Mailyn Carbonell Mengana y su hija Foto © CubaNet

Madre cubana pide ayuda para tratamiento que salve los ojos de su hija

Una madre cubana está pidiendo ayuda desesperadamente para que su niña pueda recibir un tratamiento que salve sus ojos de un cáncer ocular.

“Por favor, que me ayuden, que me ayuden; si más personas se solidarizan con la situación de mi niña ella podría recibir su tratamiento”, dijo a CubaNet Mailyn Carbonell Mengana.

“Mientras haya una esperanza voy a luchar por mi hija, esté el medicamento donde esté, en cualquier rincón del mundo”, añadió.

La pequeña de dos años Legna Angelina Verdecia Carbonell, de la barriada de Santo Suárez en el municipio habanero Diez de Octubre, fue diagnosticada hace un año con retinoblastoma, un cáncer ocular que afecta la retina.

Desde entonces Legna ha sido sometida a varios tratamientos en Cuba que lamentablemente no han sido efectivos. Incluso los médicos que la han atendido le aseguran que a la niña se le ha garantizado los mejores tratamientos que hay en el país, y que ya no se puede hacer nada más que extirparle el ojo.

La madre relató que "se le había suspendido la quimioterapia porque no le estaba haciendo efecto y seguían saliéndole tumores. Entonces el médico dijo que había que continuar con otro tratamiento con resultados en países del primer mundo: el carboplatino”.

“Iba respondiendo muy bien al nuevo tratamiento… Cuando ya se esperaba que no tuvieran que ponerle ninguna otra dosis, en el ojo derecho volvieron a salirle muchos tumores”.

Ante la sugerencia del médico de extirparle el ojo derecho a la niña, la madre preguntó: "‘¿Médico, existen otras opciones de tratamiento?’ Y él me dice que sí, pero que desgraciadamente esos tratamientos no los teníamos en el país, que solo estaban disponibles en países del primer mundo”.

La madre confía en que la solidaridad de las personas ayuden a su pequeña a poder salir de la Isla y cometerse a un tratamiento: "Yo digo que mientras se le puedan salvar los ojitos a la niña tenemos derecho a hacer algo”, dijo. “Yo le pido a todas las personas del mundo que me vean que me ayuden, que me ayuden”.

“La COVID-19 está en todas partes del mundo y no por eso me voy a paralizar. Yo sé que es un riesgo, es un peligro para la vida de la niña, pero mientras quede algún tratamiento no puedo sentarme en la casa a esperar que llegue el día de entrar al salón a realizarle una nucleación del ojo a mi hija”, aseguró.

En medio de esta situación, los médicos le han dicho a la madre que estaba en todo su derecho de buscar otros tratamientos fuera de Cuba, pero que no tardara meses en estas gestiones, ya que la enfermedad avanza demasiado rápido.

Más de un padre cubano se ha visto en la penosa situación de luchar por la salud de sus hijos. El pasado mes la familia de la niña Valeria De La Caridad Torres González, de 6 años y residente en Cuba, comenzó a pedir ayuda para poder costear el tratamiento de la pequeña, quien fue diagnosticada con cáncer cerebral.

Lo mismo sucedió con el niño cubano Jhan Lucas, quien fue diagnosticado con un tumor cerebral que le impedía moverse por sí solo, respirar con facilidad o ver los colores de todo aquello que le rodea, y llegó a Miami para ser tratado.

Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985