como la de Hamburgo, en Alemania; no fue tomada en consideración por los principales medios de comunicación estatales, que si dieron cuenta de los fallecimientos de generales por Covid y vejez.

Maya lideró equipos creadores de más de 20 tecnologías para el aislamiento, purificación e inmovilización de diferentes nuevas proteínas, impartió conferencias en más de 100 eventos científicos nacionales e internacionales, asesoró varias universidades, institutos de investigación en Ecuador, México, Brasil, Venezuela y Argentina; e impartió cursos de postgrado, conferencias y seminarios científicos en: Alemania, España, Italia, Rusia, Venezuela, México, Ecuador, Argentina, Brasil, Reino Unido y Eslovenia.

Por si fuera poco, la doctora Chávez Planes fue Profesora Emérita, Académica Titular y Científica Honorífica de la República de Cuba y formadora de varias generaciones de científicos cubanos en diferentes especialidades, pero tampoco sus extraordinarios méritos valieron para una entrada en Ecured, donde -junto a muchos otros- brilla por su ausencia, pese a su mérito visionario de, partiendo de su formación básica de Física-Química, vincularse con biólogos para beneficio de la ciencia, la salud y la educación cubanas.

Varios de sus ex discípulos, científicos desperdigados por el mundo, sintieron su muerte y reaccionaron en redes sociales con dolor y admiración por la obra de una mujer que, especializándose en catálisis enzimática en la antigua Unión Soviética, adaptó las concepciones de la universidad Lomonósov de Moscú y las enseñanzas del padre de la química moderna, el francés Antoine-Laurent de Lavoisier a los programas educativos de Medicina y Farmacia, con honda repercusión en la Salud Pública cubana.

De Maya aprendí el rigor científico, a no mentir en los resultados; sino encontrar la posible explicación, aunque fuese contraria a la lógica de lo que se esperaba; aprendí a fundamentar, a partir de la experiencia científica anterior, nunca a elucubrar buscando una salida exitosa de una hipótesis previa, evocó la doctora y científica Ileana Martínez Cabrera, desde Palma de Mallorca.

La profesora Maya me sentó un día y me sugirió mejorar mi dicción porque un docente debía tener una correcta pronunciación, sin llegar a ser literato, me explicó que las manos eran el mejor vehículo para transmitir un mensaje educativo, hacerlo con suavidad y que por sí solas hablasen, recordó la científica residente en España.

"Maya moldeó mi carácter introvertido para que exteriorizara mi conocimiento, con seguridad. Nunca la copié; más bien seguí sus consejos con mi sello", añadió Martínez, que agradece a su profesora la posibilidad, cuando aún no había Internet, de contactar directamente con expertos extranjeros, a través del Centro Nacional Investigaciones Científicas de Cuba (CNIC); y acceder a sus biblioteca y laboratorios, para hacer focalizaciones isoeléctricas, electroforesis con un alto grado de complejidad.

La muerte de la eminente María de los Ángeles Chávez Planes dejó huérfanos a su familia y a la Universidad de La Habana, pero también a miles de investigadores, médicos, docentes y veterinarios del mundo y Cuba, donde pese a haber conseguido el insoslayable mérito de ser profeta en su tierra, apenas tuvo eco en los medios de comunicación estatales, consagrados a la la lucha ideológica.

Descanse en paz, Maya, su magisterio exigente y creativo convirtió la enzima en conocimiento gozoso, apasionando a sus alumnos, que ahora lloran en cada rincón del planeta, con el consuelo de que su espíritu catalizador fundó la Bioquímica, creó escuelas y vanguardia científica de inconmensurable valor para Cuba.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba