Carretilleros en Cuba. Foto © CiberCuba

"Cómo los particulares sí tienen comida", cubanos opinan sobre la escasez de alimentos

Este artículo es de hace 1 año

La prensa oficialista cubana vuelve a tratar el tema del desabastecimiento y carencia alimentaria que desde hace meses vive Cuba. El periódico villaclareño Vanguardia, en su página web, recoge opiniones de descontento de los cubanos ante esta situación.

“Al mercado estatal está llegando muy poca mercancía y se acaba muy rápido” se queja alguien a quien también le molesta que “la calidad de los productos que ofrecen no es buena”. Pese a las peticiones, incluso del gobernante cubano Miguel Díaz-Canel, de mejorar la calidad de productos tan básicos como el pan, el producto sigue siendo de baja elaboración como reconoció un funcionario en Las Tunas.

Ante el cuestionamiento de “¿cómo los particulares sí tienen comida?”, Daysi Arteaga, una mujer que desde el 2014 está sujeta a esta modalidad de empleo, dice que “no podemos disminuir los precios porque el campesino no nos vende barato. Para ellos es complicado también porque tienen que pagar mano de obra para sus cosechas, la semilla, el líquido para fumigar y personas que velen por los sembrados en las noches”.

Por su parte, otra mujer, Yaima Rodríguez dice que la estabilidad de los productos no es posible. “Por ejemplo, hoy no hay maíz y la semana pasada ofrecimos una buena cantidad” afirmó al citado medio.

“Soy una profesional, tengo un salario medio y con él solo puedo satisfacer las necesidades en términos de alimentación alrededor de dos semanas al mes; de ahí en adelante hay que inventar” dice otra de las personas entrevistadas. En Cuba el salario muchas veces no llega ni a la media de 30 dólares mensuales.

Muchos se quejan de que las colas son "una tarea titánica por el eventual y reducido surtido”.

Los medios de prensa bajo el control estatal reconocieron hace pocos días que no sabrían cuando estaría solucionado este asunto pues los proveedores de pollo, Brasil y EE. UU., habían roto los convenios y se encontraban buscando otros suministradores.

“Las colas para comprar cerdo en las casillas (carnicerías) se realizan desde inicios de semana y los coleros venden los turnos a 50 pesos” se queja un villaclareño.

“Casi es una ofensa al pueblo trabajador que en las shoppings solo estén estables las bolas de carne de res, que no se pueden adquirir ni gastando todo el salario” no dudan en decir, dice otro sobre los altos precios en las tiendas recaudatorias en divisas.

Las autoridades del país han asegurado buscar una solución, a la vez que incitan al pueblo a producir más. Un círculo vicioso del cual difícilmente se salga solo con la voluntad y el esfuerzo que invoca en su discurso el oficialismo cubano para revertir la crisis.

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Lázaro Javier Chirino

Periodista de CiberCuba. Licenciado en Estudios Socioculturales por Universidad de la Isla de la Juventud. Presentador y periodista en radio y televisión

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.