Miguel Díaz-Canel | Foto © Collage con imágenes de Cubahora
Miguel Díaz-Canel | Foto © Collage con imágenes de Cubahora

Díaz-Canel, el gatillo más alegre del Twitter revolucionario

América Latina Cuba

Pocos destinos han sido reservados con mayor martirio que el de Miguel Díaz-Canel . Seamos honestos de una vez. Cuando paremos de burlarnos de él (como se merece), y cuando paremos de colgarle encima el cartel de dictadorzuelo descafeinado (que se lo merece aún más), si nos queda tiempo deberíamos mirar el Twitter de este nuevo comandante impostado y sentir tanta lástima y desprecio como nos sea posible.

Porque no es normal tanta mediocridad de espíritu. No es normal tanta nulidad. Este hombre es el presidente que no preside nada, y al que le han dado la tarea de recordar, como esposa siempre melancólica, al Fidel Castro que desde hace dos años ya no está.

Este domingo se cumplió ese segundo aniversario. Y Miguel Díaz-Canel tomó Twitter por asalto como un niño entusiasmado para mandar huestes a la escalinata de la Universidad de la Habana, y después para hacer recuento fidelista de lo ocurrido en esa misma escalinata. Y para después de todos los despueses, volver a la cantaleta de la continuidad. El trademark de su presidencia.

No ad for you

Los últimos 11 tweets de Díaz-Canel han sido evocando a Fidel Castro. El último, hace par de horas, fue para felicitar a Economistas y Contadores y recordarles que también ellos son seguidores de Fidel.

En sus últimos 11 Tweets, Díaz-Canel ha hablado de Fidel Castro

Ayer, justo antes del comienzo de la cantata mortuoria por el dictador envuelto en la piedra, Díaz-Canel dijo estar en esa histórica escalinata rindiendo homenaje Castro.

Díaz-Canel twitteando en vivo mientras transcurría la Gala

Poco después, otro tweet para llamar a Castro “el defensor de las causas justas, el que sonríe”. Minutos después, un tercer tweet, todos con fotos de Castro, agradeciéndole la enseñanza de que un mundo mejor es posible. Y luego, un quinto Tweet diciendo que Fidel vive y que lo vio transformado en miles.

Díaz-Canel es un frasco de líquido depresivo para cortarse las venas. Y no lo oculta. Su hashtag favorito: #SomosContinuidad. ¿Se puede caer más bajo? ¿Se puede doblar más la cerviz?

El presidente del país no logra dejar de sentirse un intruso. Cada uno de esos tweets de Miguel Díaz-Canel son latigazos, autoflagelaciones por estar ocupando un cargo que le corresponde, ay, a un único hombre. El hombrazo grande, sonriente, de la barba rara, ¿verdad, Miguel? Esto es de risa.

Lo peor es que le queda plástico. Forzado. Le sale antinatural. Yo no sé qué podría salirle natural, espontáneo, a un hombre que siempre da la impresión de tener hasta las canas milimétricamente calculadas en número y disposición. Pero su insistencia por insuflar a las masas con un fervor tipo década de los ´70, pasa de castaño oscuro.

Es un martirio. Para él sobre todo, supongo: sabe que no llega, que no convence, que la gerontocracia vestida de verde y con medallitas al pecho desconfía, esos no saben de Twitter ni capitalismos afines. Solo saben que él no es un Castro, que no estuvo en la Sierra, que se pasea siempre con su mujer de la mano, que su mujer tiene un tatuaje, y que todo eso junto les despierta recelos y suspicacias. No eres de los nuestros.

Por lo pronto Díaz-Canel sigue con su gatillo libre en Twitter. El vaquero fidelista más rápido del oeste: nadie publica más y mejor sobre el Comandante que él. Es tan patético como risible. Y él lo sabe, y no se rebela. Es un presidente obediente. Me pregunto cómo verá eso su mujer.

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Ernesto Morales

Periodista de CiberCuba

Comentarios

Ernesto Morales

Periodista de CiberCuba

Siguiente artículo:

Privacidad y uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y entregar contenido y publicidad adaptados a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.