Cubanos en el puerto de La Habana (Imagen de archivo) Foto © CiberCuba

Carta abierta a marinos mercantes cubanos: "El nuevo régimen impositivo significa menos salario y más burocratismo"

En días recientes la Gaceta Oficial Ordinaria No.48 publicó un paquete de medidas aplicadas a los trabajadores que prestan "servicio en buques de armadores o compañías navieras extranjeras".

Entre las nuevas regulaciones se refería que los marineros cobrarían el 100% del salario pactado con la compañía, pero "están obligados a remesar, mediante su empleador extranjero y a mantener en una cuenta bancaria personal en Cuba, un mínimo del treinta por ciento (30 %) de los ingresos mensuales contratados", según informó el oficialista Cubadebate.

Tras el anuncio varios trabajadores del sector mostraron su preocupación y molestia por las regulaciones que consideran terminarán afectando sus ingresos. Así se expresa en esta carta enviada a nuestra redacción, que reproducimos íntegramente.

Estimados colegas:

       Ya muchos tienen que estar al tanto de la aprobación del nuevo régimen especial para la seguridad social de los marinos cubanos, así como la resolución  No.450 del Ministerio de Finanzas y Precios  del régimen especial para el pago de los impuestos sobre los ingresos personales. 

Hemos leído la noticia en Cubadebate y con mucho pesar nos hemos dado cuenta que todo este nuevo paquete de medidas no benefician el salario del marino mercante cubano, el impuesto sobre los ingresos personales es muchísimo más de lo que actualmente remesamos al Estado en concepto remesa familiar del 80 por ciento de nuestro salario básico, tenemos que pagar la seguridad social aun cuando no estamos enrolados, es decir, sin percibir ningún ingreso, hay que pagar los trámites de Selecmar, Pasaporte, etc., desestimula el ascenso y promoción a cargos superiores como Jefe de Máquinas y Capitán, para estos cargos es abismal la carga impositiva con relación al actual esquema del 80% del salario básico, esto desconoce por completo el trabajo  que realizamos los Capitanes y Jefes de Máquinas a bordo, es cierto que el salario a estos niveles es superior, nadie se pregunta por qué, parece que en todo este paquete de medidas hay mucho personal de oficina involucrado y la gente de mar brilla por su ausencia.

El impuesto progresivo es injusto para el marino mercante, para poder ganar más dinero se necesita más tiempo a bordo, más desgaste mental y físico, más estrés, más cansancio, más inspección, más aislamiento, más lejanía, más añoranza, ese dinero que significa más ingreso se obtiene mucho más sangrado y con mucho más esfuerzo, entonces debería ser todo lo contrario, a mayor ingreso, menor impuesto.

Quienes escribimos esta carta ya peinamos canas, más de media rueda de vida, ya hemos hecho suficiente, tenemos historias suficientes para nuestros nietos y los jóvenes que vienen a bordo, el relevo. Hemos participado y vivido tiempos de misiones a Angola, la flota de la pesca, Mambisa, La Conejera, hemos vivido la mala gestión de la flota mercante cubana, los altos y bajos, los redimensionamientos, cuántas historias… y sin embargo, siempre regresamos a nuestra bella Isla, nunca abandonamos nuestra misión, nunca desertamos; barcos de frijol y arroz, trigo y maíz, combustible en tiempo de crisis, las guaguas Yutong, y otras mercancías para nuestro pueblo, que no podemos declarar aquí, pasaron por nuestras manos. 

Ya estamos listos para decir adiós al mar, aunque el marino sabe que eso es imposible, pero con todas estas medidas nuevas creemos que nuestro tiempo aquí, en la plancha, ya se acabó. Para los nuevos que vienen, los que están activos, incluso para los guardiamarinas que estudian en la Academia Naval Granma, este es su tiempo, esta es su lucha ahora. Nos gustaría compartir con ustedes nuestra visión de la marina mercante, como la dejamos ahora:

El marino mercante nunca se hizo a la mar a disfrutar del sol y del buen tiempo, los que somos marinos mercante sabemos bien qué cosa es el mar, y cada vez que nos aventuramos es para hacer dinero, los frijoles de la familia, que no le quepa dudas a nadie, esto no es por placer.

