Las autoridades decomisaran 180 sacos de cebolla blanca y mil ristras de morada. Foto © Captura de video

Decomisan un cargamento de cebollas en Ciego de Ávila valorado en 100 mil pesos cubanos

Un operativo policial en la comunidad de Río Grande de Ciego de Ávila, facilitó la incautación de un cargamento de cebollas a un camión particular proveniente de Sancti Spíritus, que presuntamente se iba a destinar a la venta ilícita.  

De acuerdo con un breve reporte del noticiero oficialista de la televisión cubana, la procedencia de la mercancía no estaba justificada, lo que permitió que las autoridades decomisaran 180 sacos de cebolla blanca y mil ristras de morada.

“Además se comprobó que ninguno de los ciudadanos implicados contaba con la documentación legal para la comercialización de los productos y que el objetivo final era el abastecimiento de un mercado ilícito en la provincia de Camagüey”, precisa el material.

Las autoridades estimaron que el valor de los productos confiscados ascendía a 100 mil pesos cubanos, a precio de mercado estatal. Los responsables podrían ser procesados por el delito de “especulación” y “acaparamiento” reflejados en el artículo 230 del Código Penal, explicó la teniente Dianelis González, instructora penal del municipio de Majagua.

Según el reporte, la mercancía confiscada fue distribuida entre los centros priorizados de Majagua, como los pertenecientes al sistema de atención a la familia, las casas para abuelos y el hogar materno de la localidad.

También los productos supuestamente llegaron a los mercados estatales de los 5 consejos populares del territorio.

“Actuar con severidad ante quienes pretendan burlarse o aprovecharse de la situación del país, es la indicación del presidente Miguel Díaz-Canel”, concluye el reporta que además señala que el “enfrentamiento” y la denuncia a las “ilegalidades” es “tarea de todos”.

Estas acciones que hoy cuentan con una cobertura fija de los medios oficialistas son parte de una cruzada del régimen cubano contra las llamadas ilegalidades que, en gran medida, son “delitos” en los que las personas en la isla incurren de continuo para intentar paliar la crisis económica doméstica en la que se ha hundido el país.

Para escapar de la asfixia económica, muchas veces los cubanos deben quebrantar la restrictiva ley que se les impone y que restringe en gran parte el desarrollo del sector cuentapropista. En medio de la crisis generada por el coronavirus, por otro lado, los mercados estatales se encuentran grandemente desabastecidos y los privados son los que mitigan un poco la escasez, si bien lo hacen a costos más elevados que los propuestos por el Estado.

A finales de mayo, el Ministerio del Interior decomisó 800 quintales de cebolla y 150 sacos de cemento en la Finca Vivero Las Marías, en Sancti Spíritus. Los sacos de cemento habían sido adquiridos ilegalmente para construir una tercera cámara fría en esa finca que pertenece a la cooperativa Julio Hidalgo, del Consejo Popular Guayos.

Ese mismo mes, las autoridades policiales cubanas detuvieron en Cienfuegos a tres personas que intentaron violar el cierre de las fronteras provinciales por el coronavirus para vender ajo y cebolla en Trinidad, Sancti Spíritus.

También se conoció que el MININT desmanteló, hace apenas unos días, un negocio ilícito de mantequilla y otros productos lácteos, en la provincia Camagüey. Durante el operativo se confiscaron de igual forma 16 porrones con capacidad de 25 litros que estaban llenos de crema de leche con la que producían mantequilla para vender. También se decomisaron otros objetos como 2 lavadoras que se utilizaban para la fabricación del producto.

Recientemente, el gobernante cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez afirmó que los juicios y operativos policiales habituales en Cuba desde que comenzó la crisis sanitaria causada por el coronavirus –muchos de los cuales se transmiten por la televisión–, se mantendrían incluso en la etapa de recuperación post-pandemia.

El dirigente castrista dijo que era importante seguir “manteniendo la intensa lucha en el enfrentamiento a la corrupción y a las ilegalidades; y haciendo público un grupo de casos con toda la profesionalidad que eso lleva y con todos los códigos de comunicación social que debemos mantener”.

“Seguimos con esa intensidad. Eso llegó para quedarse y lo vamos a continuar haciendo permanentemente”, agregó.

Archivado en:

Maykel González

Periodista de Cibercuba. Graduado de Periodismo por la Universidad de La Habana (2012). Cofundador de la revista independiente El Estornudo.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985