Mujer patriota en Estados Unidos de América Foto © Tyrone Turner

Nueva Sex Symbol Patriota de Estados Unidos

La foto que están viendo me la mandó un amigo desde Washington DC, un célebre roquero al que aprecio una enormidad, un patriota por encima de todo. El, a su vez, halló la foto mientras navegaba en las redes sociales.

La foto es de Tyrone Turner, del sitio local DCist y la televisión pública WAMU, y forma parte del cúmulo de imágenes divulgadas a raíz de los festejos nacionales por el Día de la Independencia en Estados Unidos.

La foto, que no he dejado de observar durante un buen rato, muestra a una valiente desconocida, a la que él y yo hemos denominado como una nueva Sex symbol patriot norteamericana. 

No conocemos sus orígenes, tampoco se le echan demasiado en falta. Sólo sabemos que es una norteamericana muy orgullosa de serlo, que ama a su país y está dispuesta a defenderlo, que protege a su presidente, en pago a la protección que este le ha brindado al país, reforzando considerablemente la economía capitalista, y que votará en contra de todo lo que sea comunismo e izquierdismo.

Vestida con estilo veraniego, lleva un ropaje de fondo blanco, floreado, de algodón, con tirantes que descubren su espalda y bien torneados brazos en alto, firmes, y el ajustado corpiño que reafirma el busto entregado a la afrenta. 

Es hermosa esta mujer, perfil griego -me atrevería a describirlo así- semejante al de cualquier monumento del Louvre en París o de mi tan querida Atenas, en la Grecia antigua, de esos que no podrán tumbar jamás, porque somos numerosos los que estaríamos dispuestos a dar la vida para impedirlo.

Sí, indudablemente resulta monumental esta mujer de la imagen, por su belleza y por su arrojo.

Cubre su cabeza con una gorra roja, en la que puede estar escrito Make America Great Again o Trump 2020. Lo adivino al ver las turbas que intentan agredirla, al reconocer la mueca de odio en el rostro oculto detrás de la mala sombra del extremista violento que se le ha encimado con la intención de amedrentarla, de quebrarla.

Pero a esta mujer no la atemoriza ni la rompe nadie nada ni nadie. Lleva en su frente erguida, en su mirada precisa, en su cuerpo resistente e inamovible, el amor por la verdad y la razón.

Esta mujer desconocida debiera aparecer en todas las portadas de las revistas del mundo libre. Pero. No. No aparecerá, no sucederá, como tampoco ninguna revista de moda se ha atrevido a publicar portadas -lo que las dignificarían- el rostro de Melania Trump, la Primera Dama de Estados Unidos, quien emula en belleza con cualquiera de esas modelos cadavéricas y espantosamente derrengadas de las que ya estamos tan hartas.

La bravía mujer norteamericana de esa foto no será, a mi juicio -aunque debiera serlo de inmediato- ídolo de las feministas de ahora ni para las militantes de la sosa izquierda actual.

No importa, la mujer de la foto no lo hizo para ser cosa ni objeto de nadie. Está ahí por ella misma, defendiendo su espacio, su posición, sus ideas. 

No hay monumento que pueda ser derribado cuando se ha esculpido en la mente libre de una mujer de derechas, a la que nadie le ha regalado nada, que no le debe nada a nadie, porque trabaja tanto o más que cualquier mujer de izquierdas.

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Zoé Valdés

Escritora y Artista. La Habana, 2 de mayo de 1959

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985