Embargo y pluripartidismo escamotean el conflicto entre dictadura y pueblo de Cuba

La revolución cubana fue un proceso plural; el castrismo no.

Banderas de Cuba y Estados Unidos de América Foto © Noticiassin.com

Este artículo es de hace 1 año

La fábrica de argumentarios políticos del tardocastrismo y sus altavoces directos e indirectos repiten la falacia que en Cuba no será posible el pluripartidismo, mientras Estados Unidos no levante el embargo económico; ignorando la vocación dictatorial de Fidel Castro Ruz, que tuvo la habilidad de esconder la chágara totalitaria, hasta que se hizo con todo el poder.

El objetivo político que persigue la dictadura cubana es seguir desplazando el conflicto real entre la casta verde oliva y el pueblo cubano, al que oprime sin vacilación, enmascarándolo en un supuesto diferendo bilateral con Estados Unidos, piedra angular de su mentiroso juego de David contra Goliath.

El verdadero David es el atropellado pueblo cubano; y el Goliath real es la cúpula tardocastrista, heredera del desastre económico que arruinó a Cuba, pese a la vital e injusta economía heredada de la república y la generosa y ¿desinteresada? ayuda soviética hasta 1989?

El embargo económico fue la respuesta de Estados Unidos a las expropiaciones forzosas y sin indemnizaciones, como relatan dos tesis universitarias secretizadas hasta 2029, por decretos ministeriales de España y Cuba; pero ha sido el comodín favorito de la añeja dictadura castrista.

¿Cómo es posible que un régimen que alardea de soberanía hasta en una vacuna experimental achaque la pobreza estructural que ha infligido a Cuba, a las sanciones norteamericanas y tenga que pedir Pio Tai al Club de París porque no puede atender el pago anual de 80 millones de dólares norteamericanos, que forma parte de la deuda residual, tras las cancelaciones de débitos gubernamentales con medio mundo, promovidas por la Casa Blanca?

Cuba es quizá el país del mundo que mas deuda le ha sido perdonada por sus acreedores en los últimos 50 años y el aporte financiero de la URSS superó el monto de la ayuda de Estados Unidos a Europa, tras la Segunda Guerra Mundial, mediante el "Plan Marshall".

Israel, pequeño, desértico y en guerra con sus vecinos; ha capitalizado de manera eficaz la cuantiosa ayuda recibida desde Estados Unidos y Europa, hasta el extremo de ser soberano en el ámbito alimentario desde hace años; mientras que el gobierno castrista ha sido incapaz de garantizar el suministro de pescado fresco a la población.

Si el embargo norteamericano es la causa del sufrimiento de la mayoría de los cubanos, ¿porque los Castro rehuyeron todos los intentos de acercamiento norteamericanos, desde los pactos Moscú-Washigton en medio de la Crisis de Octubre (1962), y propinaron sendas bofetadas a Bill Clinton (1996) con el asesinato de cuatro cubanos que volaban avionetas de "Hermanos al Rescate"; y a Barack Obama (2016), tras su discurso en La Habana, que puso a temblar a Raúl Castro Ruz?

¿Como es posible que un gobierno que acusa constantemente a Estados Unidos de ser el mayor violador de Derechos Humanos en el mundo, gestione una nación-cárcel con una elevada tasa de presos per cápita del mundo?

Si la hostilidad de Washington es la causa principal de todas las desgracias de Cuba, ¿porqué su gobierno se aferra al dólar norteamericano como moneda de referencia para comprar alimentos, medicinas y otros artículos de primera necesidad; ahondando las vicisitudes de la mayoría que cobra magros salarios y pensiones en pesos?

¿Como conciliar la denuncia permanente del neoliberalismo con la aplicación de márgenes comerciales abusivos en las tiendas y los servicios, incluidas las tarifas consulares a los emigrados?

¿Como sustentar los ataques a la explotación capitalista, cuando el gobierno castrista se apropia del 75% del salario de médicos, demás personal sanitario y otros cubanos que trabajan en el extranjero, bajo contrato del gobierno, que sido calificado por expertos de ONU como "trabajo forzado"?

¿Como promover una campaña mundial por el Premio Nobel a médicos cubanos alquilados a precio de mercado a varios países capitalistas, donde la salud no es un derecho del pueblo?

¿Cómo desatar una campaña de "Potencia Médica" y que "Cuba salva" cuando salud es nutrición e higiene, dos aspectos fallidos en la isla?

¿Como armonizar la defensa de la pluralidad política en el escenario mundial y la democratización del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas con los decretos leyes 349 y 370?

¿Como explicar que las estructuras partidista, estatal y gubernamental reciban regularmente a opositores de gobiernos con los que Cuba mantiene relaciones diplomáticas, pero cuando un país extranjero hace lo mismo con opositores anticastristas, La Habana se escandalice?

¿Como avenir que las embajadas cubanas en muchos países reciban y confraternicen con adversarios del gobierno ante el que están acreditados, pero cuando opositores cubanos visitan embajadas extranjeras en La Habana, sean tildados de mercenarios?

¿Como compaginar el discurso tardocastrista reivindicador de no intromisión en los asuntos internos de los países con la colonización parasitaria de Venezuela?

La revolución cubana fue un proceso plural, que cobijó a la mayoría de las sensibilidades democráticas y antibatistianas, que luego fue traicionado y lapidado por el cacique carismático que consiguió hundir la economía y la espiritualidad que construyó la república imperfecta, rodeándose de simuladores y abyectos.

A sus herederos solo les queda el consuelo de seguir nombrando mal las cosas y comprar tiempo hasta noviembre, porque un boxeador puchindrú solo concibe vivir con campanazos imaginarios y tirar tres o cuatro golpes al aire para simular que sigue siendo Pedro Navaja.

El tardocastrismo sufre el síndrome de esas relaciones de pareja, deterioradas por los estragos de la convivencia, en las que cada vez es necesario gritar más para relacionarse con el otro, culpándolo de su incapacidad y miedos.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.