Entrevista con El B: "Ahora vivo en mi palenque, sin Patria pero sin amo"


Estados Unidos,

Publicado el Martes, 8 Enero, 2019 - 21:50 (GMT-5)


Cinco años después de abandonar la isla que ama, sufre y enfrenta, Bian Oscar Rodríguez conserva el espíritu cerrero que se forjara a sí mismo a modo de chaleco antibalas. Un temperamento feroz que explota en sus letras y sus performances frente a cámaras o escenarios, y que paradójicamente contrasta con el interlocutor pausado, a ratos sonriente, que responde nuestro arsenal de preguntas con desenfado sin apenas beber agua. “El B”, personaje siniestro para la soldadesca de la Seguridad del Estado, apenas bebe nada con alcohol.

Ese video tiene mucho que ver con toda mi carrera”, nos dice de entrada. Hemos comenzado el diálogo tomando su video 1ro de Enero de 2019 como pretexto. Y vaya pretexto: un fenómeno viral donde mezcla la alocución, el rap, la actuación y sobre todo, la honestidad. Una transparencia que duele y que intenta enviar a los cubanos un mensaje claro: han sido 60 años, es hora de decir de una vez por todas basta.

“Quien conoce todo mi trabajo en Los Aldeanos sabe que para mí hablar de Cuba es demasiado importante. Y este año se cumple un aniversario cerrado de dictadura. Sesenta largos años. Me hizo falta sacar todo eso de adentro y crear un video que no tiene música esta vez. Lo hice en mi casa, lo filmó mi esposa y lo subimos el mismo día 1ro. Y ha sido una barbaridad la acogida, la verdad”.

No ad for you

Su esposa Lyda Cao, productora de música electrónica, nos confirma que el video del que todo el mundo habla apenas necesitó memorización. Cuando terminó de escribir el texto, Bian ya se lo sabía prácticamente íntegro.

“En ese video me enfrento, por ejemplo, al mito de que el pueblo cubano no se rebela porque le falta información”, nos dice El B sobre una de las líneas temáticas iniciales de su video, que dura poco más de 6 minutos en total. “A mí eso me parece una burla, que en pleno siglo XXI alguien necesite mucha información para saber que pasa hambre, que no tiene derechos, que no puede sacar adelante su vida. No hay justificación para no alzar la voz”.

“El B” comenzó en la música con 17 años, escribiendo canciones inconformes con lo que le rodeaba, aunque estaban lejos aún del discurso frontal que empleó para hacer su arte. Bian Oscar comenzó a estudiar Psicología, nos dice, pero poco después cambió de guión:

“Me hice maestro emergente. Durante 6 años enseñé a niños de primaria incluso cuando ya grababa discos y comenzaba a ser conocido por formar parte de “Los Aldeanos”.

El dúo con Aldo Rodríguez Baquero nació dividido casi a partes iguales entre el amor por el rap y el amor por la libertad: “Recuerdo que Aldo me preguntó cómo llamaría al primer disco. Yo le dije Censurados. Sabía que cuando se escuchara lo que íbamos a cantar eso era lo que iba a ocurrir, nos iban a censurar”.

No pudo estar más acertado. Tanto el dúo “Los Aldeanos” como “El B” en solitario han sufrido todo tipo de amenazas, coacciones, censuras y abusos de poder para limitar al máximo el alcance de sus canciones desafiantes: “Pero nunca lo consiguieron, siempre sentimos por toda Cuba el amor y el apoyo de gente que agradecía que nosotros cantáramos así”.

En el contexto actual, Bian cree que la polémica desatada por el Decreto 349 que ponía frenos asfixiantes y criminalizaba expresiones artísticas que no estuvieran aprobadas por el poder cubano, refleja como pocas la falta de transparencia y de libertad que sufre el pueblo cubano y los artistas en este caso particular.

“Cuando yo vi a Silvio Rodríguez salir a mostrar su desacuerdo con ese decreto, supe que algo ahí olía mal. Él es un diputado de la Asamblea Nacional, él sabía todo sobre ese decreto. Y a última hora él y X Alfonso levantaron sus voces de protesta. Eso era lo que necesitaba el régimen cubano para engavetar ese decreto. Necesitaban exhibir a “artistas de obra probada”, como dijeron explícitamente, para justificar que retiraban ese decreto. Ellos no podían reconocer la enorme presión que ejercieron los artistas de todo el país, jóvenes, desconocidos, simples individuos que no aceptaron esa camisa de fuerza que era el Decreto 349. Pero ni Silvio Rodríguez ni X Alfonso me representan a mí. Ellos saben que forman parte del juego”.

"El B" llama marioneta sin carisma ni dotes de liderazgo a Miguel Díaz-Canel, y le reconoce la única “virtud” por la que le pusieron en apariencia al frente del país: ser confiable. Cree que la nueva generación familiar de los Castro y acólitos están “vendiendo la isla poco a poco pa´ hacer hoteles de lujo donde los cubanos solo se tiran fotos”, y tiene muy clara su posición sobre si hay que votar a favor o en contra de la nueva Constitución, o si hay que no votar.

“Yo no puedo votar. Ellos me quitaron mis derechos por salir dos años del país. Pero si pudiera, tampoco iría a un referendo farsante, donde los poderosos ganan sí o sí. Si aprueban el Sí, ganan porque pasaron su Constitución acomodada a sus intereses. Si tuvieran que aprobar el No, les serviría igual: darían una imagen democrática a la comunidad internacional y por detrás de la fachada seguirían haciendo lo que les da la gana. Ellos no necesitan de una nueva Constitución para robarse al país, ya lo han hecho. A mí me censuraron toda la vida sin que existiera ese Decreto 349. Lo único que les sería fatal es que se les quedaran vacías las urnas. Que el pueblo no fuera. Esa sería mi elección: no darme por enterado. Yo no hablo con ellos ni voto cuando dicen ellos”.

En la actualidad ambos integrantes de “Los Aldeanos” radican el Florida, aunque decidieron seguir sus carreras en solitario. A modo de aclaración final, “El B” lanza a la cara en su video 1ro de enero de 2019: “Ahora vivo en mi palenque, sin Patria pero sin amo”.


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram



Ernesto Morales

Periodista de CiberCuba

Comentarios

Siguiente:

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.