Las bajas pensiones de los ancianos: un gran problema en Cuba

Esta noticia es de hace 4 años

En Cuba, la seguridad social es uno de los temas candentes, debido a que ostenta el preocupante indicador de ser el país con más ancianos por número de habitantes en el continente americano.

Las jubilaciones han perdido casi todo su poder adquisitivo, motivo por el cual muchos ancianos se ven obligados a trabajar para sobrevivir.

En los últimos años ha aumentado el número de ancianos que venden periódicos,  alimentos (maní, dulces, pasteles, etc.), recogen materia prima o que trabajan en diversos negocios cuentapropistas de familiares o amigos.

La vulnerabilidad de los ancianos en Cuba es grande, y así lo reconocen ―no solo los afectados directamente― sino también un amplio sector de la población que, día a día, es testigo del escaso poder adquisitivo de los jubilados en la Isla.

Muchos ancianos en Cuba necesitan de la ayuda económica de sus hijos para llegar a fin de mes, ya vivan estos en la Isla o fuera del país.

La ley establece que para que un trabajador tenga acceso a la pensión en Cuba ―en condiciones normales― debe tener al menos 60 años (las mujeres) y 65 o más (los hombres), haber trabajado al menos 30 años, y estar activo laboralmente al momento de la solicitud.

Foto de portada tomada de flickr by hl_1001

Esta noticia es de hace 4 años
Archivado en:

Judith Moris

Redactora en CiberCuba. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de La Habana, y Máster por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha sido profesora en la UH e investigadora en la UAB, y redactora/editora de la editorial Teide

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.