Still del; rodaje Foto © Cortesía ICAIC

Festival de Venecia quedó deslumbrado por “La primera carga al machete”, hace 50 años

El Festival de cine de Venecia se considera el decano entre los eventos de su tipo, pero en la edición de 1969 se decidió clausurar los premios, de modo que durante una década, hasta 1979, el evento perdió buena parte del impacto internacional que había conquistado debido a la supresión de los galardones. Una repercusión extraordinaria acompañó la proyección del filme cubano La primera carga al machete, dirigido por Manuel Octavio Gómez, al proyectarse en la función nocturna del 30 de agosto de 1969.

La edición de Venecia en 1969, donde participó el más experimental de los filmes cubanos, se celebró del 23 de agosto al 5 de septiembre e incluyó el estreno mundial no solo de la película cubana sino también de la italiana Satyricón, opulante producción de Federico Fellini y la alemana Cardillac, de Edgar Reitz.

El cine cubano de ficción recién conquistaba su completa madurez gracias a Memorias del subdesarrollo, de Tomás Gutiérrez Alea; Lucía, de Humberto Solás, y Aventuras de Juan Quin Quin, de Julio García Espinosa. Le había llegado el momento a la experimentación formal, el vínculo entre documental y ficción que representa La primera carga…

En Venecia, el crítico italiano Mario Quargnolo elogió esa «sensación de inmediatez y participación directa en los sucesos reconstruidos», que evocaban algunas secuencias de El nacimiento de una nación, de David Wark Griffith. El francés Robert Chazal comparó la batalla final con la confrontación similar que ocurre en La pandilla salvaje (The Wild Bunch, 1969), de Sam Peckinpah. 

Con guion de Alfredo del Cueto, Jorge Herrera, Manuel Octavio Gómez y Julio García Espinosa, fotografía de Jorge Herrera, edición de Nelson Rodríguez, sonido de Raúl García y producción general de Miguel Mendoza, (es decir lo mejor del cine cubano en aquel momento) el filme cuenta con un plantel de extraordinarios intérpretes como José Antonio Rodríguez, Adolfo Llauradó, Idalia Anreus, Omar Valdés, Raúl Pomares e incluso Pablo Milanés, quien encarna a una suerte de trovador que va comentando, con canciones, la trama.

La acción  ocurre en Octubre de 1868 cuando se inicia la guerra contra la dominación española. Los independentistas ocupan Bayamo y un capitán español envía dos fuertes columnas. Éstas son diezmadas por las tropas de Máximo Gómez, que utilizan por primera vez el machete como arma de guerra. 

El impacto del filme en el festival de Venecia (y el reconocimiento de los críticos en Cuba, España, Reino Unido o Bélgica, por solo mencionar varios países donde fue muy elogiada) se debe a que los guionistas y el director adoptaron una audaz estructura de filme-encuesta rodado al estilo de un reportaje, con entrevistas a los personajes históricos. 

Además, está la presencia de la cámara en mano, a semejanza de los mejores documentales, y la contrastada fotografía, a imagen y semejanza de las películas más antiguas Afirmar que La primera carga al machete es la película formalmente más atrevida del cine cubano de la década de 1960 implica aludir a la sorprendente estructura de boletín noticioso conferida a sucesos reales acaecidos un siglo antes. 

En términos narrativos sorprende la presencia de un juglar, abstraído de la historia, en la persona del cantautor Pablo Milanés, que se interpreta a sí mismo, comenta con música los acontecimientos históricos e interpreta sus canciones en las mismas localizaciones donde ocurrió el rodaje.

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.