Miguel Díaz-Canel (i) y Javier Rodríguez (d) Foto © Collage Granma- Facebook/Javier Rodríguez

Músico cubano denuncia “cobarde y miserable silencio" de Díaz-Canel y del PCC en injusticia contra su madre

El músico cubano Javier Rodríguez, director del grupo de rock Extraño Corazón, ha denunciado que vuelve a la carga contra Miguel Díaz-Canel y el PCC tras no haber sido resuelto el problema del carro que le robaron a su madre, un polski del que solo dejaron la carrocería tras haberlo mandado a un taller del Estado.

Rodríguez explica que más siete meses después de enviar una carta a Miguel Díaz-Canel para denunciar el caso -cuyo origen se remonta a 18 años atrás- espera por una solución.

“Siete meses de cobarde y miserable silencio del Presidente y del Partido Comunista”, dice el músico; y añade que “no hay ni valor, ni huevos, ni vergüenza, ni humanidad”.

Rodríguez recuerda que entregó la carta en Atención a la Población del Consejo de Estado, el 17 de diciembre 2019 -a petición de Fernando Rojas, viceministro de Cultura- y que más tarde fue publicada en Facebook, en enero de este año.

“El Partido Comunista de Cuba es literalmente un toca pelotas… y sospecho seriamente que está cada vez más lleno de indecisos…de personajes que no acaban de salir del closet de una buena vez…por aquello del que dirán y no perder las dádivas del poder”, afirma el músico, que además ha llegado a calificar a la Constitución de Cuba de “prostituta”.

Rodríguez ha subrayado que “ya eso del Partido único pasa cada vez más factura al ciudadano común”; y que se trata de un “poder absoluto, poder insano”.

“Sé que estoy bajo lupa hace rato, pero sepan que hasta que no obtenga justicia para mi madre y se le devuelva lo robado por el Partido Comunista, no dejaré de reclamar y denunciarlos públicamente”, agregó.

En lo que respecta a lo sucedido desde enero, Javier Rodríguez indica que hace dos días llamó por teléfono al jefe del taller, y este le dijo que “le arrancaron la cabeza en diciembre 2019 y que además fueron removidos de sus cargos el director de la Unidad Nacional de Transporte del CC-PCC, Jorge Luis Vila Ortiz y a Ángel Morejón León, jefe de la Ofic. Administración y Servicio del Comité Central”, todos funcionarios relacionados con el caso.

“¿Coincidencia o consecuencia de mi carta? No lo sé y no me importa, aquí lo que importa es que la infamia continúa, que ahora tendré que lidiar con nuevos impresentables”, concluye el músico; que reitera que vuelve a la carga y que va a por el segundo round. “Voy a por ustedes. No pueden salirse con la suya y menos con mi madre”.

En enero de este año, Rodríguez publicó -en un relato que resume casi dos décadas- cómo el vehículo entró en un taller de autos del PCC provincial y jamás regresó a su dueña.

La historia se remonta al año 2002 cuando su madre, con 50 años de edad y siendo subdirectora de Información y Programación de la Radio Provincial de la Habana, entregó su auto en el taller del Comité Provincial del PCC de La Habana para chapistería y pintura. La madre de Javier Rodríguez es, además, exmiembro del buró e ideológica del PCC municipal de Plaza de la Revolución.

El auto se entregó funcionando, con llaves y documentos de circulación. En el 2004, dos años después, finalmente hicieron el trabajo de arreglo al vehículo. Sin embargo, no lo entregaron. En el 2006 le dijeron que había habido un robo de piezas del carro y le prohibieron a su madre entrar al taller.

En ese momento empezaron las cartas de reclamación a las altas esferas del Gobierno. En el 2008, o sea, 6 años después de la entrada del auto en el taller, se comprobó la magnitud del robo. Hasta el 2014, la madre de Javier Rodríguez, acompañada de su hijo, no pudo entrar al taller para ver lo que quedaba de su fiat polski: la carrocería tirada en el suelo.

En septiembre del 2014 la madre del músico se reunió con uno de los funcionarios del Comité Central -ahora destitutido- y en agosto de 2018 una autoridad de las oficinas de la Unidad Nacional de Transporte del Comité Central-PCC le dijo que el auto estaba a más del 60 %.

En mayo del 2019 confirmaron que en cinco años "solo pusieron 4 gomas de uso, un motor oxidado y el 80% de las piezas estaban por buscarlas y pasaban por un complejísimo enredo burocrático para pagarlas".

Fue entonces que Javier Rodríguez, a cargo de la situación por la avanzada edad de su madre, intentó llegar a Miguel Díaz-Canel, con la solución obtenida hasta el momento: algunas destituciones pero nada del carro.

Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985