Robertico Carcasés | Foto © Interactivo / Facebook
Robertico Carcasés | Foto © Interactivo / Facebook

Roberto Carcassés: "Más que la inversión extranjera, se debe promover y apoyar la de los cubanos en su propio país"

América Latina Cuba

El músico cubano Robertico Carcasés, director de la banda Interactivo, hizo pública su opinión en torno al debate por la reforma de la Cosntitución cubana: "La dirigencia y la Asamblea nacional de Cuba han pedido a los cubanos opinión sobre, cómo quisieran que fuera la nueva constitución. Y me he sentido aludido", escribió en su perfil de Facebook.

"Ya crecimos espiritualmente -dijo Carcasés- ahora necesitamos crecer económicamente para vivir mejor. ¿A quiénes, si no a los propios cubanos nos interesa más que esto suceda con la mayor brevedad posible? para verlo nosotros mismos y dejarles a nuestros hijos un país del que se sientan orgullosos y del que no se quieran ir".

 "Por eso creo que, más que la inversión extranjera, se debe promover y apoyar la inversión de los cubanos en su propio país, en la pequeña, mediana y gran empresa dependiendo del capital que dispongan. En materia económica está todo por hacer. Aquí no hay cemento, no hay clavos, ni frazadas de piso ni transporte etc", afirma.

No ad for you

Según Robertico, algunos amigos le han dicho: "¿Para que voy a opinar si ellos van a hacer, como siempre, lo que les dé la gana?". No obstante, el músico considera que esta es una "oportunidad" y un "paso importante dado por las autoridades" cubanas. 

A todos los escépticos les ha respondido: "Sí voy a decir lo que pienso para que, si ellos hacen lo que les da la gana una vez más, y todo (o casi todo) sigue estando igual de mal, no quedarme con la espinita trabada de no haberlo dicho". 

Desde el pasado mes de septiembre, el proyecto de reforma constitucional está siendo sometido a consulta popular en toda la isla.

Aunque Miguel Díaz-Canel expresó que "cada cubano podrá expresar libremente sus opiniones", lo cierto es que hay muchos cubanos que, evidentemente, no confían en esas intenciones de inclusión y democracia por parte del gobierno de la Isla.

No obstante, Carcasés quiso compartir sus opniones al respecto: "No estoy representando a nadie más que a mí mismo. Me gustaría pensar que cada persona pueda representarse a sí y vivir con libertad, responsabilidad y sentido común", escribió.

Sobre la futura Ley que regirá al país dijo: "Creo que uno de los puntos más importantes que deben estar consignados en el documento definitivo que se apruebe, es la garantía de derechos a todas las formas de pensamiento político".

"Las constituciones son hechas por los seres humanos y ninguna persona o grupo puede determinar un sistema social como eterno e irrevocable, porque entonces la constitución dejaría de ser laica como se proclama, para otorgar el papel de ungido o dios a ese individuo, o de iglesia a ese grupo. Y, tanto las personas como los grupos se equivocan", agregó.

Por otra parte, refiriéndose al artículo 3 de la Constitución, que contiene que "la traición a la patria es el más grave de los crímenes, quien la comete está sujeto a las más severas sanciones", Carcasés subrayó: 

"Ningún cubano que tenga la sincera intención de mejorar su país por medios pacíficos, mediante razones y buenas acciones, puede ser considerado traidor a la patria, incluso si no está de acuerdo con el socialismo como sistema; porque entonces también podría ser considerado traidor, quien quiere perpetuar un sistema que, económicamente ya ha probado su ineficacia, e ideológicamente es, cuando menos, discutible".

"El socialismo y la revolución, en mi opinión, trajeron cosas buenas y malas. Despertaron en millones de cubanos la capacidad de soñar una vida mejor. Se elevó el nivel cultural y espiritual de la nación con la preparación de profesionales en todas las ramas del conocimiento humano y se intentó implantar el estado de bienestar, espejismo que se vivió en muy cortos periodos de tiempo. Pero la rigidez ideológica, la represión y la pésima gestión económica del programa socialista hicieron que mucha gente se fuera desencantando desde el mismo principio para dejar de comulgar con sus ideas y por consiguiente con sus lideres".

Asimismo se manifestó a favor de la inclusión de los cubanos, donde quiera que se encuentren: "Millones emigraron, otros se quedaron aquí. Miles están volviendo. Todos ellos deben tener los mismos derechos que los que defienden el actual proyecto. Todos formamos parte de lo que se define como el pueblo de Cuba y creo que estamos en un punto en el que, todos y cada uno, podemos dialogar y tener la capacidad de escuchar al otro, ese que no piensa como yo pero me trata con respeto y de quien puedo aprender algo. Esto, de lograrse, lo podría ver incluso como “una conquista de la revolución".

Al final de su comentario, Carcasés aclara: "Sólo los cubanos, vengan de donde vengan o estén donde estén y piensen como piensen, serían los más interesados en poner su creatividad y recursos para que todos y cada uno crezcamos según nuestra capacidad e inventiva, sin que nadie nos ponga límites, con verdadero poder económico y político para realizar nuestros sueños, y sin dejar de ser solidarios ni de tener conciencia social".

Hace cinco años atrás, el músico estuvo en medio de una polémica, al expresar su opinión en un concierto en la Tribuna Antiimperialista de La Habana por la liberación de los cinco espías cubanos en Estados Unidos. En ese entonces, proclamó el derecho a elecciones libres, libertad de información y de opinión.

A raíz del suceso, el Ministerio de Cultura prohibió inicialmente al jazzista presentarse por tiempo indefinido, medida que fue luego obviada después de que Silvio Rodríguez saliera en defensa del músico.

Comentarios

Siguiente artículo:

Privacidad y uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y entregar contenido y publicidad adaptados a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.