Agromercado en La Habana Foto © CiberCuba

En medio de la crisis alimentaria la televisión cubana defiende la exportación de frutas

En medio de la actual crisis alimentaria, la televisión cubana se ha referido a la exportación  de mamey y fruta bomba a partir de la producción de algunos campesinos, como Osmani Cordero Alfonso, en Artemisa, que tiene una finca con diversas plantaciones, que incluye también aguacate.

El productor debe acudir al abono orgánico, la lombricultura y el arado con bueyes para tratar la tierra, ante la falta de tecnología y recursos económicos que le permitan incrementar los niveles de producción y aún así pretende vender en el mercado internacional sus frutas.

El reporte de la televisión, que ofrece esperanza de una abundancia que los cubanos no ven en sus mesas pero que el ministerio de la Agricultura se empeña en defender, algo que para el economista Elías Amor, constituye una  manera desesperada de generar ingresos, contrasta con el desabastecimiento generalizado en puntos de venta de productos agrícolas.

El arroz y la carne de cerdo, por ejemplo, se encuentran prácticamente desaparecidos de los hogares y mercados cubanos.

En el caso del primero, según el ministro de Agricultura de la isla, se vio incumplida la entrega de 190 mil toneladas del cereal "por falta de combustibles, fertilizantes y plaguicidas” y en el caso de la carne de cerdo la principal dificultad está en garantizar el alimento que se necesita, una asignatura pendiente desde antes de la crisis del nuevo coronavirus. El resultado es que la industria solo procesa una seis mil toneladas mensuales, de las 17 mil que se contrataron.

Sin embargo, no todos los productores se manifiestan tan alegres como Osmani Cordero Alfonso. En Caibarién los campesinos se mostraron inconformes con las nuevas tarifas impuestas por el gobierno local, lo que generó un desabastecimiento aún mayor.

Lo único que se puede comprar en las placitas es mango y los vendedores calificaron de "ridículos e irreales" los nuevos precios que establecen, por ejemplo, que la libra de boniato y yuca se vendan a 65 centavos y la de plátano a 1,60, según una documentación oficial a la que tuvo acceso CiberCuba.

Aunque el Gobierno declara que es una prioridad la producción de alimentos, lo cierto es que la burocracia impide que actualmente estén detenidas unas 10 mil 215 solicitudes de tierras estatales en usufructo, según datos propiciados por el MINAGRI. Durante la pandemia se ralentizó el proceso y solo se han aprobado una mínima parte de esas solicitudes.

Archivado en:

Lázaro Javier Chirino

Periodista de CiberCuba. Licenciado en Estudios Socioculturales por Universidad de la Isla de la Juventud. Presentador y periodista en radio y televisión

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985