El área afectada en la pierna de Sarah Martínez, residente en Casselberry, Florida | Foto © Twitter / WFLA NEWS
El área afectada en la pierna de Sarah Martínez, residente en Casselberry, Florida | Foto © Twitter / WFLA NEWS

Una mujer evita la enfermedad de la bacteria come-carne gracias a la rapidez con que acudió al médico


Publicado el Jueves, 11 Julio, 2019 - 08:20 (GMT-5)


Sarah Martínez –residente en Casselberry, Florida– se recupera de una infección tras haber contraído una bacteria marina durante un baño en una playa de Sarasota.

La mujer ha explicado a medios locales que se había cortado una pierna afeitándose unos días antes de su visita a la playa, y notó que una media hora después de salir del mar comenzó a sentir picazón alrededor de la herida, que ya creía curada.

La piel se le enrojeció e hinchó y acudió con rapidez al médico, donde le dijeron que su infección era una "celulitis infecciosa" provocada por una bacteria marina.

No ad for you

Los médicos dijeron que aunque Martínez contrajo celulitis, si no se hubiera tratado con la rapidez que lo hizo, su infección podría haber derivado en la enfermedad "come-carne".

Gracias a la rapidez con que actuó y al tratamiento de antibióticos que recibió, la inflamación de la mujer ha comenzado a bajar y ya se recupera.

Este martes, otra mujer, identificada como Leann Rose, reportó en sus redes sociales que había sido víctima de la bacteria come-carne en una playa de Manasota Beach, en Florida.

Según explicó, tenía una pequeña cortada a punto de cicatrizar cuando entró al agua y el pie comenzó a hincharse. Poco después acudió al hospital y le diagnosticaron una infección de la "bacteria come-carne". La mujer tuvo que ser sometida de inmediato a una cirugía en la que debieron extirparle parte de su pie izquierdo.

En las últimas semanas se han reportado varios casos de personas afectadas por la bacteria come-carne", la cual causa una enfermedad llamada fascitis necrosante (NF por sus siglas en inglés) que se extiende por el tejido celular subcutáneo.

Recientemente una niña de 12 años llamada Kylei Parker contrajo la bacteria por una herida que tenía en el pie. 

Lynn Fleming, de Ellenton (Florida), murió la pasada semana en un hospital, donde estaba conectada a una máquina tras haber sufrido dos accidentes cardiovasculares y una infección generalizada por dicha bacteria.

En Estados Unidos se han reportado desde el 2010 entre 700 y 1.200 casos cada año.

Los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) explican que se trata de una infección bacteriana rara que se propaga por el cuerpo rápidamente y que puede causar la muerte.

Prospera en aguas marinas cálidas y provoca infecciones en el ser humano, que generalmente acceden al cuerpo por pequeñas lesiones. No obstante, los especialistas también advierten que se puede contraer con lesiones como contusiones o magulladuras.

Los síntomas que se presentan, la mayoría de las veces, son leves al principio, apenas un área enrojecida o inflamada en la piel que se extiende rápidamente al tiempo que aumenta el dolor, la inflamación e incluso da fiebre.

Incluso bajo tratamiento está demostrado que hasta 1 de cada 3 personas con la bacteria en el organismo puede fallecer por la infección.

Para disminuir los riesgos, se recomienda extremar la precaución y acudir con rapidez al médico.


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Suscríbete a las notificaciones de CiberCuba:


Comentarios

Siguiente artículo:

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.