Tenemos un falso concepto que nuestro salario es alto porque cobramos mucho más del salario medio en nuestra bella isla, sin embargo estamos convencidos que lo que ganamos nunca es suficiente en comparación con el sacrificio que realizamos, por lo tanto, denle más valor al trabajo que realizan, recordar las palabras de su Profesora Irma de la Academia Naval: “no se trata de lo que ganan niños, sino de lo que hacen…..” Hoy día todos tenemos celular, cuentas de correo, Facebook, Messenger, pero nadie ha creado un espacio en el que podamos compartir, discutir, valorar, acordar.

Existe un vacío inmenso entre el marino y su sindicato, nuestra única relación real es pagar la cuota sindical obligatoria antes de enrolarnos, después de eso, a nadie le importa, ahora más que nunca se necesita un sindicato que represente los intereses del marino mercante, y estamos seguros que ellos sabían que las nuevas regulaciones afectarán sobremanera el salario del marino, esto es otro tema a observar, habría que preguntarse para qué necesitamos sindicato entonces.

Hay que empezar a pensar, interesarse y prepararse para el  retiro mucho antes de llegar a la edad de jubilación. Nuestra marina mercante necesita que sus Capitanes y Jefes de Máquinas, activos y retirados estén más visibles, como mismo son referencia y guía a bordo, deberían serlo también en tierra, esto se ha perdido por completo, recordamos aquellos tiempos cuando nos reunimos con el ministro y otros funcionarios para discutir temas candentes de la marina mercante.

Nuestra marina mercante cada día envejece más, es importante que los jóvenes oficiales no deserten (abandonen sus funciones en el extranjero) y se mantengan activos en la flota. El grado de desunión y discrepancias entre los marinos es impresionante, parecemos un grupo de avestruces en un potrero, no hay guía, no hay referencia, cuando se habla de marinos que trabajan para compañías extranjeras, siéntanse todos identificados, los de  Sermar, Caribe, Obras Marítimas etc, porque son estas instancias las que le ponen trabas al marino para trabajar en compañías extranjeras. 

El nuevo régimen impositivo significa menos salario, más burocratismo, más papeleo, más colas, en fin, la historia sin fin.

El reclamo de los marinos siempre ha sido cobrar el 100 por ciento de su salario, pero nunca nadie reclamó pagar más impuestos, eso es demente, una completa tergiversación de Marta Oramas. Nunca se nos hizo saber siquiera de algún borrador o propuesta sobre este tema, nunca se pidió opinión a los marinos.

Bajo este nuevo nivel impositivo no queremos seguir trabajando, no vale la pena, hay que ser más unidos, no hace falta discutir, no hay que hacer una revolución, no hay que ofender, en cambio, sí hay que luchar por nuestros salarios, si no lo pueden mejorar, entonces mejor ni lo toquen. Hay que llamar a nuestro representante sindical, exigir respuestas, por qué nunca se nos informó por parte del sindicato si ellos ya sabían que afectarían el salario del marino; tenemos  que ponernos de acuerdo los que estamos en tierra y los que están embarcados, que aguanten un poco más en la plancha, para exigir que se revise la normativa, y si bien no es posible mejorar nuestros salarios, entonces  mejor no hablar del tema.

Esta normativa se impuso sin contar con la opinión de los marinos. No es hora de bajar la cabeza y enterrarla en la tierra, todos tenemos derecho a discrepar y plantear nuestro desacuerdo si algo nos afecta. No estamos en desacuerdo con los cambios, por el contrario, queremos cambios, y mejorías, pero no a costa de afectar los frijoles de nuestra familia. Utilicemos más los medios, planteen su criterio en Cubadebate, atención a la población en el MITRANS, escriban a Selecmar, a la ITF, a la IMO, a nuestro gran sindicato, creen grupos en Facebook donde se pueda analizar a profundidad este nuevo régimen, a falta de un espacio y canal oficial para el mismo, no nos quedemos con los brazos cruzados como siempre hacemos, no firmemos más documentos por firmarlos ya está.  Es hora de exigir que nos respeten nuestro salario y se reconozca nuestro trabajo. Los que estamos en tierra tenemos que ponernos de acuerdo, TODOS COñO, por donde vamos a salir.       

Este nuevo régimen impositivo de implementarse traerá más deserciones, más migración hacia el enrolo por cuenta propia (freelancers) fuera del esquema Mitrans-Selecmar, y la indiscutible pérdida de más oficiales preparados de la marina mercante. Vivir para ver.

Buena mar a todos.

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta carta a CiberCuba son de exclusiva responsabilidad de su autor. CiberCuba hace su mejor esfuerzo para verificar la veracidad de la información recibida pero no da garantías sobre la misma.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985