Solares cloacas y amenaza de derrumbe en tres puntos distintos de La Habana

Vecinos de La Víbora, El Cerro y Arroyo Naranjo denuncian que llevan años viviendo en condiciones infrahumanas con la promesa incumplida de que les darán casa.

Solar apuntalado en Diez de Octubre, junto a un solar inundado en el Cerro. Foto © CiberCuba

Vecinos de tres solares ubicados en Cerro, 10 de Octubre (La Víbora) y Arroyo Naranjo (Las Guásimas) han contactado a CiberCuba para denunciar las condiciones infrahumanas en las que llevan años viviendo decenas de familias, que en muchos casos tienen menores y ancianos enfermos a su cargo.

Desde el Poder Popular sólo les han llegado promesas incumplidas. Muchos llevan hasta dos décadas esperando que les entreguen un lugar digno donde vivir o que los reconozcan como propietarios de sus cuartos y les den materiales para arreglar lo que iba a ser sólo un lugar de tránsito.

Cerro: De 13 a 20 años de espera

Lleva 20 años viviendo en el solar ubicado en Amenidad, número 67, entre Nueva y Cruz del Padre, en el municipio Cerro. El inmueble, de dos plantas, tiene graves problemas estructurales. Escaleras, paredes y columnas están agrietados y se pueden venir abajo en cualquier momento. No será la primera vez. Los vecinos que viven en los 40 cuartos habilitados en ese edificio ya han sido testigos de derrumbes parciales. Ahora temen que llegue uno total.

Todos recalaron en ese inmueble luego de que las autoridades los reubicaran ahí, de manera temporal, tras el derrumbe o incendio de sus viviendas.

Al principio no tenían un perfil determinado: había desde niños hasta ancianos enfermos. Hoy sí tienen algo en común: el miedo al derrumbe total. Especialmente entre quienes viven en situación aún más precaria.

Solar del Cerro: un edificio de dos plantas con amenaza de derrumbe. FOto: CiberCuba

Se trata de las habitantes que sólo tienen derecho a un cuarto y un baño para toda la familia y tienen que cocinar pegados a una ventana que tienen en esas cuatro paredes.

"Ahí se duerme, se lava y se tiende. Ahí se satisfacen las mínimas necesidades; con agua potable sólo a determinadas horas y desde hace seis años sin instalación hidrosanitaria adecuada. Muchas tuberías están clausuradas. Cuando ponen el motor, que ahora está roto, sólo llega un hilito de agua al segundo piso. Tenemos que cargar agua a diario. Los enfermos tienen que pagar para que les llenen el tanque pero antes tuvieron que pagar por el tanque, reduciendo aún más el espacio en el que viven", cuenta una persona, residente en el solar, que prefiere no ser identificada.

Solar del Cerro. Foto: CiberCuba

La vida es difícil en esa cuartería, pero la verdadera prueba de fuego llega cada vez que cae un aguacero. "Las lluvias recrudecen aún más la situación. La cisterna está soterrada y cuando llueve, se inunda todo y se contamina el agua".

Al principio, muchos creyeron en las promesas de los responsables del Poder Popular que, con cuentagotas iban repartiendo casas a los damnificados. Pero desde hace dos años no entregan ninguna vivienda. "Llevamos 13 y hasta 20 años en espera del cambio".

Extraoficialmente, las autoridades hablan de hacerlos propietarios de sus cuartos, pero en ese caso, los vecinos reclaman que les den materiales de construcción para habilitarlos como viviendas.

En estos momentos tienen un problema más urgente que resolver. Los escombros de los derrumbes parciales que han sufrido se acumulan a la entrada del edificio y como no los recogen, la entrada se ha convertido en un vertedero improvisado en el que proliferan las ratas, ratones, cucarachas y mosquitos. 

Esto, unido a las lluvias ha contaminado la cisterna y los vecinos temen contraer enfermedades.

Por allí sólo se pasa la administradora, Yalena Delgado, que asegura que tiene despachos con la subdirectora municipal de Vivienda, María Eugenia Alfonso Hernández, a la que sólo ven de Pascuas a San Juan cuando se ha acercado al solar a entregar alguna vivienda o cuando suman un nuevo inquilino al inmueble.

Ahora entre los vecinos se ha corrido la voz de alarma porque les han dicho que a Yalena Delgado, la única que se preocupa por ellos, la quieren sancionar porque en la última inundación no pasó por allí.

Todos saben que ella no fue porque también tenía su casa inundada. Ante tal injusticia ella quiere renunciar y los vecinos saben que con su renuncia, sus reclamos caerán en saco roto.

¿Cuánto tiempo tendremos que esperar para que den una solución a nuestra situación que empeora a diario?, se pregunta la persona que ha contactado a CiberCuba.

Meses de tupición en Las Guásimas

Fuentes cercanas a una familia con dos niños pequeños, de 2 y 11 años, residente en la calle 5ta, bloque 1, entre Calzada de Managua y B, en Las Guásimas, Arroyo Naranjo, se han puesto en contacto con este periódico para denunciar que llevan meses conviviendo con una fosa tupida en el patio de su casa.

"Se han quejado al Gobierno y a otras instancias y nadie los ayuda", aseguran a CiberCuba.

"Es algo inaudito que con toda la epidemia que se está viviendo en el país con el virus de la Covid, que a nadie le importe esta situación deprimente donde viven dos menores. No se pueden ni bañar. Ese agua sucia sube por el baño, por la cocina", denuncia a este portal.

Pendientes de derrumbe en La Víbora

Vecinos del edificio ubicado en la Calzada del 10 de Octubre, número 1353, en La Víbora, conocido como el Coppelita, se han puesto en contacto con CiberCuba para denunciar las condiciones precarias en las que viven.

El solar, por dentro. Foto: CiberCuba

"Este inmueble presenta peligro de derrumbe con rajaduras en las paredes, filtraciones en el techo y tupiciones de los baños. Cuando llueve, las aguas albañales corren por las habitaciones y el pasillo central del edificio. Las personas que allí viven han reclamado al Gobierno, al PCC y a la Dirección de Vivienda tanto municipal como provincial. También a la Fiscalía provincial y no acaban de resolverles su problema. Les prometen y prometen; les hacen visitas de varios organismos y nada. Todo se mantiene igual. Parece que no les interesa la vida de los niños y demás personas que allí viven", se queja.

Así están los techos del inmueble donde viven 13 familias. Foto: CiberCuba

No se trata de una situación inesperada. "Esto viene sucediendo desde hace años", confirman familiares de afectados. Ellos reconocen que en 2015 las autoridades repartieron algunas casas, pero aún quedan 13 familias esperando por la suya. No saben si su espera se alarga porque no se han construido suficientes viviendas por algún otro motivo que ellos no alcanzan a entender.

Techos apuntalados en una cuartería de La Víbora. Foto: CiberCuba

 

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Tania Costa

(La Habana, 1973) vive en España. Ha dirigido el periódico español El Faro de Melilla y FaroTV Melilla. Fue jefa de la edición murciana de 20 minutos y asesora de Comunicación de la Vicepresidencia del Gobierno de Murcia (España)

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba