Caracol gigante africano Foto © Guardabosques Cuba

Ecologistas cubanos alertan que el peligroso “caracol gigante africano” ya se expandió al Oriente de la Isla

Este artículo es de hace 2 años

El exótico “caracol gigante africano”, principal vector del parásito causante de la meningoencefalitis eosinofílica en humanos, ha sido avistado al extremo oriental de Cuba varios meses después de que especialistas alertaran sobre su presencia en La Habana y provincias como Mayabeque y Artemisa.

Así lo afirmó la página de Guardabosques de Cuba, que este mes lanzó una campaña para avisar a localidades del Oriente sobre la amenaza y la rápida reproducción de este peligroso molusco en los campos de la Isla.

“Ante tal fenómeno, la poca percepción del riesgo de la población, y la incompetencia de las autoridades sanitarias para advertir sobre las consecuencias del contacto con esta especie, el colectivo Guardabosques se ha activado en una campaña de divulgación en pos de prevenir los efectos que para la salud puede ocasionar este molusco invasor”, indicó el sitio.

Coordinadores de ese grupo independiente se dieron a la tarea de distribuir volantes con información clara sobre el peligro que entraña el contacto con el caracol, como medida preventiva ante el posible arribo del invertebrado.

“Pero fue una sorpresa que, tras los pocos volantes repartidos en Holguín, nos advirtiera Grethel (vacacionista bayamesa de visita en la Ciudad de los Parques)– ¡yo ya he visto ese caracol!”, relató el texto.

Según explica Guardabosques, la granmense sostuvo que vio a niños jugando con un animal similar en las inmediaciones del Parque del Amor, en Bayamo. Sobre todo, le llamó la atención el tamaño y los colores vivos de la concha. 

“La alarmante noticia hizo que no dudáramos en trasladarnos hasta ese lugar para corroborar en el campo la veracidad de dicha información”. El grupo confirmó con tristeza “que existe en el lugar una colonia de poco más de dos docenas de individuos adultos de (unos 27 caracoles contados)”.

“Inquirimos sobre personas con síntomas o que fueran hospitalizados con meningoencefalitis, pero por suerte no obtuvimos respuestas afirmativas”, acotó la nota.

La infección con el parásito de la meningoencefalitis ocurre al ingerir accidentalmente o intencionalmente caracoles crudos y babosas, según explica el sitio de salud cubano Infomed. La lechuga y otras verduras de hoja también pueden ser una fuente si están contaminadas por pequeños moluscos. 

Esta enfermedad suele ser asintomática o levemente sintomática. Los síntomas generalmente aparecen de una a tres semanas y pueden incluir dolor de cabeza, rigidez en el cuello, hormigueo o sensaciones dolorosas en la piel, fiebre baja, náuseas y vómitos. 

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba